Van 15 colombianos y 2 estadounidenses arrestados

En magnicidio en Haití, 15 colombianos, 2 estadounidenses...

La Policía señala que participaron al menos 28 en el asesinato del presidente Moïse; van 17 detenidos, entre ellos militares retirados; llegaron al país hace 3 meses

Haití
La Policía de Haití presenta a presuntos homicidas de Moïse, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

Un grupo de 15 presuntos homicidas del presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue capturado en el segundo día de búsqueda en Puerto Príncipe, con lo que suman 17 sospechosos bajo arresto y tres abatidos; entre los detenidos hay dos haitianoestadounidenses y los otros son de Colombia, presuntos exintegrantes del Ejército, mientras aún buscan a ocho prófugos.

En el último reporte, la Policía confirmó que al menos 28 extranjeros habrían participado en el magnicidio del pasado 7 de julio; horas después de que el jefe de la corporación, Leon Charles, anunciara “tenemos a los autores físicos, estamos buscando a los autores intelectuales”, en referencia a los mercenarios que siguen libres, pero reiteró que todos serán llevados a la justicia, pues no habrá impunidad en este grave crimen.

No obstante, se desconoce si éstos siguen en el país, aunque se mantienen los operativos para asegurar a los que irrumpieron en la residencia presidencial, y tampoco se ha dado información sobre el presunto móvil, pero la nacionalidad de éstos confirma los indicios de que en el asesinato de Moïse había agresores, fuertemente armados, que hablaban español e inglés.

Sobre la identidad de los implicados, el ministro de Elecciones y Relaciones Interpartidos haitiano, Mathias Pierre, indicó que uno de los originarios de EU es James Solanges, de 35 años de edad, quien presuntamente fue guardaespaldas de la embajada de Canadá en la nación caribeña y quien según su página web —de caridad en Florida— se presenta como agente diplomático certificado; horas más tarde se dijo que el otro es Joseph Vincent. Y hasta el cierre de esta edición no hubo pronunciamientos desde EU o Canadá. 

Sobre los colombianos se difundieron al menos cuatro nombres: Alejandro Giraldo Zapata, John Jairo Ramírez Gómez, Víctor Albeiro Piñera y Mauricio Grosso Guarín, parte del grupo que habría llegado al país tres meses antes del homicidio.

Ante esta nueva información, el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, adelantó que éstos serían militares retirados y que ya realizan las indagatorias correspondientes, luego de que la Interpol solicitó información sobre ellos y ya se ofrecieron para colaborar.

Gráfico

Además, República Dominicana también abrió una investigación para determinar si alguno de los presuntos implicados pudo adentrarse en su territorio antes del cierre de la frontera.

Previamente, la Policía reportó movilizaciones tras hallar escondidos a algunos de los sospechosos en una casa cerca de la zona del crimen, pues fue un grupo de ciudadanos el que capturó y retuvo al menos a dos de ellos, quienes fueron entregados a las autoridades para su resguardo, luego de que los mismos pobladores exigieran justicia por el magnicidio, pues el mandatario recibió al menos 12 impactos de bala, principalmente en el torso y la cabeza durante el ataque.

Incluso, algunos de los presentes clamaron “ellos mataron al presidente, los vamos a quemar”, y hasta incendiaron algunos vehículos, incidentes que no pasaron a mayores; al respecto, organizaciones internacionales y otros gobiernos temen una escalada violenta en el país ya sumido en una crisis política y de inseguridad, por altos niveles de pobreza y otros delitos.

En tanto, el primer ministro, Claude Joseph, llamó a la población a mantener la calma en lo que concluyen las investigaciones y tras la confirmación del aumento de personas detenidas, informó que se reabriría el aeropuerto para evitar una parálisis económica que hunda más a la nación; por separado, el jefe de la Policía reiteró el llamado a resguardarse y mantener la calma para dejar a las autoridades hacer su trabajo, pues, insistió, los homicidas no quedarán impunes.

Gráfico

Joseph agregó que de acuerdo con un reporte médico la primera dama, quien fue trasladada a Miami, se encuentra estable, aunque no dio detalles sobre las lesiones que presenta.

También se dio a conocer que dos escoltas del mandatario, Dimitri Herard y Civil Jean Aguel, están bajo investigación; al respecto, el comisionado de Gobierno, Frantz Jean Francois, pidió ponerlos a disposición de las instancias correspondientes para que rindan declaración y se determine si hubo alguna implicación en el ataque, esto luego de especulaciones de que ninguno de ellos protegió a la familia presidencial, al resultar ilesos.

Ante las indagatorias, el país solicitó apoyo internacional para esclarecer el magnicidio de Moïse y evitar una mayor crisis, pues, pese a que el primer ministro Joseph asumió temporalmente el control del país, ya surgió un rival en disputa.

Un día después del magnicidio, Ariel Henry, quien suplió a Joseph en el principal ministerio de Haití, aseveró que él debe ocupar este cargo para dar mayor legitimidad, al recordar que la nación enfrentará elecciones el próximo 26 de septiembre.

Sin embargo, descartó que su interés sea para generar mayor inestabilidad, sino para evitar que la situación empeore en ausencia de un jefe de Estado.