Jacob Blake, a dos semanas del ataque

"No hay nada más que dolor", habla afroamericano baleado 7 veces por policías

El hombre de 29 años de edad narra en público por primera vez desde que fue tiroteado; médicos temen que nunca vuelva a caminar

AP20250542314246
Blake, desde la cama de hospital en la que se encuentra.Foto: AP
Por:

Jacob Blake, un hombre afroamericano de 29 años de edad que fue tiroteado siete veces por policías de Kenosha, Wisconsin, habló públicamente por primera vez desde el ataque, que los médicos temen que lo deje paralizado de cintura para abajo.

En un video publicado el sábado por la noche en Twitter por el abogado de su familia, Ben Crump, Blake dijo desde su cama de hospital que cada día sufre “veinticuatro horas de dolor, nada más que dolor. Duele respirar, duele dormir, duele moverse de un lado a otro, duele comer”.

Blake, padre de seis hijos, también dijo que tiene grapas en la espalda y el estómago.

“Su vida, y no sólo su vida, sus piernas, algo que necesita para moverse y avanzar en la vida, puede ser arrebatado de esta manera”, dijo Blake, chasqueando los dedos.

Añadió: "Manténganse unidos, ganen algo de dinero, hagan todo más fácil para nuestra gente, hombre, porque hay mucho tiempo perdido".

Blake recibió un disparo en la espalda por un oficial de policía blanco el 23 de agosto después de alejarse pues intentaban arrestarlo. 

Rusten Sheskey disparó después de que Blake abrió la puerta del lado del conductor de su propia camioneta y se inclinó hacia el vehículo. El tiroteo fue capturado en video y publicado en redes, lo que provocó varias noches de protestas y disturbios en Kenosha, una ciudad de aproximadamente 100 mil habitantes entre Milwaukee y Chicago.

Sheskey y los otros oficiales que estaban en el lugar fueron puestos en licencia administrativa en espera del resultado de una investigación por parte del Departamento de Justicia de Wisconsin. Ninguno de ellos ha sido acusado.

Blake, quien tenía una orden de arresto pendiente cuando le dispararon, se declaró inocente el viernes de los cargos que lo acusaban de agredir sexualmente a una mujer en mayo y renunció a su derecho a una audiencia preliminar. Apareció de forma remota a través de una videoconferencia desde su cama de hospital de Milwaukee, vestido con camisa de vestir y corbata. Habló solo para responder a las preguntas del juez.

El Departamento de Justicia del estado ha dicho que se recuperó un cuchillo del vehículo de Blake, pero no ha aclarado si lo sostenía cuando los agentes intentaron arrestarlo.

Raysean White, de 22 años, dijo que vio a Blake pelearse con tres oficiales y los escuchó gritar: “¡Suelta el cuchillo!, ¡Suelta el cuchillo! " antes de que estallaran los disparos, pero no vio un cuchillo en las manos de Blake.

El sindicato de la policía de Kenosha dijo que Blake tenía el cuchillo y se negó a que se lo dejaran caer, al contrario, peleó con la policía, incluso le puso a un oficial una llave de cabeza, dijo el sindicato. La policía utilizó dos veces una pistola Taser, que no detuvo a Blake.

kl