El momento, ahora o nunca

Giro energético, única clave ante el daño climático: ONU

Advierten expertos la urgencia de abandonar los combustibles fósiles, pues medidas actuales no son suficientes; ven un primer paso en rebajar hasta 50% emisiones en 2030

Giro energético, única clave ante el daño climático: ONU
Giro energético, única clave ante el daño climático: ONUFoto: Pixabay
Por:
  • La Razón Online

Para evitar llegar a un punto sin retorno ante el calentamiento global, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) recalcó la urgencia de aplicar cambios creíbles y reales en temas energéticos para revertir la peor alza de emisiones de CO2.

Científicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advierten en su tercer informe que la ventana de oportunidad para detener el daño y conseguir la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables limpias —consideradas menos costosas— sigue ligeramente abierta, pero no se logrará con “medidas a medias”, pues la Tierra está en un punto crítico.

Según los pronósticos, “todavía no estamos haciendo lo suficiente” a nivel mundial, pese a las reiteradas advertencias a todos los gobiernos en reportes previos en la materia, luego de que en la década entre 2010-2019 el planeta llegó a su máximo de emisiones anuales con hasta 59 gigatoneladas, de las que China es el mayor responsable.

Por ello, insisten que es el momento de actuar y asumir compromisos creíbles, como demandan ambientalistas y activistas en torno al consumo de energéticos contaminantes, incluyendo la industria y el transporte.

El objetivo inicial es rebajar el consumo global de carbón, petróleo y gas en los próximos tres años, ya que 2025 debe ser la fecha límite de un nuevo pico.

Gráfico
Gráfico

Ello, señalan, empujará hacia la próxima meta que es una reducción sustancial, prevista para 2030, que nos aleje del daño por el efecto invernadero si se apuesta a combustibles alternativos, clave para disminuir las emisiones hasta 70 por ciento a mediados de siglo y firmar la tasa cero de dióxido de carbono. No obstante, los gobiernos sólo buscan nuevos proveedores ante la guerra en Ucrania, que disparó el costo de combustibles fósiles, en vez de repensar políticas energéticas.

Y es que, según la más reciente revisión del organismo, en el escenario más optimista “casi toda la electricidad proviene de fuentes que no emiten carbono o con bajas emisiones”, lo que evitará superar el alza de 1.5 grados en la temperatura. De lo contrario habría consecuencias catastróficas como las que ya se observan con sequías, huracanes y otros fenómenos naturales.

Al respecto, el copresidente del grupo de trabajo encargado de este informe, Jim Skea, sostuvo que sin reducciones profundas de las emisiones será imposible evitar un severo daño, pues ignorar las advertencias los tienen en una encrucijada de “ahora o nunca”, por la falta de un replanteamiento completo.

Lo anterior evidencia que la acción “debe comenzar este año, no el próximo. Este mes, no el próximo” o el mundo se hundirá en una catástrofe.

Aunque el grupo reconoció que adoptar estos cambios será complicado, por la dependencia actual, aseveró que aún son optimistas en llegar a la neutralidad. No obstante, tan sólo durante la pandemia decenas de gobiernos desaprovecharon esta oportunidad al fracasar en temas verdes, pues, aunque buscan alternativas, siguen consumiendo energía contaminante.

Pese a las bajas expectativas, los especialistas coinciden en que las herramientas para “asegurar un futuro habitable” ya están a la mano, pero hacen falta acciones reales, ya que la plantación de árboles no es suficiente para compensar el daño ambiental.

Al respecto, el secretario general de la ONU, António Guterres, fue más severo contra los gobiernos al sostener que muchos presumen que van por buen camino, pero el mundo se dirige por la vía rápida hacia el desastre con “promesas vacías”, pues no hay avances. Incluso, recriminó que varias naciones no son congruentes con lo que dicen y lo que hacen.

En esta tónica, el enviado de Estados Unidos, John Kerry, reconoció que han llegado a “un momento decisivo para el planeta”.

  • El dato: Los países desarrollados y los de Asia Pacífico son las zonas más contaminantes en el mundo al concentrar más de 50% de las emisiones.