• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Integrantes de la Guardia Nacional vigilan el perímetro de la Estación Siglo XXI en Tapachula, ayer. Foto: Cuartoscuro

El padre y activista Alejandro Solalinde aseguró que si las autoridades federales no cambian la estrategia para cubanos y centroamericanos en México, continuarán las agresiones en las estaciones del Instituto Nacional de Migración (INM), debido a que existe desesperación entre éstos porque no resuelven su situación legal.

“Si Migración no sabe manejar inteligentemente (la situación), con diálogo con las personas, sí podría presentarse algo más negativo. Los cubanos no son fáciles; tienen una autoestima elevada porque son profesionistas y no es fácil engañarlos”, destacó.

El número de personas indocumentadas presentadas ante el INM se disparó en el primer cuatrimestre de 2019 respecto al mismo periodo del año anterior, al pasar de 11 mil 486 casos a 20 mil 564.

Según los datos de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la mayoría de los casos se trata de centroamericanos, aunque son los cubanos quienes han protagonizado la mayoría de salidas no autorizadas, principalmente en Chiapas, con al menos tres escapes y motines; algunos isleños han sido deportados y otros reingresados a las estaciones migratorias.  

  • El dato: El titular de la Red Latinoamericana de Estudios Fronterizos, Fernando Neira, consideró que la cantidad de centroamericanos que buscan entrar a México rebasó la capacidad institucional.

En entrevista con La Razón, Solalinde afirmó que es una tristeza que México haya olvidado la tradición hospitalaria con Cuba y haya cedido a las presiones de Washington: “ha faltado interlocución serena por parte de Migración y Gobernación”.

El también director de Hermanos en el Camino estimó que todo se habría arreglado desde un comienzo si ambas partes hubieran dialogado, lo cual, dijo, no ocurrió por presiones externas que “exasperaron” a las caravanas migrantes.

A decir de Solalinde, es una pena que no se haya resuelto el problema de los indocumentados cubanos, ya que confirmó que “sí se les ha engañado” y se les ha prometido su estancia legal y no se les ha cumplido.

“Ellos se comportan así. México tiene dos caminos: retomar la solidaridad tradicional con Cuba y buscar un arreglo con la embajada o seguir reprimiéndolos”.

Tan sólo en Chiapas hay alrededor de 900 cubanos que buscan llegar a Estados Unidos y han recurrido a amparos. A este grupo no le interesa regular su situación migratoria en la República Mexicana, según autoridades del país. 

Asimismo, el religioso dijo que la deses-
peración es un factor importante para que los cubanos hagan desmanes en las estaciones migratorias. 

“México puede llevarlos hasta la frontera norte. Si ya ha aceptado ser la sala de espera de cinco mil migrantes, con mayor razón lo puede hacer acercando a personas para que hagan su solicitud de refugio (a Estados Unidos)”. Aunque aclaró que la resolución del trámite de asilo en ese país depende en su totalidad del vecino del norte.

Finalmente, Solalinde insistió en que las autoridades deben reunirse con defensores de derechos humanos y responsables de albergues con el fin de crear estrategias que ayuden a los extranjeros, ya que lo han hecho solos, pero de no efectuarlo así, la crisis continuará.

Te puede interesar:

Detienen a 50 migrantes en Tapachula