Turistas graban el momento

(Video) Familia de orcas acorrala y devora a una gigantesca ballena azul

Las orcas llegaron en cuatro grupos, en el momento en que dieron con la ballena azul entraron en acción; "nuestros corazones se hundieron": turistas

Ballena azul
La ballena azul luchando por su vida ante las orcas.Foto: Captura de pantalla
Por:
  • La Razón Online

En las costas de Australia, un grupo de orcas acorraló y devoró a una ballena azul frente a turistas, quienes grabaron el momento.

En un video difundido por Whale Watch, compañía turística de las costas de ese país, se puede ver cómo los cetáceos comenzaron a cazar a la gigantesca ballena azul, la acorralaron, se lanzaron contra ella y en un momento que la dejaron sin fuerza aprovecharon para atacarla.

De acuerdo con el relato de Whale Watch, las orcas llegaron en cuatro grupos, en el momento en que dieron con la ballena azul entraron en acción, surgiendo hacia el oeste como suelen hacer cuando encuentran algo.

“La urgencia se podía sentir y la marejada fue corta ya que sólo 100 metros a nuestro lado, el océano comenzó a brillar de color azul y nuestros corazones se hundieron”, expresó.

Después, cuando las orcas consiguieron atacar a la ballena azul, estalló un movimiento en la zona, el agua se mostraba blanca y espumosa por el salvaje actuar de las orcas y la ballena tratando de defenderse desesperadamente.

En ese momento, las orcas se aferraban a la aleta dorsal para ahogar a la gigantesca ballena azul y debilitarla.

Después de casi dos horas, la familia de cactáceos pareció darse cuenta de que no eran suficientes para completar con éxito la caza de la ballena azul y decidieron retroceder.

“La increíble resistencia, inteligencia y corazón de este valiente jorobado permanecerá con nosotros para siempre. Nunca se rindió ni una vez y gracias a su fuerza y tamaño pudo mantenerse firme”, escribió Whale Watch.

Las orcas encabezan la lista de los animales más peligrosos y feroces, pueden pesar más de cinco toneladas y medir hasta nueve metros, lo que las convierten en una letal amenaza, así quedó demostrado con el ataque a una ballena azul.

EGC