• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Fallan datos de estabilización de COVID-19; suben de golpe 114 muertes
Médicos verifican las condiciones de un paciente en un hospital de Wuhan, ayer. Foto: AP

Aunque la Organización Mundial de la Salud intentó minimizar la preocupación por el drástico aumento de casos (más 15 mil nuevos ayer) del COVID-19, como se denomina ahora al nuevo coronavirus, expertos de la agencia de Naciones Unidas ya ven una escalada que podría alcanzar a dos terceras partes de la población mundial.

Así lo estableció el asesor de la OMS, Ira Longini, quien llegó a esta conclusión tras realizar un seguimiento sobre la transmisibilidad del virus en China.

Te puede interesar: Senado aprueba frenar el poder de Trump para declarar la guerra a Irán

El especialista, también codirector del Centro de Estadísticas y Enfermedades Infecciosas Cuantitativas de la Universidad de Florida, Estados Unidos, consideró que las medidas tomadas por las autoridades de China, como las cuarentenas, pueden retrasar la propagación; no obstante, el nuevo coronavirus ya pudo extenderse a través del gigante asiático y más allá de sus fronteras, antes de que estas restricciones entraran en vigor.

“Aislar casos y poner en cuarentena a los contagiados no va a detener el virus”, consideró el científico en una entrevista para la agencia Bloomberg, en la sede de la OMS, en Ginebra, Suiza.

De acuerdo con el modelo del asesor, por lo regular, cada persona infectada transmite la enfermedad a otros dos o tres individuos. Con ello, la falta de diagnóstico rápido y la relativa levedad con la que algunas personas experimentan la enfermedad, dificultan bastante el seguimiento de la propagación.

Incluso si hubiera una manera de reducir la transmisión del virus a la mitad, cerca de un tercio de la población mundial se infectaría, consideró Longini.

Ayer, la Comisión Nacional de Salud de China informó que el coronavirus ya cobró la vida de casi mil 500 personas, de ellas, dos perdieron la vida fuera de sus fronteras: el 1 de febrero, un ciudadano chino de 44 años falleció en Filipinas y ayer una mujer de 80 años murió en la prefectura japonesa de Kanagawa, que limita con Tokio. Más de 64 mil 400 a  nivel mundial están infectadas y significativamente poco más de 10 por ciento de quienes eran portadores del virus se han recuperado, casi 7 mil personas.

ACELERAN DIAGNÓSTICOS. En un comunicado, la OMS aseguró que el aumento de casos no indica un cambio importante en el curso de la epidemia.

“El incremento no representa un cambio significativo en la trayectoria del brote”, dijo Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS. Después de este anuncio, China suavizó sus procesos de diagnóstico en Hubei, el epicentro del brote, para permitir que los médicos detecten a los pacientes a través de métodos clínicos, en lugar de recurrir sólo a los resultados de laboratorio, que son más estrictos.

Los nuevos números incluyeron casos que datan del inicio del brote hace casi dos meses. “En otras palabras, sólo en la provincia de Hubei, un profesional médico capacitado ahora puede clasificar a un sospechoso de COVID-19 como un caso clínicamente confirmado sobre la base de imágenes de tórax, en lugar de una confirmación de laboratorio”, dijo Ryan.

“En el resto de China y el resto del mundo, aún se requiere confirmación de laboratorio”, agregó.

“Tenemos trabajo que hacer sólo para ver qué tan grande es ese iceberg”, concluyó el funcionario de la OMS, después de invitar a los gobiernos a no bajar la guardia contra esta alerta global.

  • El dato: El número de casos reportados en China incrementó rápidamente ayer, después de que la provincia más afectada, Hubei, modificó su metodología de conteo y detección.