Programa ha reintegrado a 10 mil familias

Palomas Mensajeras: la inquebrantable fe de michoacanos migrantes

El gobierno estatal ha gestionado 9 mil 845 visas a habitantes de 96 municipios para que se encuentren con sus seres queridos; el 7 de septiembre se reactivaron los vuelos a EU tras 6 meses de cuarentena

WhatsApp Image 2020-09-10 at 22.18.36
Familia michoacanaFoto: especial
Por:
  • La Razón Online

María Cruz y José Tomás Escamilla volvieron a sonreír con la alegría de la esperanza. De la fe. En febrero, la pandemia del Covid les rompió por segunda vez el corazón cuando pensaban que pronto se reunirían con su hija, la única de los 9 que tuvieron a la que no veían desde hace dos décadas.

El abrazo que hoy le dieron a su muchacha y a los cuatro hijos que viven con ella desde hace 20 años en California, parece no tener fin. Son los reencuentros de las Palomas Mensajeras, el programa insignia que ha puesto a Michoacán a la vanguardia en la atención a los migrantes y sus seres queridos.

Desde que inició el programa, el gobierno de Michoacán ha logrado gestionar la entrega de 9 mil 845 visas a habitantes de 96 municipios del estado; 7 de cada 10, son mujeres.

La emoción llena al matrimonio, le quitó el miedo y lo animó a dejar su terruño, a viajar por primera vez en un avión, a creer y a volver a sonreír, dicen ambos, y su rostro se ilumina.

Familia migranteFoto: especial

María Cruz y José Tomás son de Morelia, capital de Michoacán. Originarios de la tenencia de Santa María de Guido, de la que nunca habían salido en sus más de 70 años de vida.

Ahora lo hicieron, como dicen ellos, con todas las providencias. Con su cubrebocas, el gel y evitando la cercanía con otras 19 personas que integraron uno de los primeros grupos con los que el gobierno del estado reactivó los vuelos de las Palomas Mensajeras, interrumpidos por la contingencia obligada a causa del virus chino.

Seis meses de lágrimas y de temor, “íbamos a viajar el 8 de marzo y nos dijeron que ya no”, cuentan con ojos llorosos y la voz quebrada. Con todo y eso, no perdieron la fe y hoy viven la luna de miel que nunca tuvieron, luego de un matrimonio de casi medio siglo.

Familia michoacanaFoto: especial

OTRA HISTORIA DE AMOR

Uno de los casos más emblemáticos de las Palomas Mensajeras es la historia de Catalina González: a sus 83 años de vida, se reencontró en Estados Unidos con 7 de sus 12 hijos y recibió el amor de nueras, yernos, 47 nietos y 27 bisnietos, a los que, por momentos, pensó que nunca llegaría a tener cerca. Fue de las últimas michoacanas en viajar antes de que la pandemia lo impidiera.

A consecuencia de la diabetes, Catalina perdió la vista hace años; por ello llegó a EU postrada en una silla de ruedas de la que no se había separado en mucho tiempo. El milagro le llegó al reencontrarse con los suyos, con el amor de su familia comenzó a caminar hasta cargó a su bisnieta Ailiana, de solo unos meses de edad.

Catalina es originaria de la comunidad indígena de Santa María Huiramangaro, del municipio de Pátzcuaro. “Ella llegó en silla de ruedas porque padece de la presión arterial y diabetes, pero gracias al amor y cariño de todos nosotros ya comenzó a levantarse; yo le digo: ‘ándale, porque ya te vamos a comprar un bastón para que andes pegándoles a todos y les digas, ‘quítense, porque voy a llegar corriendo a Michoacán’”, compartió su hija, Yeimi, quien radica en EU desde hace 27 años y fue la encargada de tramitar su viaje a través de Palomas Mensajeras.

Hace 16 años, el esposo de Catalina falleció en Huiramangaro. A pesar de no tener papeles, sus hijos viajaron con sus familias a Michoacán y durante cuatro meses atendieron su cuidado, luego de que fue desahuciado por los médicos; ésa fue la última vez que ellos vieron a su mamá. El endurecimiento en la política migratoria de EU les impidió volver.

Palomas Mensajeras es un programa que me llena de orgullo, que me hace recordar el valor extraordinario de la familia y la fuerza infinita del amor y de un abrazo

Silvano Aureoles Conejo, Gobernador de Michoacán

“Ya los doctores nos habían dicho que no se iba recuperar y nos fuimos todos los hijos a cuidarlo, así como a mi madre queremos cuidarla todos, no nos importó que podíamos perderlo todo aquí en EU, nos fuimos con toda la familia y duramos allá como cuatro meses”, destaca Yeimi mientras acaricia a su mamá.

Andrés, José, Nora, José Guadalupe, Eloy, Alma y Yeimi radican desde hace años en California, las Vegas, Nebraska y Utah. Pedro murió en este país a donde su mamá ahora llegó a darle un giro a la historia: no puede verlos, pero con palpar su rostro y manos sabe que el amor con el que ella y su esposo formaron esta familia, ha dejado seres humanos de bien que coadyuvan al futuro de México y EU.

“Mis padres nos criaron con mucho amor, tenemos de todo acá en Estados Unidos, gracias a Dios son ejemplos hispanos: están unos en las Fuerzas Armadas, tenemos una diseñadora de los artistas famosos de Hollywood, tenemos detectives, tenemos en la universidad a jóvenes que están estudiando para detectives también, arquitectos, tenemos muchos profesionales gracias a Dios”, resalta Yeimi.

En Michoacán, Catalina tiene cuatro hijos, 14 nietos y 26 bisnietos, y aunque ha disfrutado de su cariño siempre, agradeció emocionada al Gobernador, Silvano Aureoles Conejo, la oportunidad de reencontrarse con la otra parte de su familia y cristalizar un sueño que por momentos parecía imposible.

Las reuniones entre las familias se realizan apegadas a los protocolos, sin grandes aglomeraciones.Foto: Especial

EL ANHELADO REINICIO

Los vuelos de las Palomas se reiniciaron el pasado 7 de septiembre, con 47 adultos mayores originarios de Pajacuarán (27) y otros 20 de Sahuayo, a quienes los llevaron hasta el aeropuerto de Guadalajara, de donde partieron a Chicago, Illinois, los primeros; y a Los Ángeles, California, los segundos.

La pandemia, sin embargo, obligó a las Palomas a modificar sus protocolos; ahora ya no hay recibimientos masivos, ni marachis o eventos culturales; menos las comidas o almuerzos de bienvenida.

Sólo un familiar los abraza a su llegada, eso sí, con sus globos y sus flores de siempre, con la sonrisa y las lágrimas; con los abrazos interminables llenos de esperanza, en espacios al aire libre.

Los reencuentros son muy emotivos, pues la mayoría tiene décadas sin ver a sus seres queridos.Foto: Especial

REENCUENTROS, CON ALEGRÍA Y PRECAUCIÓN

 Silvano Aureoles Conejo, gobernador de Michoacán, sabe que los problemas por la pandemia continuarán, pero también, que el estado que encabeza no puede parar. “La vida tiene que continuar”.

En el marco de la Nueva Convivencia, la que ha hecho extensiva allende fronteras con Estados Unidos, al establecer protocolos sanitarios especiales para que los adultos mayores que ya obtuvieron su visa puedan viajar a reencontrarse con sus seres amados.

Para Aureoles Conejo, Palomas Mensajeras es un programa que lo llena de orgullo, “que me hace recordar el valor extraordinario de la familia y la fuerza infinita del amor y de un abrazo”.

Los beneficiarios viajan con expectación al país del norte.Foto: Especial

MICHOACÁN PARA TODOS

 Desde que inició el programa, Palomas Mensajeras ha logrado reencontrar a casi 10 mil familias “conformadas por el Michoacán de aquí, los que estamos acá, y por el Michoacán que está más allá de las fronteras”, en los paisanos que se van a EU en busca de otras oportunidades para salir adelante.

Aureoles Conejo resumió lo que este programa institucional representa para su gobierno y para todo el estado, al ser los migrantes el origen de uno de los principales ingresos económicos para cientos de comunidades del interior de Michoacán, de localidades indígenas y del área urbana, por la aportación de remesas.

Así, cada acción de Palomas Mensajeras, cada vuelo, cada abrazo de una familia reencontrada, es “una expresión de los que somos, un pueblo que trabaja, que se supera, un pueblo con una capacidad infinita de amar y de defender a los suyos”.

olr