Imprimen playeras desde casa

Marcha en defensa del INE. Bloqueador, playeras rosas y “lomitos”: así llegaron miles al Zócalo

Concentración en defensa del INE se realizó este domingo en el Zócalo capitalino; así se prepararon los manifestantes para formar lo que los organizadores llamaron “la marea rosa”

Miles de personas se congregaron en el Zócalo capitalino para manifestarse en favor del INE.
Miles de personas se congregaron en el Zócalo capitalino para manifestarse en favor del INE.Foto: Eduardo Cabrera / La Razón
Por:
  • Yulia Bonilla

Este domingo, miles de personas se congregaron en el Zócalo capitalino para protestar por el avance del llamado “Plan B” de Reforma Electoral, el cual, entre otros puntos, busca la reducción del tamaño del Instituto Nacional Electoral (INE).

De esta forma, los manifestantes, pese al clima caluroso de la Ciudad, crearon lo que los organizadores de la movilización llamaron una “marea rosa”, debido al color de las playeras que portaban para representar su apoyo al órgano autónomo. Así se prepararon los mexicanos para esta movilización

Bloqueador, playeras rosas y “lomitos”: así se prepararon los manifestantes para la “marea rosa”

Una noche antes, Amira alistó su "kit de marcha". Que no se le olvidaran su playera rosa ni las pancartas que mandó a imprimir; pero, sobre todo, el agua, protector solar, lentes de sol y gorra "eran prioridad porque el calor está cañón".

Provenientes de diversas alcaldías de la Ciudad de México, municipios del Estado de México y uno que otro estado de la República, miles de personas llegaron desde las 8:30 horas hasta la capital del país para reclamar que el Congreso de la Unión haya aprobado el Plan B de Reforma Electoral.

Uniformados por o sin previsión, los inconformes con la culminación del proyecto electoral de la Cuarta Transformación llenaron las calles del Centro Histórico vestidos de rosa y blanco.

A la marcha del INE, algunos de los manifestantes llegaron por medio del Metro de la Ciudad de México
A la marcha del INE, algunos de los manifestantes llegaron por medio del Metro de la Ciudad de MéxicoFoto: La Razón

Para protegerse de los rayos ultravioleta, la mayoría cargó con lentes oscuros y gorros que los cubrieran. Varios buscaban el refugio de la sombra que pudieran dar los edificios y árboles de la capital.

"Yo me preparé desde el miércoles. Mi hermano estudia diseño y le dije que nos hiciera las playeras a mí y a mi familia y el viernes las mandamos a imprimir. También le hicimos su pañoleta a mi perrita y pues aquí estamos, porque no nos parece justo que hayan aprobado la reforma, porque viola nuestros derechos", declaró Amira, una de las asistentes.

Sobre las playeras y camisetas de los miles de manifestantes se leían diversas frases: "Mi voto no se toca", "El INE no se toca", "Yo sí defiendo la democracia".

Quienes tuvieron la oportunidad, acudieron acompañados de sus mascotas, en su mayoría, perros.

Rumba, Rayita, Scrinch, Madeline, recorrieron las calles junto a sus dueños. Algunos preocupados por qué el calor del asfalto dañará sus patas, se detenían o los cargaban.

"Él me acompaña porque es mi mejor amigo y también defiende la democracia", declaró una de las dueñas.

Perritos ladran "en defensa" del INE
Perritos ladran "en defensa" del INEFoto: Yulia Bonilla

Pintan de blanco y rosa el Zócalo para exigir que "el INE no se toca"

Por Jorge Chaparro.

Vencieron todos los pronósticos: desde antes de las 9:00 horas, decenas de personas caminaban desde los cuatro puntos cardinales para llegar al Zócalo de la Ciudad de México; era una cita no para escuchar discursos, sino para hacerse oír.

El sol ya calentaba, pero la Plaza de la Constitución todavía se veía despoblada. El comentario entre los reporteros asignados a la cobertura es que ya era tarde y no se llenaba, el escepticismo comenzó a recorrer el lugar.

“Lo vamos a llenar en defensa de la democracia y de las libertades, el Zócalo es de todas y todos los mexicanos”, confiaba en entrevista con La Razón, Claudio X. González, el empresario repudiado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues lo considera el principal opositor a su gobierno.

Detrás de él se levantan esas barreras de acero de más de dos metros y medio de alto y engarzadas unas con otras por cadenas y reforzadas con cables de acero, una fortaleza. “Yo creo que el Presidente le tiene miedo a la ciudadanía y le tiene miedo a elecciones justas, parejas, arbitradas por un juez imparcial y neutro; yo creo que tiene miedo el gobierno”, aseveró Claudio X. González.

Son las 10:03 horas y en el sonido colocado en las cuatro esquinas del Zócalo retumba la voz de Fernando Belauzaran, otro de los convocantes a esta movilización quien comienza las arengas a los asistentes “¡A eso vine, a defender al INE!”, retumba en la plancha que todavía se encuentra muy vacía.

“¡Mi voto no se toca!, ¡INE, INE, INE!”, gritan los cientos de personas que ya ocupan la plancha de la principal plaza del país. Las dudas persisten entre los asistentes: ¿cumplirán el reto que les lanzó el Presidente, luego del 27 de noviembre, cuando salieron por primera vez a las calles? En esa ocasión, les dijo “pues para tener una idea, yo calculo que... Por eso no vinieron al Zócalo, no hubiesen llenado ni la mitad del Zócalo”.

Tres meses después volvieron a manifestarse y lo hicieron con un Zócalo pletórico; pintaron de rosa y blanco la plaza en una convocatoria ciudadana, que fue fustigada por el Presidente desde el anuncio de que se llevaría a cabo.

Llegaron los políticos de siempre, los que se esperaban: estuvo el presidente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, y del PRD, Jesús Zambrano, así como el exrector José Narro. No asistieron ni Miguel Ángel Osorio Chong, ni Marko Cortes, a pesar de que éste había convocado a conferencia de prensa en la sede alterna del legislativo capitalino. Por cierto, de ese edificio se desprendió una enorme manta con la fotografía del ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna y, detrás, el logotipo del PAN. Pero solo duró unos minutos, pues simpatizantes albiazules la desprendieron y arrojaron hacia Palacio Nacional.

Mientras tanto, hacia la Suprema Corte de Justicia de la Nación fueron llegando decenas, cientos, miles de flores para demostrar que al menos esta parte de la ciudadanía está con ellos y respaldará su decisión de frenar la reforma electoral.

Hombre en silla de ruedas acude a protestar contra el Plan B de la Reforma Electoral
Hombre en silla de ruedas acude a protestar contra el Plan B de la Reforma ElectoralFoto: La Razón

Fue una concentración diferente; congregó a muchos ciudadanos que normalmente no salen a las calles a protestar, pero era distinta también porque todos se respetaban y saludaban amigablemente, se ofrecían disculpas por caminar y empujarse. Había personas en sillas de ruedas, adultos mayores que caminaban con dificultad, jóvenes de cuerpos trabajados en el gym, pero también trabajadores y gente humilde, que están molestos por la reforma electoral. Todos asienten cuando la oradora principal, Beatriz Pagés, dice que López Obrador “usó al INE para llegar al poder y hoy quiere matarlo”.

José Ramón Cossío, el ex ministro de la Suprema Corte, provocó pocos aplausos. Su discurso, lejos de las arengas políticas y más cercano a la academia, advirtió que los mexicanos “confían en el talante democrático de los ministros”. Los aplausos retumban en las calles aledañas donde cientos, miles, se quedaron atrapados porque no pudieron llegar.

La fiesta democrática terminó. Arrean las banderas y comienzan a desalojar la Plaza. También, los cientos de granaderos, soldados que permanecían apostados dentro de las vallas, comienzan a retirarse; corren con sus escudos y otros se van cargando los extintores, pues no fueron necesarios. Fue una marcha pacífica, donde, al terminar, Fernando Belauzarán pide que no dejen basura, que se quede un Zócalo limpio.

Síguenos en Google News.

AM