Regularización de migrantes

Ampliación de DACA, el respiro a 800 mil dreamers

En su primer día en la Casa Blanca, Joe Biden firmó una orden ejecutiva para preservar el programa por tres años

Biden
El presidente Joe Biden firma órdenes ejecutivas, el 22 de enero de 2021.Foto: AP.
Por:

Extender el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) por tres años beneficiará a 800 mil jóvenes connacionales que viven en Estados Unidos, y abre la puerta para su regularización definitiva a través de una ciudadanía para 2024, aseguraron expertos y abogados en esa nación.

En su primer día en la Casa Blanca, Joe Biden firmó una orden ejecutiva para preservar el programa por tres años, luego de que en campaña se comprometió a comenzar la regularización de migrantes.

Dicho programa fue creado en la administración de Barack Obama, con el objetivo de evitar la deportación de miles de jóvenes de entre 16 y 29 años, que son considerados irregulares.

En entrevista con La Razón, Paul Quiñones, abogado de The Washington Dream Coalition especializado en temas de migración en Seattle, Estados Unidos, señaló: “son 800 mil personas de origen mexicano y hay más de un millón de personas que aplican al programa. Sólo en Washington aportan un billón de dólares al año al PIB, así que son una gran aportación en el país donde están, además de tener el beneficio de contar con un empleo, ya que el DACA les da ciertos permisos”.

Por separado, Eunice Rendón, directora de Agenda Migrante y especialista en el tema, aseguró que la extensión del DACA es sumamente importante, ya que la administración de Donald Trump luchó en diferentes cortes para “echarla abajo”; sin embargo, no logró conseguirlo por el constante retraso de los jueces, quienes lo consideraron violatorio.

“Lo importante es que Biden promete un camino hacia la regularización o ciudadanía permanente de estas juventudes, y eso es lo relevante, ya que si bien el DACA los ayuda a obtener trabajo, estudios, becas, permisos para conducir e incluso la opción de salir del país y regresar, aunque no era un estatus legal permanente, porque era débil al renovarse cada dos años”, explicó.

Con ello, los 800 mil connacionales tendrían la oportunidad en los siguientes años de convertirse en ciudadanos estadounidenses.