Morena descarta violación al debido proceso

Públicos, testimonios contra Cabeza de Vaca

Sección instructora avala que desahogo de declaraciones no serán privados; definen que encuentro con funcionarios será vía remota

12
Francisco Javier García Cabeza de Vaca en San Lázaro este 24 de febrero.Foto: Especial.
Por:
  • Antonio López

Pese al riesgo de violar el debido proceso, la mayoría de los integrantes de la Sección Instructora en la Cámara de Diputados aprobó que el desahogo de testimonios del próximo viernes, por parte de Carlos Romero, procurador Fiscal de la Federación, y de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, en torno al caso del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, sean públicos.

En una sesión privada, el protocolo se avaló con el respaldo de los morenistas Pablo Gómez y Patricia Ramírez, así como de la petista Ruth García, además de un voto en contra de la priista Claudia Pastor.

“Mi posición es que todas las actuaciones de la sección tienen que darse a conocer, pero una vez que se desahoga la diligencia. Mi posición es sí a la comparecencia, pero sí a las garantías procesales de todos las partes, el desahogo de la comparecencia debe ser únicamente ante los integrantes de la sección”, declaró Pastor.

Como parte de los acuerdos, también se definió que el encuentro se desarrollará en la modalidad a distancia, y que la defensa del mandatario local tiene derecho a estar presente durante la diligencia.

Se determinó también que tanto Romero, como Nieto, deberán responder los cuestionamientos de los integrantes de la sección, pero tendrán la facultad de abstenerse de ofrecer datos que vulneren el debido proceso, tal y como ocurrió el pasado 9 de marzo, cuando el titular de la UIF fue citado por la Comisión de Transparencia para hablar del caso, y ante quienes rechazó revelar detalles de la indagatoria.

Cada funcionario tendrá 10 minutos para dar una postura inicial en la que deben narrar los motivos por los que iniciaron las indagatorias. Posteriormente, los diputados tendrán derecho a realizar dos rondas de cuestionamientos por bancada.