A la fecha atiende a casi 300 mil hogares

“Michoacán Alimenta”, apoyo en pandemia a los más vulnerables

El gobierno de Silvano Aureoles garantiza insumos básicos a familias necesitadas; los policías estatales cubren actividades del programa social emergente

Michoacán
Uniformados acercan ayuda a adultos mayores con alguna enfermedad.Foto: Especial
Por:

En la mesa de Fátima, “gracias a Dios”, no falta la comida. Arroz, frijoles, tortillas, agua de avena y una salsa guisada con ajo, jitomate, cebolla y chile verde, enamoran la vista y hacen agua la boca y el olfato.

Al fondo de la pequeña cocina, la caja de cartón con la imagen de “Michoacán Alimenta”, guarda aún algunos de los productos no perecederos que la familia de Fátima recibió del gobierno del estado, al igual que otros casi 300 mil hogares michoacanos, los que han recuperado un poco de tranquilidad y confianza.

La joven mujer, jefa de familia, es secretaria desde hace 10 años, pero por el Covid-19 se quedó sin trabajo en el municipio de Lázaro Cárdenas, uno que le daba para vivir casi al día y cuando las pocas reservas se agotaron, no dormía de la preocupación al preguntarse qué le daría de comer a sus hijos al día siguiente. Como ella, miles de mexicanos enfrentan el reto de superar la pandemia más flagelante en los tiempos de la medicina moderna.

Michoacán Alimenta
Entrega de despensas.

De esa preocupación nació la estrategia “Michoacán Alimenta”, una solidaria campaña que desplegó el gobierno de Silvano Aureoles Conejo para mitigar un poco los daños colaterales, sociales y económicos, dejados al paso del agresivo virus SARS-CoV-2.

En los últimos tres meses, cada día, alrededor de 200 patrullas de la Policía Estatal recorrieron los caminos de Michoacán en más de 100 municipios de las 15 regiones, entregando en las manos de cada beneficiario paquetes alimentarios que le ayudarán a hacer frente a la crisis.

Estamos haciendo esfuerzos enormes, estamos haciendo rendir los recursos públicos y tomando las decisiones más eficientes y oportunas, porque el objetivo principal es muy claro: proteger la salud y la vida de las michoacanas y los michoacanos

Silvano Aureoles, Gobernador de Michoacán

En Morelia, los testimonios se repiten: “Mientras no falte la salud y la comida, yo aguanto”, dice Margarita V., vecina de uno de los asentamientos más pobres al sur de la capital michoacana, quien recibió por primera vez el apoyo alimentario que el gobierno del estado distribuye.

Agradecida, como el grueso de los michoacanos, Margarita aplica: “a caballo regalado no se le ve el colmillo”; ella está contenta con su paquete alimentario porque le permitirá dar de comer a los suyos, uno, dos, tres o muchos días, “lo comeré de a poquito, pa’ que me dure”, dice y la sonrisa se le marca detrás del cubrebocas que le esconde la mitad del rostro mientras repite el “gracias a todos, a todos, a los policías y al gobernador (Silvano Aureoles), que Dios le dé muchos años de vida”.

A Margarita le gustó también conocer esta faceta diferente de los policías estatales, que llevan los paquetes con atún, aceite, avena, frijol, lenteja, pasta para sopa y arroz en los envases de cartón.

Policía local entrega una caja con alimentos a una madre en situación vulnerable.Foto: Especial

Más de 300 MIL APOYOS EN 100 MUNICIPIOS

 El pasado 1 de mayo inició la distribución. Los primeros 30 mil paquetes siguieron la ruta trazada. Desde entonces, las camionetas azules de la Policía Michoacán recorren cada comunidad, cada poblado, buscando a sus nuevos objetivos.

Al día de hoy, más de 300 mil apoyos han sido entregados en las manos de los beneficiarios michoacanos. Cada paquete lleva nombre y apellido, en un proceso transparente que se nutrió con las peticiones de cerca de medio millón de personas que solicitaron ser incorporadas al programa emergente.

Hasta ahora, de acuerdo con el corte de caja aplicado al programa, los 10 municipios con más avances en las entregas, son: Morelia, Zitácuaro, Lázaro Cárdenas, Zacapu, Tarímbaro, Uruapan, Zamora, Hidalgo, Puruándiro y Apatzingán.

Estos diez municipios representan el 55 por ciento del total de los beneficiarios inscritos en esta primera fase del programa. Del total de los registrados, 61 por ciento de la lista la integra el sector femenino.

Otro dato importante es que 51 por ciento de quienes han recibido un paquete alimentario, se trata de michoacanas y michoacanos con alguna complicación de salud; es decir, la ayuda está llegando a las familias en condición de vulnerabilidad en medio de la contingencia provocada por el Covid-19.

Los apoyos alimentarios van también con prioridad a los adultos mayores que viven en desamparo, a las embarazadas y mujeres en periodo de lactancia; a las personas con discapacidad; con enfermedades crónico-degenerativas (hipertensión arterial, pulmonar, diabetes, obesidad, cáncer, insuficiencia renal, hepática o metabólica), que han cursado el Covid-19 o que padezcan alguna afección de carácter respiratorio.

Por igual, están quienes han perdido su empleo o han visto afectados sus ingresos por los efectos colaterales de la epidemia, como meseros, trabajadores del transporte público sin concesión propia, cocineras (os), lustradores de calzado, jardineros, lavadores de autos, zapateros, huaracheros, mecánicos, músicos y personal de pequeñas y medianas empresas con servicios no esenciales.

Una beneficiaria recibe la ayuda de manos de un oficial estatal.Foto: Especial

UN APOYO A LAS PUERTAS DEL HOGAR

Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, sabe que no es suficiente apretar en el tema de los servicios médicos para superar el paso del virus que tiene colapsado al puerto de Lázaro Cárdenas y que ha cobrado fuerza en la capital del estado, el municipio de Uruapan y otras localidades.

“El Plan Alimentario fue diseñado para proteger a los más necesitados, a los más vulnerables de todo el estado, sin ningún distingo de otra clase, para que no caigan en la desesperación y en el desamparo. Debemos atender los otros daños, que la población tenga la seguridad de que no está sola”, dijo el mandatario.

Por ello, una de sus instrucciones fue que cada paquete de “Michoacán Alimenta” llegara directamente a los domicilios de quienes más lo necesitan, “para que las familias continúen cuidándose, evitando salir de casa si no es necesario”.

Para Aureoles Conejo, el reto es que no falte la comida durante esta crisis sanitaria y en ello se está trabajando, “estamos haciendo esfuerzos enormes, estamos haciendo rendir los recursos públicos y tomando las decisiones más eficientes y oportunas, porque el objetivo principal es muy claro: proteger la salud y la vida de las michoacanas y los michoacanos”, asentó el Ejecutivo local.