Episodio inédito en eu deja al menos 4 muertos

Trump instiga golpe en Capitolio contra certificación de Biden

Partidarios del presidente marchan desde la Casa Blanca tras discurso en el que insiste en que les robaron el triunfo; enfurecidos irrumpen en el Congreso; enfrentan a guardias y toman oficinas de congresistas; en sede del Partido Republicano, la policía desactiva bomba; Washington DC decreta toque de queda; Biden califica hecho como insurrección; el vicepresidente Pence rechaza cambiar resultado de comicios y condena actos violentos; también Canadá, GB y Francia; tras varias horas se restablece sesión para validar resultado de elección; demócratas se hacen del control de las dos cámaras con triunfos de última hora

1-1
La guardia del Congreso se atrinchera y alista ante el ingreso de manifestantes, ayer.Foto: AP
Por:

En un hecho inédito en Estados Unidos, país que ha enarbolado la bandera del respeto a la democracia y los derechos, cientos de manifestantes pro-Trump ingresaron ayer por la fuerza al Congreso, en Washington, donde se llevaba a cabo el debate para la certificación del triunfo electoral de Joe Biden, que hizo necesario el despliegue de la Guardia Nacional cuando hubo disparos al interior del edificio que le costó la vida a cuatro personas.

Pasaban las 11 de la mañana cuando el presidente Donald Trump daba un discurso ante sus seguidores, a quienes había convocado a través de su cuenta de Twitter desde el 4 de enero a una protesta que él mismo describió sería “salvaje”. “Gran protesta en DC el 6 de enero. ¡Estén presentes, será salvaje!”, escribió el fin de semana.

Ante una multitud enardecida por las constantes descalificaciones de la elección presidencial del 3 de noviembre, Trump reiteró su deseo de defender lo que el ha considerado fraude electoral, e instó a sus seguidores a ir al Congreso.

“Vamos a luchar más duro y Mike Pence va a tener que salir adelante para nosotros y si no lo hace será un día muy triste para nuestro país porque ha jurado defender nuestra constitución, ahora depende del Congreso confrontar este asalto contra nuestra democracia. Y después de esto vamos a marchar, yo estará ahí con ustedes, vamos a marchar hasta el capitolio y vamos a vitorear a nuestros valerosos senadores y legisladores”, desafió el magnate.

“Estas son cosas y eventos que suceden cuando una victoria electoral sagrada y aplastante es despojada de manera tan brutal y sin ceremonias de los grandes patriotas que han sido mal e injustamente tratados durante tanto tiempo. Vete a casa con amor y en paz. ¡Recuerda este día para siempre!”

Sin embargo, los ánimos ya estaban calientes y un aplauso no fue lo que ofreció la turba. Vestidos de vikingos o guerreros sioux, algunos armados cientos de seguidores se dirigieron al Congreso para irrumpir la sesión. En un primer intento, lograron derribar las vallas de seguridad, pero fueron replegados con gases lacrimógenos por la policía que resguardaba el inmueble.

Ante la violencia que empezaba a darse, la policía del Congreso ordenó un cierre de emergencia y desalojó edificios aledaños como la Biblioteca y las oficinas de Cannon House.

Al filo de las 13:30, en un segundo intento, los manifestantes pudieron derribar a los agentes que ya empuñaban sus armas para tratar de contenerlos. Pero fue inútil, los manifestantes los superaban en número por creces. En ese momento, la sesión para certificar el triunfo de Biden fue suspendida.

Partidarios de Donald Trump trepan las paredes del Congreso, en protesta por el triunfo de Joe Biden, ayer.Foto: AP

Previendo un escenario caótico por los hechos violentos, agentes evacuaron al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien ordenó el despliegue de la Guardia Nacional para controlar a la turba.

Pero ésta seguía avanzando. Entraron por las ventanas, saltaron de los balcones entre gritos de “Trump ganó las elecciones!”, voltearon muebles y quitaron fotografías de las paredes.

Gráfico

Algunos individuos, incluso, se sentaron en el podio o ingresaron a la oficina de Nancy Pelosi, donde se tomaron fotografías.

Entre el forcejeo los disparos surgieron, y una mujer que participaba en la toma al Congreso fue herida de muerte por un disparo que, se presume, recibió de las fuerzas de seguridad del Congreso. Por la noche, medios estadounidenses revelaron que la víctima se llamaba Ashley Babbit, originaria de San Diego y veterana de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Además, fue oficial de seguridad de alto nivel.

Momentos en que algunos congresistas se arrodillaron en el suelo junto a sus asientos, buscando protegerse.Foto: AP

Ante el caos que reinó por más de cuatro horas, la alcaldesa de Columbia, Muriel Bowser, decretó toque de queda a partir de las 18:00 horas, mismo que durará hasta las 6 de la mañana de este jueves; además, estado de emergencia durante 15 días, al señalar que Donald Trump “fomenta la ira”.

Anoche, la policía del estado de Washington informaba el saldo final de los enfrentamientos entre los manifestantes y los elementos de la Guardia Nacional: al menos cuatro muertos, 14 oficiales heridos y 52 personas detenidas durante la toma violenta del Congreso.

Se recuperaron también dos bombas de tubo, una afuera del Comité Nacional Demócrata y otra frente al Comité Nacional Republicano, indicaron funcionarios de la policía.

Simpatizantes del republicano Donald Trump ingresaron al edifico del Senado ondeando banderas, ayer.Foto: Reuters

Con Georgia, demócratas se hacen del Senado

los demócratas ganaron los dos escaños en el Senado de Georgia, y con ellos, la mayoría en el Senado de Estados Unidos, ya que los votos finales se contaron el miércoles, lo que le supuso al Presidente Donald Trump una sorprendente derrota en sus últimos días en el cargo y mejoró dramáticamente el destino del Presidente electo Joe Biden.

Jon Ossoff y Raphael Warnock, demócratas que representaban la coalición en evolución de su partido, derrotaron a los republicanos David Perdue y Kelly Loeffler.

Esto dos meses después de que Biden se convirtiera en el primer candidato Presidencial demócrata en conquistar el estado desde 1992. Las elecciones de esta semana marcan el final formal de la turbulenta temporada electoral de 2020.

Los riesgos inusualmente altos transformaron a Georgia, una vez un estado sólidamente republicano, en uno de los principales campos de batalla de la nación para los últimos días de la Presidencia de Trump, y probablemente más allá.

Con información de AP