• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera Foto: Cuartoscuro
Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera Foto: Cuartoscuro

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, reveló que fueron detectados flujos de recursos inusuales en las cuentas de los abuelos y padre del menor que el viernes detonó armas en el Colegio Cervantes de Torreón, Coahuila, por lo que adelantó que están en proceso de congelamiento de las cuentas.

“No es ningún seminarista; el abuelo tiene 121 millones de pesos de flujo en efectivo hacia empresas, tiene en recepción de flujos de efectivo por 24 millones de pesos en sus propias empresas”, adelantó Nieto Castillo.

Te puede interesar: ¿De qué era el agua que AMLO ofreció a gobernadores?

Declaró que ubicaron en cuentas de Jorge Ángel “N” la adquisición de seis vehículos de lujo en dos años, tres BMW y tres Jeep Cherokee. En tanto que a la abuela, Rebeca “N”, se le atribuye la compra de tres camionetas de lujo y otras transferencias hacia Estados Unidos.

“Es un tema de lavado de dinero y de fraude fiscal”, consignó el funcionario, quien además explicó que ni los abuelos ni el hijo presentan declaraciones fiscales.

Nieto Castillo detalló que se indagó esto a petición del gobierno del estado de Coahuila, encabezado por Miguel Ángel Riquelme Solís.

“Vamos a presentar los resultados ante la Fiscalía General de la República y la Fiscalía del estado, y evidentemente estamos en proceso de congelamiento de cuentas en razón de que vimos flujos de recursos que no corresponden a la situación jurídica de las personas

“No hay fundamento para tener esos flujos de capital, de una persona que lo que tiene formalmente registrado es una casa, un lugar de rentas para fiestas”, señaló.

LO TRASLADAN. El lunes pasado fue detenido el consanguíneo del menor que accionó armas el pasado viernes en el Colegio Cervantes de Torreón, por su presunta responsabilidad en el homicidio en comisión por omisión, al ser propietario de las pistolas y dejarlas en el sitio que cohabitaba el menor que se quitó la vida el 10 de enero, luego de disparar en su escuela, donde una maestra perdió la vida.

La Fiscalía General del Estado de Coahuila obtuvo elementos para judicializar la investigación tras verificar que el abuelo del estudiante de primaria no contaba con el permiso de posesión del armamento, uno calibre .40 (de uso exclusivo del Ejército) y otro de .25.

El hombre fue remitido al Centro de Readaptación Social (Cereso) de Torreón, a la espera de que se defina su situación legal; este martes se realizó la primera audiencia en la que se le dictó prisión preventiva, hasta vencer el plazo de 144 horas para saber si se le vincula a proceso.

Según advirtió el fiscal local, Gerardo Márquez, por el delito que se imputa, la pena sería de 18 a 35 años de cárcel; aunque aclaró que se mantenía la presunción de inocencia.

  • El dato: Cuatro alumnos y el profesor heridos ya fueron dados de alta; sólo permanece hospitalizado un menor que recibió un impacto de bala en el abdomen, lesionando superficialmente su hígado.

Derivado de la primera etapa de investigación a cargo de la Fiscalía de Coahuila, que concluyó el lunes, se informó que la familia estaba dedicada a la banquetería y renta de espacios para fiestas en la región.

El viernes 10 de enero el menor salió de su clase de inglés para ir al baño y vestirse con una playera ajena al uniforme, con tirantes. De acuerdo a las entrevistas con testigos, que contó la Fiscalía, su maestra, conocida como Miss Mary, salió a buscarlo y lo encontró en el pasillo;  sin embargo, al notar que el alumno estaba armado, se resguardó, pero al escuchar las primeras detonaciones intentó tranquilizar al estudiante y recibió un disparo por el cual perdió la vida.