Objetivo es seguir atacando: Netanyahu

Merma Israel a Hamas y mata a 15 líderes; EU, por freno

Ejército reporta hasta 100 rivales caídos; alistan nueva reunión del Consejo de Seguridad y culpan a Biden de bloquear llamados; se abre otro frente por ataque del Líbano

27
Pobladores afectados observan las condiciones en que quedan las viviendas en Ashdod, Israel, tras un nuevo bombardeo, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

El Ejército israelí abatió al líder yihadista Hasam Abu Harbid con lo que van 15 objetivos de Hamas muertos y un centenar de combatientes neutralizados en una semana,

“Aviones de combate acabaron con Hasam, de la división norte de la Yihad, comandante de la organización durante más de 15 años”, aseveró el portavoz de las Fuerzas Armadas, Jonathan Conricus, sobre el terrorista responsable de los ataques con proyectiles hacia sus tropas.

Con ello, el Gobierno israelí reitera que su objetivo es acabar con la resistencia y proteger a la población, al cumplirse una semana de bombardeos en Gaza, en medio de las críticas por las víctimas palestinas; incluso, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, reiteró que continuarán la afrenta contra terroristas hasta garantizar la seguridad en Gaza.

“La instrucción es seguir atacando objetivos terroristas”, apuntó el mandatario; mientras que Hamas advirtió que si no frenan los ataques reforzarán lanzarán más cohetes a Tel Aviv, según su portavoz, Abu Ubaida.

Además, al evaluar la situación autoridades resaltaron que con el Operativo Guardián del Muro también han arremetido contra más de 800 objetivos de la organización criminal, incluido un submarino en la Franja de Gaza ayer, y se han lanzado 460 cohetes.

La instrucción es seguir atacando objetivos terroristas

Benjamín Netanyahu, Primer ministro de Israel

En contraste, la ofensiva terrorista disparó en el mismo periodo más de tres mil misiles, seis veces más que las Fuerzas Armadas israelíes, aunque 90 por ciento fue interceptado. Sin embargo, sigue creciendo el saldo de víctimas desde el inicio de nuevos ataques el pasado 10 de mayo con 201 muertos y mil 300 heridos.

Ante la negativa a cesar el fuego en la región, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alista una nueva reunión, a petición de regiones como Noruega y países islámicos que abogan por una intervención imediata para detener los ataques, emitir un pronunciamiento en consenso y exigir a ambas partes acabar con los bombardeos.

Se prevé que hoy debatan por tercera vez la situación ante el evidente deterioro y el asesinato de inocentes; mientras que la Asamblea General de Naciones Unidas discutirá el tema el próximo 20 de mayo, adelantó su presidente, Volkan Boskir.

En tanto, el mandatario estadounidense, Joe Biden, expresó en llamada telefónica con Netanyahu su apoyo a detener el fuego, y animó al líder a hacer todo lo posible para garantizar la protección de civiles, aunque refrendó su respaldo “a defenderse contra ataques indiscriminados”.

(Biden) escribe la historia con sangre en las manos

Recep Tayyip Erdogan, Presidente de Turquía

Esto contrasta con señalamientos de fuentes diplomáticas, quienes acusaron que este país bloqueó por tercera ocasión un pronunciamiento del organismo, al insistir que tal acción no abona a poner fin al conflicto; previamente el secretario de Estado de EU, Antony Blinken, confirmó que no se sumarían a pedir que se acaben las hostilidades, pero reiteró el apoyo de para terminar con la violencia.

En respuesta, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a Estados Unidos de fomentar el terrorismo al respaldar la defensa israelí y aseveró que Joe Biden “tiene sangre en las manos” por los desproporcionados ataques contra Gaza.

Y mientras varios gobiernos y la comunidad internacional pugnan por el cese al fuego, en la región se abre un nuevo frente, pues desde el Líbano se lanzó un ataque contra Israel, cuyos cohetes cayeron en la región agresora cerca de la frontera, así lo denunció el Ejército en redes sociales.

En respuesta las Fuerzas Armadas “abrieron fuego hacia el lugar de donde provinieron” luego de la sorpresiva acción, presuntamente la segunda, pues algunos medios reportaron desde el pasado 13 de mayo que ya se había detectado una ráfaga de al menos tres misiles hacia la zona sur del país.

ALISTAN VENTA DE 700 MDD EN ARMAS

El Gobierno estadounidense autorizó la venta de más de 700 millones de dólares en armas a Israel cinco días antes de la escalada de bombardeos, lo que generó críticas en el país por el apoyo hacia Benjamín Netanyahu.

De acuerdo con The Washington Post la negociación, notificada el pasado 5 de mayo, incluye municiones que convierten bombas en misiles guiados de alta precisión, lo que abre el debate sobre quién comenzó la escalada, pues Israel y Hamas culpan a la contraparte de iniciar los bombardeos.

Mientras el Congreso tiene 20 días para ratificar o rechazar el acuerdo del armamento, comenzaron los cuestionamientos por parte de legisladores como el caso de Bernie Sanders, quien exige un papel más activo de Biden en la escalada y demócratas que empujan someter a revisión el respaldo a Netanyahu.

Casi a la par de esta medida, se reportó que el Departamento del Tesoro sancionó a firmas y ciudadanos de Turquía, Siria e Irak por financiar al Estado Islámico, condenando el fomento a actos terroristas.

En tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su apoyo a Israel y al igual que Estados Unidos apuntó que este país está en su derecho a defenderse.

PIDEN ACCESO A GAZA

Ante el aumento de hostilidades y bombardeos en la Franja de Gaza, el Comité Internacional de la Cruz Roja demandó que se les permita brindar atención a las víctimas, al recordar que decenas de inocentes han muerto en la embestida.

“Llamamos a todas las partes para que protejan a civiles y reduzcan la tensión”, expresó el director, Robert Mardini.

Por separado, la ONU insistió que esta escalada puede desencadenar una crisis humanitaria devastadora por el cierre de pasos fronterizos, pues se obstaculiza la entrega de productos básicos de por sí ya limitados en la región.

  • El dato: Hamas arremetió contra el gobierno israelí por atacar a civiles al afirmar que no tienen oficinas en una torre derribada, en la que están las instalaciones de AP y Al Jazeera.