Caen oficiales implicados y destituyen a su jefe

Victoria, víctima de la excesiva fuerza de los policías, dice FGE

Necropsia evidencia falta de protocolos en la detención de la migrante centroamericana; “el caso es mucho peor” de lo que se pensaba, advierte presidente salvadoreño

3-1
Jóvenes exigieron justicia en la representación de Quintana Roo en la CDMX, ayer.Foto: AP
Por:
  • Frida Sánchez

El uso desproporcionado de la fuerza policial provocó la muerte de Victoria Esperanza Salazar, una madre salvadoreña de 36 años, detenida el pasado 27 de marzo en la ciudad de Tulum, Quintana Roo.

Así lo determinó la Fiscalía General del Estado (FGE), en el avance de las investigaciones de un caso que conmocionó a México y que ya generó reacciones en el país de origen de la víctima, así como de organismos internacionales.

“La técnica policial de control corporal y el nivel de fuerza utilizado se realizó de manera desproporcionada e inmoderada, con un alto riesgo para la vida, ya que no fue acorde con la resistencia de la víctima”, reconoció el fiscal General del Estado, Oscar Montes de Oca, al dar los resultados de la necropsia.

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, se pronuncia en torno al asesinato.Foto: Especial

De acuerdo con este dictamen, continuó el fiscal general, Victoria sufrió una fractura en la parte superior de la columna vertebral por la ruptura de la primera y segunda vértebra. La lesión, agregó, coincide con las maniobras de sometimiento durante el arresto.

Más tarde, el gobierno de Quintana Roo informó la destitución del titular de la Policía Municipal de Tulum, Nesguer Vicencio Méndez, además de ejercer acción penal y trasladar a centros de retención a los cuatro uniformados —tres hombres y una mujer— involucrados en la muerte de Victoria, quien dejó a dos adolescentes en la orfandad.

El hecho, que fue comparado con el asesinato de George Floyd, en Estados Unidos, perpetrado por un policía de Minneapolis en mayo de 2020, provocó la reacción no solo de organismos de Derechos Humanos que abrieron quejas contra los policías municipales, sino de autoridades internacionales.

Luego de que se diera a conocer la detención de los cuatro policías locales, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, advirtió que el caso “es mucho peor” de lo que se pensaba y que se deberán emitir cargos por misoginia y agresión contra la víctima, además del asesinato.

La madre de Victoria pide que los agresores sean juzgados con todo el peso de la ley.Foto: AP

“Aún no podemos dar más información, pero el drama humano se extiende mucho más y deben haber más cargos de misoginia y agresión (aparte del asesinato). Demos seguimiento a este caso hasta que se haga justicia”, escribió en de Twitter.

El presidente Bukele también sugirió que hay más agresores en este caso, “también más víctimas. No todos los culpables están arrestados, aún”.

Las declaraciones del mandatario salvadoreño escalaron en cuanto a los señalamientos por el caso, después de que un día antes, el domingo, instara a los salvadoreños a no sentir odio por los mexicanos, pues en este país, como en El Salvador, hay gente mala.

“Veo a miles de mexicanos indignados, exigiendo justicia para nuestra compatriota. Ellos están igual de indignados que nosotros. Que no se nos olvide que no fue el pueblo mexicano quien cometió este crimen, sino unos criminales en la policía de Tulum”, escribió.

La madre de Victoria, quien llevaba tres años en nuestro país en calidad de refugiada, Rosibel Arriaza, también exigió justicia por el asesinato de su hija: “No merecía esa muerte. Las autoridades están para proteger a los seres humanos, con todas sus técnicas que tienen para tratar de someter a alguien, (...) aunque sé que mi hija ya no volverá a la vida, estaría más que satisfecha que esos señores pagaran”, declaró ayer a medios internacionales.

No merecía esa muerte. Las autoridades están para proteger a los seres humanos (...) aunque sé que mi hija ya no volverá a la vida, estaría más que satisfecha que esos señores pagaran

Rosibel Arriaza, Madre de Victoria

Por la tarde, las calles de Quintana Roo se llenaron de activistas y colectivos unidos en el clamor por obtener justicia en el caso de Victoria y otras tres mujeres que fueron asesinadas en distintos hechos a lo largo del fin de semana en las ciudades de Cancún, Holbox y Tulum.

Decenas en varios contingentes se dieron cita a las afueras del Ayuntamiento del municipio de Benito Juárez, en Playa del Carmen, Holbox, Chetumal y en Tulum, desde donde avanzaron con pancartas y consignas para externar su hartazgo.

Activistas lanzan consignas en el ayuntamiento de Tulum y otras ciudades del estado.Foto: Cuartoscuro

“Victoria no se murió, la mató la Policía”, “la policía no nos cuida, nos mata” y “no estoy a salvo en ningún lugar”, gritaron jóvenes del Colectivo Feminista de Tulum, la tarde de ayer.

A las afueras del Palacio Municipal de esa demarcación, un grupo de mujeres se recostó en el piso para simular la muerte de Victoria y gritaron: “ni una más, ni una asesinada más”.

También en CDMX, un colectivo encabezó una protesta a las afueras de la sede de representación de Quintana Roo, donde pidieron la salida de la Guardia Nacional de las calles. El movimiento se extendió a otros estados. Se prevé que en Yucatán y Veracruz, esta semana, continúe la oleada de protestas.