Feministas hablan de sus expectativas frente al 8M

Pandemia acabó con avances de lucha contra la violencia: ONG

Para Frida Guerrera, las marchas pueden hacer poco para visibilizar a las mujeres; al tomar al feminismo como enemigo, nos declararon la guerra: Unda.

De izquierda a derecha: Frida Guerrera, Arussi Unda y Paulina Amozurrutia
De izquierda a derecha: Frida Guerrera, Arussi Unda y Paulina AmozurrutiaFoto: Especial
Por:
  • Jorge Butrón

En vísperas de las movilizaciones físicas y virtuales por el Día Internacional de la Mujer, la activista Frida Guerrera aseguró en que la pandemia eclipsó la visibilidad que habían logrado en su lucha contra la violencia de género, por lo que consideró que ahora es momento de volver a levantar su voz para recuperar espacios.

“La visibilidad que hubo muy fuerte antes de la pandemia, pero desde entonces se ha ido aminorando y lamentablemente se sepultó el tema de las familias y de las víctimas. En México veo un panorama de desatención de la lucha contra la violencia, pues son muchas las víctimas a las que no se les hace caso, y por eso éstas dejan de tener confianza en las autoridades y mejor buscan a colectivos que sí las puedan acompañar”, destacó en entrevista con La Razón la cronista de los feminicidios en México.

Pese al ligero descenso de 0.4 por ciento en el número de estos delitos en 2020 respecto al año anterior, la activista señaló: “se están haciendo esfuerzos, pero aún no son suficientes. Estamos en un contexto de violencia que hemos vivido desde hace años y no ha cambiado”.

A un día de las marchas a las que se han convocado a través de redes sociales, Guerrera aseguró, sin embargo, que ella no cree en las marchas.

“Yo respeto mucho a las compañeras que van a las marchas, pero creo también que se pueden hacer más cosas para visibilizar la lucha. El fondo es la justicia. No creo en las marchas porque no se logra nada. Desgraciadamente muchas marchas caen en actitudes que sepultan la verdadera lucha de las mujeres, que es la justicia, la erradicación de la violencia y la igualdad”, manifiesta.

Frida Guerrera consideró además, que la lucha para erradicar la violencia de género no se tiene que subir a la agenda de las campañas, porque “no debe que haber una bandera en el proceso electoral, porque no se debe banalizar un tema tan fuerte y delicado en la política.

“El que participen actores políticos opinando sobre un tema tan delicado me parece que sólo lo politiza, siendo un tema tan grave no puede ser politizado. Qué triste que los candidatos utilicen el dolor ajeno, porque hablamos de vidas, no de ser o no feministas; en los hechos no debería de ser ya que habla mal de los candidatos”, resaltó.

La activista consideró aún faltan muchas cosas por trabajar para lograr la igualdad y protección de las mujeres, y que se les debe exigir a las autoridades cuando lleguen al poder, no cuando están en campaña.

“El Gobierno nos tomó el pelo”

“La mujer ha sido invisibilizada, hay falta de acciones del Gobierno federal y los programas de protección no han funcionado, porque hay indiferencia e indolencias de todo el aparato gubernamental”, aseguró Arussi Unda, vocera del colectivo Las Brujas del Mar.

En entrevista con La Razón, la activista aseguró que esta administración se colocó el pañuelo verde, pero “fue una tomada de pelo y se nos dio atole con el dedo, ya que se ha burlado de nosotras”; ello, pues se señala al movimiento feminista como el enemigo público número uno en el país desde el Gobierno, lo cual, consideró, es una declaración de guerra contra las mujeres.

Dijo que la desmantelación de instituciones, aunado a programas que no sirven, como las alertas de género en los estados y engaños sobre la aprobación del aborto, sólo han encarecido el panorama.

“Ningún Gobierno ha tenido como bandera la protección de las mujeres y una agenda a su favor. Éste fue distinto, porque se vendió como un partido para y por las mujeres, con paridad, pañuelo verde y como un Presidente feminista, pero hemos visto que es la misma misoginia rancia de siempre, eso nos ha molestado más, pues de las otras administraciones no esperábamos nada, pero de esta sí. Nos sentimos traicionadas”, abundó.

La activista consideró que el avance desde 2020 ha sido la aparición de más colectivos y organizaciones en todos los estados, que cada vez están mejor estructurados, por lo que se vislumbra un 2021 de lucha en muchas esferas. Además, detalló que las mujeres se han ido involucrando en temas de política y no es de sorprender que en pocos años haya un partido específicamente de mujeres.

“Existen grupos que se denominan la oposición y se ha mencionado que la verdadera oposición en México son los grupos feministas. Por ejemplo, nosotros no somos opositores al Gobierno, sino al sistema, porque sí vemos mal cómo se están configurando las campañas, ya que están metiendo como candidatos que no tienen nada que ver con la política, como los artistas y los futbolistas”, refirió.

Unda detalló que este año es clave para las autoridades y los resultados, pues se necesita que de verdad haya acciones contundentes y que los programas se refuercen para beneficio de la protección femenina.

“Esto no es un juego de quien gane o pierda, porque siempre han perdido las niñas y las mujeres en México. Son familias y ya es intolerable, yo deseo que las cosas cambien y que el Gobierno haga lo que dijo”, remató.

“El problema es la falta de valores”

Paulina Amozurrutia, coordinadora nacional de Unión Mujer, aseguró que después el 8 de marzo de 2020, “se ganó terreno, que se fue perdiendo por la pandemia, y ahora es momento de trabajar nuevamente para ser escuchadas; además las mujeres deben trabajar junto a los hombres para lograr sus derechos”.

La activista dijo a este diario que las mujeres no pueden luchar y visibilizar sus derechos sin la ayuda de los hombres, ya que también requieren ser prudentes con sus ideologías y no se trata de tener un hembrismo exacerbado.

“No podemos ir contra el machismo con un hembrismo exacerbado. No queremos derechos iguales porque somos diferentes, pero no podemos solas. El problema no son los hombres, es la falta de valores”, destacó.

Aseguró que políticos y candidatos deben comprometerse a luchar a favor de la protección de la mujer, con mejores políticas que realmente sean eficaces y que no sólo sean un discurso que se pierde en pocos días.

Explicó que el tema de inseguridad no sólo afecta a las mujeres, sino a todo al país, aunque se exhibe de peor manera en el género femenino. Por ello, las propuestas se basan en apoyar de mejor manera a las mujeres embarazadas, evitar violencia contra la mujer, sumar esfuerzos para lograr una igualdad entre ambos, así como comprometer a los políticos a que la defensa de la mujer sea una prioridad.

“Sólo con el compromiso de los políticos se van a lograr cambiar las cosas, ya que ahora se deben aprovechar las candidaturas, para comprometer también a los aspirantes a que sea una prioridad del tema de la protección a las mujeres”, explicó la activista.

Señaló que el feminicidio es el mayor problema de las mujeres en la actualidad, y hasta el momento no existe garantía de protección en los meses venideros, pues las autoridades no ven el verdadero reto que implica cuidar a las mujeres: nos preocupa que las mujeres empiecen salir a las calles a medida que la pandemia comience a ceder, y creo que por eso la importancia de que las personas que ya están en puestos políticos o en puestos de poder, tomen decisiones ya que el panorama que se nos viene es aún peor”.

Consideró que el Gobierno federal solo se ha dedicado a ideologizar la lucha de las mujeres en temas como el aborto o las marchas, cuando en realidad se debe apoyar con más empleos, oportunidades en esferas públicas y mayor visibilidad entre la sociedad. Por ello, destacó que el trabajo debe hacerse de manera más eficaz, con acciones más que con declaraciones.