Descartan venganza o represión

Talibán ya controla Afganistán y EU enfrenta fuerte crisis por retirada

El presidente Ashraf Ghani huye de l país y deja a su suerte a su pueblo; ofrecen yihadistas transición pacífica a 20 años de su derrota; EU controla aeropuerto para evacuar a sus ciudadanos y aliados

Islamistas, instalados ayer en el Palacio Presidencial, en Kabul, tras la toma de la ciudad.
Islamistas, instalados ayer en el Palacio Presidencial, en Kabul, tras la toma de la ciudad.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

A dos semanas de acechar puntos estratégicos de Afganistán, los talibanes asumieron el control de Kabul y acorralaron al presidente, Ashraf Ghani, quien huyó y admitió que los disidentes “ganaron”, y surgen dudas sobre lo que puede desecandenar este hecho en la lucha antiterrorista.

Ante la inminente salida de tropas de Estados Unidos, país responsable de expulsarlos tras los atentados del 11-S de 2001, y pese a las alertas que calculaban que en tres meses podrían llegar a la capital, los islámicos realizaron una sorpresiva operación y retornaron en busca del poder, en medio de negociaciones para compartirlo, con la intención de formar un gobierno en el que todos los sectores tengan representación.

Desde temprana hora, los insurgentes se alzaron con el poder, tras apoderarse provincia a provincia de 30 de las 34, con la orden de no usar la fuerza y esperar una transición pacífica, como se acordó con Ghani, ahora desconocido por su propio gabinete tras dejar a su suerte al pueblo.

Esta estrategia ahora queda en vilo, pues el Gobierno no ha dado señales de reanudar la negociación y los islamistas tomaron el Palacio presidencial y quitaron las banderas de EU como la de la embajada; incluso, el ministro del Interior, Ali Ahmad Jalali, y el jefe del Consejo de Reconciliación Nacional, Abdullah Adbullah, responsabilizaron a quien ahora señalan como “expresidente” de lo que le pase a los afganos y pidieron a los ciudadanos resistir, pues prevén “días difíciles”.

.Gráfico: La Razón de México

En respuesta, el vocero talibán, Suhail Shaheen, adelantó que no habrá venganza, pues ni el gobierno ni el pueblo corren peligro, ya que no habrá ataques ni invasiones en viviendas, pero sí una rendición de Gobierno.

Refirió que el objetivo es levantarse con un gobierno inclusivo, en el que las mujeres gozarán de una mejor posición que en el pasado y, aunque no ahondó en los detalles, dijo que podrán seguir estudiando y no perderán sus derechos.

Horas después, Ghani, quien no reveló dónde está, pero se presume se refugió en Tayikistán luego de ser delatado por funcionarios, sostuvo que su decisión fue para evitar un “baño de sangre”, pues eso representaba su permanencia.

En una publicación de Facebook agregó “pensé que era mejor marcharme”, pues todo apuntaba, según explicó, a que en esta embestida, los islamistas que buscan convertir al país en un Emirato Islámico —nombre que ostentaba hasta hace dos décadas— iban a martirizar a los ciudadanos y destruir la capital afgana.

No obstante, aseguró que, aunque tomen el control, nunca tendrán legitimidad, pero ahora son los únicos responsables del honor y autopreservación del país, mientras civiles temen que la nación retorne a tiempos de brutal represión, por lo que intentaron huir sin resultado, pues el aeropuerto fue cerrado a vuelos comerciales y se transformó en sede militar, pues decenas de aviones y helicópteros de EU y otras naciones acudieron de manera inmediata por sus representaciones diplomáticas para resguardar a su personal y connacionales, luego de que Gran Bretaña, Alemania, España y Canadá ordenaron su salida.

Ciudadanos huyen a la frontera con Pakistán tras ascenso de insurgentes.Foto: Reuters

Critican resultados en 2 décadas. En Estados Unidos cuestionaron la fallida salida del país, luego de una estancia de dos décadas en la que pretendían encumbrar a las Fuerzas Armadas locales para enfrentar cualquier disidencia.

Legisladores señalaron que claramente el plan de Joe Biden para que los talibanes no retornaran al poder fue aplastado por este grupo terrorista, mientras que el expresidente Donald Trump, quien prometió la salida de tropas desde el año pasado, demandó la renuncia de su sucesor al afirmar que es el único responsable de una de las peores derrotas del país.

.Gráfico: La Razón de México

Previamente, algunos legisladores republicanos reprocharon la falta de táctica, al señalar que aún sin retirarse oficialmente, el Estado Islámico borró la presencia del país en la región y se vio algo inimaginable, la salida del cuerpo diplomático de emergencia a bordo de helicópteros; mientras que demócratas lamentaron la situación y optaron por culpar al exmandatario Trump de esta decisión, sin que hasta el cierre de esta edición se pronunciara Biden, aunque se reportó que ya envió a mil soldados más, quienes originalmente se dirigían a Kuwait.

En tanto, el secretario de Estado, Antony Blinken, minimizó las comparaciones con lo sucedido en Vietnam al señalar que no hay ninguna similitud con la caótica situación en la embajada de Hanói en 1975 y agregó que la salida de ayer busca reubicar y proteger a sus funcionarios, luego de reconocer que la escalada fue más rápida de lo que anticiparon.

Posteriormente, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) demandó al grupo talibán moderar sus acciones para evitar poner en riesgo a la población y no afectar la negociación pacífica.