Complican a Trump manotazo a México, pero sigue en la mira

UNCTAD pide ayuda para países subdesarrollados
Por:

A escasas horas de que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, el vicepresidente de EU, Mike Pence, y el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, se reúnan para discutir la amenaza de Donald Trump de imponer una tarifa arancelaria de cinco por ciento a importaciones provenientes de México, legisladores republicanos desafiaron al presidente estadounidense al armar un frente en contra de los gravámenes.

De acuerdo con reportes de The Washington Post y The New York Times, los congresistas republicanos advirtieron al mandatario estadounidense que tienen los votos necesarios para bloquear la iniciativa presidencial que entraría en vigor a partir del próximo 10 de junio.

Según el Post senadores republicanos informaron a funcionarios de la Casa Blanca que impulsarán un voto en contra, pues además aseguraron contar con el respaldo suficiente para superar un veto presidencial.

Ayer, el presidente Trump declaró en Londres que no hay marcha atrás en los aranceles a México, por lo que sería tonto que los republicanos intenten detenerlo.

Esto provocó que en una reunión a puerta cerrada al menos media docena de legisladores se pronunciara en contra de los gravámenes.

“A esta administración le debe preocupar que haya otro voto de desaprobación en otra emergencia nacional, en esta ocasión por tratar de implementar aranceles. Éstos no son muy populares entre los republicanos porque no nos gusta cobrar impuestos a ciudadanos y a negocios”, afirmó el senador de Wisconsin, Ron Johnson.

En tanto, el líder de la mayoría republicana en la Cámara alta, Mitch McConnell, reconoció que en su partido no hay respaldo a la medida de Trump.

“En mi convención no hay mucho apoyo a los aranceles. Confiamos en que se eviten y no tengamos que responder a más preguntas hipotéticas”, señaló.

El senador Jon Cornyn, de Texas, consideró que la medida del presidente es perjudicial. “Es como ponernos una pistola en la cabeza”, comentó.

Cualquier intento de descarrilar la iniciativa enfrentará el veto presidencial, lo que significa que tanto la Cámara de Representantes como el Senado deberán votar y reunir una mayoría de dos terceras partes para anularlo.

Sin embargo, con 20 votos republicanos más la mayoría demócrata en Cámara alta, la supresión del veto quedaría garantizada.

Opositores a la medida pueden recurrir al mismo procedimiento que utilizaron para tratar de impedir que el magnate accediera a más partidas presupuestales del gobierno federal para construir su muro.

En esa ocasión, la moción obtuvo apoyo republicano en el Congreso, aunque insuficiente para revocar el veto presidencial.

A pesar de que los republicanos respaldan la línea dura de Donald Trump en materia de migración, en esta ocasión la moneda está en el aire, pues también hay temor de que la medida afecte a los consumidores, a la industria y a los estados fronterizos gobernados por ese partido.

El Dato: Los impuestos son una medida que Trump utiliza como represalia a México por no frenar el flujo de migrantes centroamericanos a  EU.

Senadores mexicanos buscan mediar con homólogos

El presidente de la Junta de Coordinación Política el Senado, Ricardo Monreal, informó que los legisladores mexicanos mantienen un diálogo constante con sus contrapartes en Estados Unidos, a propósito de la amenaza del presidente  Donald Trump para imponer aranceles a importaciones de nuestro país, así como para impulsar la aprobación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC).

En entrevista con La Razón, el legislador explicó que el intercambio con los congresistas, particularmente con los demócratas, es constante, por lo que confió en que se alcance un acuerdo por parte de la comitiva encabezada por el canciller Marcelo Ebrard para beneficio de ambos países.

Monreal informó que los legisladores de EU están receptivos y abiertos a la interlocución.

“Lamentablemente la dependencia de México con Estados Unidos nos hace vulnerables (…) Que la tolerancia ilumine al presidente norteamericano”, añadió.

Por separado, el presidente del Senado, Martí Batres, confió en que se logre una buena negociación con Washington; sin embargo, adelantó que se defenderán los intereses económicos y sociales de México.

Los impuestos, alertó, sólo “contribuiría con un granito de arena más para que se dispare y aumente la migración por motivos socioeconómicos” hacia ese país.

En tanto, Laura Rojas, diputada por el PAN, adelantó que propondrá un punto de acuerdo en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para que a partir del 10 de junio, México imponga aranceles a las importaciones provenientes de EU.

Con información de S. Ramírez y J. Mejía

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mexico/mexico-fortalece-en-eu-equipo-de-dialogo-pero-sigue-en-la-mira/

http://www.3.80.3.65/mexico/sube-54-deportacion-migrante-en-6-meses/

http://www.3.80.3.65/negocios/si-eu-aplica-mas-aranceles-dolar-puede-superar-los-21-analistas/