Acusan abandono

Entre manifestaciones, pintas y calles cerradas, viven vecinos de sede oficial de Morena

Los vecinos de la sede oficial de Morena planean interponer una demanda; 30 familias conviven con manifestaciones, pintas y cierres de calles que afectan su economía

morena-sede-manifestaciones-calles-
Sus vidas cambiaron desde que Andrés Manuel López Obrado ganó la presidencia en julio de 2018..Foto: Especial.
Por:
  • Antonio López

En la colonia Roma Norte de la alcaldía Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, hay un grupo de personas que dicen haber sido abandonadas por las autoridades. Sus vidas cambiaron desde que Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia en julio de 2018.

Son los vecinos cercanos a la sede oficial de Morena, ubicada en la calle de Chihuahua 2016; unas 30 familias que todos los días conviven con manifestaciones, pintas y cierres de calles, lo que no sólo les ha afectado física y mentalmente, sino también en su economía, además de que padecen los conflictos internos de ese partido, por lo que abrieron la posibilidad de presentar una demanda.

Carlos, uno de los afectados reveló que incluso antes de la pandemia, le dejaron de rentar tres habitaciones de su inmueble que eran usadas como oficinas, pérdidas que ascienden a 60 mil pesos mensuales.

"Eran inquilinos que yo tenía hace 15 años, pero desde que ganó el Presidente, aquí todos los días llega gente y deja los coches en la entrada de las casas, tienes que ir a hablar con ellos, algunos son amables, otros no, nos tienen topados de estrés de que están gritando, de que no sabes qué día te toca calle cerrada, y por eso fue que primero se fue uno, luego otro, y así, son como 60 mil pesos mensuales que pierdo", expuso a La Razón.

La plusvalía de las casas de la calle Chihuahua se ha devaluado; hasta 2019, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la Ciudad de México, tenía registrado a los inmuebles de la zona con uso habitacional "HO" que significa uso habitacional con oficinas, sin embargo, desde ese año, con el incremento de las manifestaciones en la casona morenista, se modificó a "H" de uso exclusivamente habitacional, lo que hace que valgan millones de pesos menos.

"Yo soy simpatizante de Andrés Manuel López Obrador, no soy fifí, pero ya no aguanto, rentaba oficinas, todo mundo aquí se ayuda con eso, pero mis inquilinos se fueron y ya nadie viene porque siempre ven cómo están las cosas, de plano eso me ha dejado prácticamente en la quiebra, para aguantar tuve que solicitar un préstamo de medio millón de pesos que actualmente estoy pagando", detalló José, otro de los vecinos a este rotativo.

Adrián, otro de los afectados, recordó que cuando López Obrador llegó a la Casona como presidente electo, había una atención hacia ellos, situación que cambió cuando se fue a vivir a Palacio Nacional.

"Cuando cerraban la calle nos dejaban usar un estacionamiento que está sobre avenida Insurgentes y ellos pagaban, teníamos un grupo de WhatsApp donde estaban las autoridades locales que nos daban protección y atención, pero se va a Palacio y se olvidan por completo de nosotros. Ya van más de dos años y nadie ha venido, nadie nos pela, nadie nos defiende", narró.

Desde julio de 2018 a la fecha, los vecinos estiman que ha habido más de 700 manifestaciones, siendo la última la toma de la sede el pasado 28 de enero, cuyos ocupantes, aseguran, escandalizan la cuadra todos los días.

La desesperación de la señora Juana es tal que la mañana de este jueves se paró frente a las instalaciones con una cacerola y un cucharón, estuvo golpeando por más de 20 minutos "para que vean lo que se siente".

"A mí ya me tienen hasta la ma..., esa casa parece salón de fiestas, ponen la música a todo volumen, se ponen a cantar karaoke, beben alcohol hasta la una, dos, tres de la mañana, ya no los aguanto", confesó la mujer de 64 años, quien vive justo enfrente del recinto. Hay también quienes son más tolerantes, tal es el caso de Alicia Vargas.

Los vecinos estiman que ha habido más de 700 manifestaciones.Foto: Especial.

"Yo deseo que les escuche el partido, me parece que sí a veces se exceden en los escándalos, pero finalmente creo que los manifestantes también han sacrificado muchas cosas, es molesto el escándalo sin duda, no estoy de acuerdo en que estén tomando una casa pero no les veo otra salida, no veo a las autoridades que vengan a escuchar sus demandas, entonces como activista y defensora de los derechos humanos desearía que este problema social sea resuelto", declaró.

Finalmente, José, el abogado de la cuadra, adelantó que ya planea interponer una demanda “por daños y perjuicios porque nos están bajando la plusvalía del inmueble, nos afecta en lo moral porque vivimos con zozobra de que un día nos quejemos y vengan a pintarrajear, que me maten a los perros, que agredan a mi familia", concluyó.