¿Qué hay detrás del mundo Biker?

Motos, adrenalina y velocidad: en México aumentan accidentes 24% en los últimos cinco años

El motociclismo dentro de un mundo de egos, compitiendo por quién es más rápido, más fuerte, quién trae el mejor casco y la mejor moto, mientras sienten adrenalina

Motociclistas en la carretera
Motociclistas en la carreteraSamuel Torres - MotoArt
Por:
  • Andrea Velasco

En los últimos cinco años, los accidentes en motocicleta en México han aumentado un 23.9 por ciento entre 2016 y 2020.

En ese periodo ocurrieron 180 mil 316 percances, un promedio de 98 cada 24 horas, de acuerdo con datos de la Estadística de accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El saldo de los choques fue de dos mil 892 personas que perdieron la vida, de las cuales ocho de cada 10 conducían la motocicleta; sin embargo, también murieron pasajeros, peatones e incluso ciclistas.

El año más fatal para los motociclistas fue 2019, cuando se reportaron 42 mil 667 colisiones, en las que fallecieron 608 personas. El siguiente año hubo mil 914 accidentes menos, sin embargo, por la pandemia de COVID-19 la movilidad se redujo también. 

"El motociclismo es un mundo de egos"

Samuel Torres, fotógrafo deportivo aseguró que a pesar de ver tantos accidentes día tras día nunca se va a acostumbrar a ver morir a alguien, aunque sabe que volverá a pasar.

Una de las cosas que más impactan en ser fotógrafo deportivo es que pasan amigos o clientes, tomo la foto y a los 40 segundos se mataron adelante y yo tengo su última foto vivos, es su último instante con vida y yo lo tengo capturado

dijo a La Razón el también paramédico.
Motociclista en la carreteraSamuel Torres - FB: Moto Art

El año pasado, 597 personas fallecieron en un accidente en motocicleta. causas del accidente, en 486 ocasiones se atribuyó la culpa al conductor, seis a la mala condición del camino, uno a la falla del vehículo y una más por causas no especificadas.

Al respecto, Samuel consideró que “el motociclismo es un mundo de egos, seguimos en la lucha del macho alfa del ‘yo acosté la moto más que tú’, ‘yo soy más rápido porque pase a 160 y tú a 120’, siempre compiten por ver quién es más rápido, más fuerte, quién trae el mejor casco y la mejor moto, es una guerra de egos”. 

Samuel se dedica a la fotografía deportiva desde hace 10 años, su labor es capturar el momento de los motociclista en medio de la velocidad, desde campeonatos, entrenamientos y a mitad de la carretera, incluso en este último es uno de los fotógrafos con más experiencia.

Samuel Torres captura momentos en medios de la carreteraSamuel Torres - FB: Moto Art

Estar al pie de la carretera ha llevado a Samuel a ver todo tipo de accidentes, por lo que tomó cursos en primeros auxilios.

Dicen las motos son peligrosas y no es cierto las motos no son peligrosas, una moto esta estacionada y ¿qué te hace? No te hace nada, la moto se vuelve peligrosa en el momento en que la persona se sube la conduce o más bien no sabe conducirla y no tiene los conocimientos adecuados, ni la prudencia ni la madurez

aseguró.

Samuel asegura que no es lo mismo manejar que conducir, explica que hay muchos motociclistas que pasan las curvas a velocidades muy peligrosas, por lo que recomienda a todos a quienes les gusta la velocidad asistir a cursos en autódromos, en donde los entrenadores son pilotos de renombre y saben lo que están haciendo.

Más allá de una rodadaSamuel Torres - FB: Moto Art

Samuel o “la pantera rosa” como algunos lo llaman por usar una sudadera rosa mientras toma fotos trabaja todos los domingos en la carretera de 9 de la mañana a 12 del día, sus puntos de trabajo son la carretera libre, la carretera cuota y la caseta, el costo de la foto es de 100 pesos y se envía por correo electrónico y WhatsApp.  

“A veces me arriesgo mucho como fotógrafo, he tomado fotos en donde la moto me pasa a 30 centímetros. Mi profesión la vivo con pasión, me encanta lo que hago y lo amo. Hay una parte que todo ser humano disfrutamos esa parte de adrenalina y en el momento no piensas que te vas a morir, solo disfrutas”.

El domingo ocurrieron cuatro percances sobre la autopista México-Cuernavaca en los que estuvieron involucradas 13 motocicletas y dejaron un saldo de siete personas muertas.

“Veníamos echando carreritas”, reconoció uno de los conductores involucrados, quien detalló que alcanzaron los 250 kilómetros por hora.

Morelos ocupó el décimo lugar de accidentes por colisiones de motocicleta a nivel nacional con mil 709. La lista a nivel nacional la encabeza Nuevo León con cuatro mil 91 accidentes en el último año. 

La encuesta del Inegi arrojó que en mil 409 casos se pudo comprobar que el conductor presuntamente responsable del accidente conducía en estado de ebriedad. Sin embargo, en 13 mil 720 de los accidentes se ignora este hecho, es decir, en un 33 por ciento de las colisiones.

"Lo único que quieres es correr y entre más rápido mejor"

Jerry motociclista de 29 añosespecial

“Ya montado en la moto somos bien inconscientes se te olvida todo, lo único que quiere es correr y entre más mejor ya he tenido varios sustos y aun así no entiendo”, Jerry de 29 años.

Desde los 12 años Jerry aprendió a manejar moto, su interés se despertó porque creció viendo a su papá manejándolas, en cuanto pudo trabajar su meta fue ahorrar dinero y comprarse una y lo logró, su primera compra fue una motoneta.

Siempre tuve el sueño de tener una moto de pista, tan solo escuchar su sonido erizaba totalmente mi piel, me emocionaba como no tienes idea. Seguí con mi sueño, comprando motos de cilindros más altos y poco a poco lo logre, he tenido pisteras, nakeds, motonetas…

dijo. 

Las curvas, los fotógrafos, el sonido del motor aumentaban su adrenalina por lo que empezó a interesarse más por ese mundo lleno de dopamina y emoción.

Sobre la carretera
Sobre la carreteraJerry Velázquez 

Casi se vuelve una competencia, por ver quién es mejor, quien toma las curvas más rápido, quien acuesta la moto o quien sale mejor en la foto

mencionó
Jerry en la carreteraespecial

Jerry tuvo varios accidentes, pero ninguno de gravedad, día con día practicó varias veces en la pista y en cartodromos hasta que perdió el miedo a las curvas y a la velocidad. La velocidad y la adrenalina mueven su vida en dos llantas y sabe que nunca se termina de aprender.

"La competencia entre motociclistas es un valor aspiracional"

Por su parte, Manuel González Navarro psicólogo social de la UAM Iztapalapa explicó que la competencia entre motociclistas es un valor aspiracional por destacar entre los demás.

Un motociclista que ubica esta necesidad de plantearse una meta y superarla constantemente se mira como novedoso e inusual, pero todas las personas tenemos un sentido de competitividad con respecto a otros

manifestó.

Además, indicó que siempre van en grupo porque “nadie corre contra sí mismo”. Es decir, necesita haber competencia

Sin embargo, González Navarro consideró que esta competitividad debe canalizarse a espacios seguros como los autódromos, en los que los motociclistas no puedan afectar a terceros.

No solo es la moto... se necesita equipo de protección

Los motociclistas o “bikers” no sólo requieren de un casco para protegerse, sino también de una chamarra y pantalón de piel con protecciones, botas de piel y protecciones para nudillos y palmas, cuyo costo conjunto puede rebasar los 20 mil pesos.

Zaria, motociclista con varios años de experiencia, dijo que la finalidad del equipo es evitar quemaduras en la piel y prevenir fracturas en brazos, rodillas y cadera; sin embargo, reconoció que la mayoría de la gente que maneja motos sólo utiliza el casco, y algunas veces, ni siquiera eso.

Detalló que el precio de un casco varía desde los mil 700 hasta 20 mil pesos. Una chamarra puede costar 3 mil 500 pesos, mientras que el costo de los pantalones es de 15 mil pesos.

Los guantes protectores pueden adquirirse por mil 500 en un rango económico y hasta por cinco mil pesos, y las botas de piel alrededor de 2 mil 500 pesos.

Una moto de pista económica y nueva se puede encontrar en 225 mil 490 pesos, en rango intermedio por 359 mil 400, hasta marcas que alcanzan los 439 mil 999 pesos.

Rodadas y convivencia 

Los motociclistas o mejor conocidos como “bikers” salen a pasear en dos ruedas, por diferentes destinos, pero uno de los puntos más conocidos es Tres Marías, en donde varios grupos de amigos o conocidos se quedan de ver en algún punto céntrico para tomar la carretera desde temprano y llegar a desayunar consomé, pozole, tacos de barbacoa, mixiotes o simplemente tomar una cerveza escarchada con sal y limón.

Motos y velocidadespecial

El compañerismo dentro de las rodadas se hace presente, sin embargo, la competencia también; antes de llegar a desayunar y estacionarse, puedes observar un desfile de motos con diferentes personas haciendo acrobacias de todo tipo, un camino largo por recorrer, con cascos y motores de todo tipo.

Los visitantes incluso se toman fotos con motos de otras personas que están personalizadas de diferentes colores, con rines de todo tipo, estampas, detalles o simplemente con la moto que corre más por su cilindraje.

Las rodadas entre “bikers” pueden ser a cualquier destino desde un pueblo mágico como Tepoztlán, Tepotzotlán, una ida y vuelta a Cuernavaca o un “acalpulcazo” un fin de semana.

Motos y rodadas por las calles de la CDMX

Incluso hay rodadas sin salir a carretera: a través de Facebook se crea un evento virtual, en donde dan día, hora y lugar para salir a dar una vuelta por las diferentes calles de la Ciudad de México.

En estos eventos se juntan hasta 100 personas y sin conocerse encienden los motores y comienzan la rodada, la mayoría va en parejas o con sus amigos, algunos carros los acompañan y encienden la música, las motos rebasan a los autos, hacen acrobacias y realizan carreritas.

El final de la rodada puede ser en el mismo sitio que inicio o en otro muy diferente en donde cerca vendan bebidas alcohólicas pues después de su paseo algunos grupos llegan a un establecimiento a consumir y pasar un buen rato.

Frecuentemente los operativos llegan a parar a los conductores y llevarse sus motos al corralón porque la mayoría de los asistentes en rodadas de ciudad son menores de edad, no cuentan con licencia, permiso de circulación o simplemente no tienen los papeles de la moto en regla.

"Mi adrenalina es más fuerte que el miedo a tener un accidente"

Desde los 14 años Eduardo Méndez veía videos “stunt biker” y desde ahí creció su pasión por las motos, realiza diferentes tipos de acrobacias y a sus 25 años participado en diferentes eventos a nivel nacional.

Eduardo Méndez realiza acrobacias en dos ruedasespecial

Los miembros de la marca Pulsar invitaron a Eduardo a representar la marca, por lo que intentó hacer acrobacias con una moto R6 600, sin embargo, sufrió un accidente mientras practicaba y desde ese momento le han tenido que hacer dos cirugías en el pie izquierdo, reconstruyendo su tobillo y tibia.

A veces corremos las motos a una velocidad que no sabemos controlar y sí he pensado en que pasaría si choco a la velocidad que voy, pero la adrenalina es más fuerte y es cuando aceleramos de más, en el accidente que tuve el estar tirado en la calle desangrando me puso a pensar muchas cosas, pero mi accidente fue en algo que me gusta y acepto lo que me llegue a pasar

aseguró.
Eduardo Méndez y su pasión por el “stunt biker”especial

Eduardo aseguró que en algunos países toman el “biker stunt” como un deporte, sin embargo, “aquí en México nos tratan como si fuéramos delincuentes, pero a pesar de mi accidente pienso echarle muchas ganas y seguir en este deporte porque lo que más me gusta es la adrenalina que de saber que tu vida está en riesgo es algo inexplicable”.

Información por Otilia Carvajal y Andrea Velasco