Se analizará pedir perdón, dice

AMLO: Asesinato de Rubén Jaramillo es una "mancha" en gobierno de López Mateos

El Presidente López Obrador subraya que López Mateos fue un buen presidente, pero tiene esa "mancha"; asegura que su Gobierno siempre va a ofrecer disculpas

El Presidente López Obrador en conferencia matutina, hoy.
El Presidente López Obrador en conferencia matutina, hoy.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Sergio Ramírez

Adolfo López Mateos fue un buen presidente de México pero tiene la "mancha" en su gobierno por el crimen atroz de Rubén Jaramillo y su familia en Morelos, afirmó el primer mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien adelantó que se analizará si se ofrece perdón a los familiares por ese hecho.

"Es un hecho probado de que fue un crimen de Estado el asesinato de Rubén Jaramillo y de su esposa e hijos. Es una mancha en el gobierno del presidente López Mateos, un buen presidente pero tiene esa mancha", subrayó AMLO durante la conferencia de prensa mañanera.

Comentó que su Gobierno siempre va a estar ofreciendo disculpas, perdón en nombre del Estado ante estas atrocidades que se cometieron.

"No sé si proceda la investigación porque ya ha transcurrido mucho tiempo, pero sí es una vergüenza que esto sucediera en nuestro país porque fue un crimen atroz, fueron a su domicilio y lo masacraron a él y su familia, policías del estado y militares vestidos de civil", señaló AMLO.

AMLO calificó a Rubén Jaramillo como un dirigente honesto, defensor de los campesinos, seguidor de los ideales de Emiliano Zapata, y además procuraba luchar de manera pacífica.

"Decía: 'no me voy al monte porque eso les daría el pretexto, la excusa para matarme', y por eso —añadió— toda su lucha fue civil, todo su movimiento, entonces es un acto doble, triple de cobardía su asesinato", apuntó.

Andrés Manuel López Obrador recordó también otros crímenes de Estado como la masacre estudiantil de 1968 en Tlatelolco donde el gobierno ejercía de manera "bárbara, salvaje" su poder, imperaba el autoritarismo, lo cual prevaleció mucho tiempo.

"El compromiso nuestro es nunca jamás optar por la represión, nunca dar la orden al Ejército, a las Fuerzas Armadas para reprimir al pueblo porque en todos estos casos el Ejército recibía órdenes de autoridades civiles.

"Lo del 68 el mismo Díaz Ordaz lo confesó públicamente e intervino en ese entonces el Estado Mayor Presidencial, no sólo fue la Sedena, sino el Estado Mayor que dependía del presidente de la República. Entonces todo eso ya es pasado, vergonzoso, pero lo mejor es la no repetición, el que nunca más haya represión en el país", concluyó el jefe del Ejecutivo federal.