Ven en el caso, poca intención de hacer justicia

Abogados: indignante, no ilegal salida de Lozoya

Afirman que medidas cautelares no impiden la movilidad al extitular de Pemex, como ir a restaurantes

Emilio Lozoya (izq.) fue captado en un restaurante de lujo por la periodista Lourdes Mendoza, el sábado.
Emilio Lozoya (izq.) fue captado en un restaurante de lujo por la periodista Lourdes Mendoza, el sábado.Foto Tomada de: @Lumendoz
Por:
  • Magali Juárez

El abogado Gerardo Carrasco Chávez, aseveró que a pesar de que es indignante que Emilio Lozoya Austin se pasee por la Ciudad de México y acuda a restaurantes, no es ilegal, aunque sí hay un trato diferenciado hacia el exdirector general de Pemex.

Explicó a La Razón que la medida cautelar a la que se tiene que apegar es con el brazalete electrónico, pero eso no le impide la movilidad, como en el caso de las fotos que le tomaron en un restaurante en Lomas de Chapultepec.

“La medida cautelar más restrictiva de derechos es evidentemente la prisión preventiva, pero así como hay prisión preventiva, hay medidas cautelares mucho menos restrictivas: que la persona vaya a firmar cada fin de semana con un juez de control, para que vean que está ahí, pedirle el pasaporte y prohibir que salga del país o su salida de una entidad federativa, o fincar arresto domiciliario y también colocar un brazalete electrónico, para que la persona esté localizable en todo momento”, dijo.

El especialista, miembro del despacho Soledad & Carrasco Abogados, resaltó que la medida cautelar del brazalete le permite a Lozoya la movilidad, quien enfrenta un juicio por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita en el caso Odebrecht, y que está bajo la figura de testigo colaborador.

“Por supuesto que es indignante ver la forma tan grotesca en que se está representando y retratando la impunidad, pero esto no significa que sea ilegal que esté acudiendo a restaurantes”, remarcó.

“Lozoya tiene una medida cautelar de brazalete electrónico y tiene que ir a firmar periódicamente ante las autoridades que están llevando a cabo el procedimiento, pero puede hacer su vida dentro de la Ciudad de México”, señaló. No obstante, enfatizó que la FGR “refleja la nula intención de verdaderamente hacer justicia, es una persona que está acusada por más de 10 millones de dólares y recibe un trato preferencial de la Fiscalía para sacar renta política respecto de las acusaciones sin fundamento que se la ha pasado haciendo desde hace un año”.

Por su parte, el penalista Hermann Müggenburg Rosa coincidió en que Lozoya no incumplió con las medidas impuestas por el juez de control.

“Si le dijeron que no puede salir de la Ciudad él puede ir a cualquier lugar dentro de ese perímetro, salir a desayunar, a cenar, a un restaurante, a jugar golf, a la casa de amigos, familiares, compadres, etc”, explicó. Expuso que la firma cada 15 días como medida cautelar funciona para que el juez tenga certeza de que Lozoya está disponible y a disposición de la autoridad; mientras que el brazalete evita que se dé a la fuga.

El 1 de agosto de 2020, Lozoya firmó el libro de los procesados de manera electrónica ante la Unidad de Seguimiento y Supervisión de Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso a cargo de la Guardia Nacional (GN). Entre las medidas impuestas al exdirector de Pemex están que no puede salir del país y debe portar un brazalete monitoreado por la GN.