Se iría a su rancho de Chiapas

AMLO lanza reto: a la primera marcha con 100 mil personas me voy

El Presidente de México aseguró que no esperaría a la consulta de revocación de mandato; destacó sus principios e ideales

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.
Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.Foto: Especial.
Por:
  • Sergio Ramírez

A la primera manifestación de 100 mil personas, y si en las encuestas ya no hay el apoyo del pueblo, me voy al rancho de Palenque, Chiapas, ni siquiera espero la revocación de mandato de 2022, afirmó este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Cómo se derrumban los gobiernos autoritarios, con la gente, con las grandes movilizaciones, sale el pueblo a la calle cientos, miles, millones, y en mi caso, a la primera manifestación de 100 mil y que yo vea que en las encuestas ya no tengo apoyo, a Palenque, Chiapas, ni siquiera espero la revocación de mandato, ahí nos vemos, porque tengo principios e ideales”, sostuvo durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional.

Recomendó que las manifestaciones sean pacíficas y no violentas, pues “imagínense -toco madera- que hay heridos y se les dan de garrotazos, macanazos a los de FRENA, se vuelve una nota internacional, es ocho columnas en casi todos los periódicos de México; gritarían los locutores, conductores de noticieros como pregoneros, como cuando callan cuando no les conviene”, agregó.

Serenidad y paciencia, no caer en ninguna provocación, dijo al destacar que en sus recorridos por el país la mayoría de la gente está satisfecha, contenta con el gobierno, no hay repudio al gobierno.

“Desde luego hay una minoría que está inconforme, además eso es legítimo porque aspiramos a vivir en una democracia, no en una dictadura, y no puede haber pensamiento único, hay quienes no están de acuerdo. ¿Por qué protestan?, porque se le da apoyo a los pobres, dicen se les regala dinero, eso no es nuevo”, agregó.

López Obrador recordó que, en la toma de la UNAM de 1972, el presidente Luis Echeverría mandó a decir al rector Pablo González Casanova que él desalojaba a la Universidad, y el exrector prefirió renunciar.

Hizo un reconocimiento al trabajo de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para enfrentar las manifestaciones violentas de grupos de feministas, registradas en los últimos dos días, ya que no se ha reprimido a nadie ni se cayó en actos de represión.