Así se convirtió en icono navideño

Descubre cuál es el origen de la flor más bonita para Navidad: la nochebuena

Por décadas, la flor de Nochebuena ha decorado de colores brillantes los hogares de México y el mundo, pero ¿sabemos de dónde viene?

Flor de nochebuena.
Flor de nochebuena.Especial
Por:
  • Laura Almaraz

Cuetlaxochitl. Esta palabra náhuatl significa "flor color de fuego" y con toda justicia, así es como se le conoce a la flor de nochebuena. Encendida, brillante, llamadora de atención en cualquier lugar en el que se coloca, la flor de nochebuena es imprescindible para las fiestas navideñas. 

Paseo de la Reforma, por ejemplo, queda enmarcada de rojo terciopelo en estas fechas en las que, con su color, se alude a la armonía, al amor entre los unos y los otros. Dejando de lado la nostalgia y el sentimentalismo, demos paso al origen de esta flor, cuya nacionalidad es orgullosamente mexicana, pero que, como muestra de hermandad, nuestro país la regaló al mundo. 

La flor de nochebuena y su relación con Moctezuma

Completamente mexicana, de eso debemos estar conscientes. Si te dicen que es de otro país, que la trajeron de no sé dónde, no les creas nada. La flor de nochebuena es mexicana y se cree que Moctezuma, tlatoani mexica, la encontró en el sur de nuestro país. 

Al llamarle tanto la atención, decidió llevarla a los jardines de su palacio, ubicado en Tenochtitlán. Al inicio, no se utilizaba para adornar el palacio, sino para practicar algunos ritos o para usos medicinales. Ya con la llegada de los españoles, fueron los monjes franciscanos los que la usaron para adornar los altares y rebautizarla así como la flor de nochebuena, por la simple y sencilla razón de florecer durante las festividades. 

Flor de nochebuena.
Flor de nochebuena.Especial

¿Cuándo se usó por primera vez en las fiestas navideñas?

La nochebuena se usó por primera vez en las fiestas navideñas del siglo XVII, en Taxco, Guerrero. Un grupo de monjes franciscanos recolectó estas vistosas flores en los campos cercanos, donde crecían de forma silvestre, para enmarcar una procesión conmemorativa de la Natividad.

Durante la Colonia, la sociedad novohispana comenzó a usarlas para engalanar sus nacimientos y formar guirnaldas decorativas. A partir de entonces, la cuetlaxóchitl ha estado ligada a la Navidad en nuestro país.

En nuestro país, la cuetlaxóchitl es conocida con distintos nombres. En Chiapas se le llama “Sijoyo” y en Durango, “Catalina”; en Guerrero, Michoacán, Veracruz e Hidalgo, se le conoce como “flor de pascua” y en Oaxaca como “flor de Santa Catarina”. También hay quienes la llaman “flor de fuego” o “bandera”.

Fuera de México, es conocida como “hoja encendida” en Centroamérica; “corona de los Andes” en Chile y Perú, o simplemente como “flor de Navidad” en Venezuela. En Argentina se le conoce como “estrella federal”, por haber sido el símbolo que escogieron las fuerzas federalistas en el siglo XIX para combatir a quienes pugnaban por la implantación del centralismo en ese país; de hecho, es la flor nacional.

Únete a nuestro canal de WhatsApp. En La Razón enviamos a tu celular lo más importante México y el Mundo, recuerda que una persona informada siempre tiene La Razón.