Condiciones climáticas han afectado

Conagua: resuelto, caso de La Boquilla y se atiende reto de sequía en el norte

Director de la Comisión señala que condiciones climáticas han afectado el caudal del Río Colorado; reporta volumen general de presas del país al 67% de su llenado máximo; en entrevista con La Razón repasa agenda del sector

El titular de Conagua en imagen de archivo.
El titular de Conagua en imagen de archivo.Foto: Especial
Por:
  • Jorge Butrón

El titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Germán Martínez Santoyo, aseguró que el conflicto en la presa La Boquilla, ubicada en el municipio de San Francisco de Conchos, Chihuahua, está completamente disuelto, aunque aclaró que ahora el reto es la sequía, que se espera en los estados del norte del país por los bajos niveles del Río Colorado que abastecen a México y Estados Unidos.

En entrevista con La Razón, señaló que las condiciones climáticas han mermado los niveles del embalse, lo que afecta a ambos países en el suministro cotidiano; sin embargo, aclaró que en las próximas semanas se reunirán las representaciones oficiales, para acordar el reparto de volúmenes.

Martínez Santoyo señaló que la próxima reunión es para dar cumplimiento a los tratados internacionales de pago de agua, aunque aclaró que las autoridades de nuestro país y de Estados Unidos están conscientes de la reducción del caudal del río. Respecto al Tratado de 1944 afirmó que no hay conflicto con ese país, pero sí escasez, por lo que trabajan de manera coordinada para distribuir el agua disponible y que no afecte el flujo a ambos países.

¿Cómo cierra Conagua en 2021? Se realizaron 26 mil 13 trámites en lo que tiene que ver en administración del agua, además de modificar y agilizar el servicio de Conagua en línea ya que nos dejaron con muchos rezagos. En la parte de agua potable tenemos convenios con los gobiernos de los estados, para hacer proyectos y atender a las comunidades con agua potable como la zona de Los Yaquis.

Empezamos a trabajar en una de las obras en Campeche destinadas al Tren Maya, desde la zona de cangrejera. Otra de las obras es la ampliación de la presa Madín en el Estado de México, saneamiento de las aguas que se descargan a la bahía de Acapulco como parte de los compromisos del Presidente Andrés Manuel López Obrador. El año pasado a pesar de la pandemia la Conagua avanzó muchísimo en lo que se refiere a agua potable y agrícola, así como en los proyectos presidenciales. La construcción de la presa Santa María, la zona de riesgo en Santa María y Picachos, Canal Centenario en Nayarit que favorecerá a 25 mil hectáreas, y el inicio de la licitación para dotar de agua a la comarca lagunera con mayor infraestructura, que equivale a plantas potabilizadoras. Está también el parque ecológico Lago de Texcoco que busca recuperar el área que iba a ser el aeropuerto, a fin de que se ocupe de mejor forma esa zona, además estará equipada con zonas de recreación y esparcimiento, son cerca de 14 mil hectáreas.

¿Cuántas obras se realizaron y por qué monto de inversión? En 2021 recuperamos obras, la inversión total del presupuesto es de 30 mil millones de pesos. El 99.8 por ciento del presupuesto se ejerció, además el 2021 nació con 24 mil millones y después se hizo un ajuste a 30 mil millones, aparte que se toma el recurso para mantenimiento del Sistema Cutzamala. Para 2022 se tiene un presupuesto de 34 mil millones de pesos.

¿Qué obras quedaron inconclusas? No están inconclusas como tal, más bien se encuentran en proceso. Estamos trabajando en el Valle de México con la presa Madín, así como plantas potabilizadoras en Tabasco y Acapulco. En torno a los proyectos presidenciales se tiene estimado que terminen en 2023, la presa Santa María en Sinaloa costará 19 mil millones de pesos y ya se ejercieron 14 mil millones. En términos de su utilidad tiene el objetivo de atender y abastecer de agua para la zona de riego local, aparte de que se trabaja con la CFE para que genere hasta 30 megawatts y 190 gigawatts al año, es una presa de doble uso. Esta es de las presas más importantes del país.

El conflicto con agricultores está totalmente disuelto. El problema es que sí tenemos un grave problema de sequía en los estados del norte, sobre todo porque el Río Colorado ha disminuido el caudal

¿Persiste el conflicto de agua en estados del norte, sobre todo en Chihuahua? No tenemos conflicto ya, porque hemos tenido reuniones con agricultores de Chihuahua quienes reciben riego de las presas La Boquilla y Las Vírgenes, ya que se cumplieron los volúmenes de agua que se comprometieron. El conflicto con agricultores está totalmente disuelto. El problema es que sí tenemos un grave problema de sequía en los estados del norte, sobre todo porque el Río Colorado ha disminuido el caudal, y por ello nos vamos a reunir en las próximas semanas, para acordar cuáles serán los volúmenes que se deben repartir por el embalse. Necesitamos dar cumplimiento a los tratados internacionales. La Secretaría de Relaciones Exteriores le da un seguimiento muy puntual al tema de la entrega de agua, pero las autoridades en ambos países están concientes de la reducción del caudal del río que afecta a ambas naciones. Respecto al Tratado de 1944 no hay conflicto, pero sí escasez. Trabajamos con Estados Unidos para distribuir el agua disponible y que no se afecte el flujo de agua en ambos países. El Río Colorado llega a México, pero las condiciones climáticas han afectado a ambas partes, por ello hay una disminución importante del recurso.

¿Cuál es el panorama para este año en torno al clima y presas? Lo que esperamos que hasta abril haya condiciones de lluvia bajas, pero en los meses de lluvia vamos a estar por arriba del promedio, ya que vamos a tener lluvias importantes. Actualmente estamos en una fase fría y lo que hemos observado es una sequía al principio y se componga a medida que pasen los meses.

¿Hay preocupación por el sistema Cutzamala en 2022? Está a más de 68 por ciento al momento, pero estamos en una situación por arriba del año pasado, que fue crítica, y estamos gestionando el agua de manera racional en el Valle de México, para seguir cumpliendo con el abastecimiento del recurso. En este momento las tres presas están en 70 por ciento.

¿Hay riesgos en los estados como inundaciones, deslaves o excedentes? Se está dando seguimiento a las 210 presas y de todas ellas no hay algún riesgo de derrames, ya que están controladas. El caso de Tula fue particular, ya que, si bien sí hubo afectación por una presa, se sumó a las condiciones meteorológicas de exceso de lluvia que se extendió y afectó a muchas partes del país.