Países pobres pagan más por dosis de vacuna

Ante urgencia por vacunas COVID-19, instan a farmacéuticas a compartir patentes

Las empresas, que han desarrollado vacunas contra COVID-19 con dinero público, se niegan a compartir patentes argumentando que necesitan proteger su propiedad intelectual y garantizar la seguridad

vacunas-covid-ops-méxico
Casi 80 por ciento de las vacunas contra COVID-19 hasta ahora se han administrado en solo 10 países ricos, según la OMS.Foto: Reuters
Por:
  • La Razón Online /Associated Press

En África y el sudeste asiático, los gobiernos y las organizaciones civiles, así como la Organización Mundial de la Salud (OMS), están pidiendo a las empresas farmacéuticas que compartan la información de sus patentes de vacunas contra COVID-19 de manera más amplia para hacer frente al enorme déficit mundial de los biológicos contra la pandemia que ya ha cobrado más de 2.5 millones de vidas en el mundo.

Las compañías farmacéuticas que tomaron dinero de los contribuyentes de Estados Unidos o Europa para desarrollar vacunas a una velocidad sin precedentes dicen que están negociando contratos y acuerdos de licencia exclusiva con los productores caso por caso porque necesitan proteger su propiedad intelectual y garantizar la seguridad.

El enfoque de trato por trato también significa que algunos países más pobres terminan pagando más por la misma vacuna que los países más ricos. Sudáfrica, México, Brasil y Uganda pagan diferentes cantidades por dosis por la vacuna AstraZeneca, y más que los gobiernos de la Unión Europea, según estudios y documentos disponibles públicamente. AstraZeneca dijo que el precio de la vacuna variará según los costos de producción local y la cantidad de pedidos de los países.

Los críticos dicen que este enfoque fragmentado es demasiado lento en un momento de necesidad urgente de detener el virus antes de que mute a formas aún más letales. La OMS pidió a los fabricantes de vacunas que compartan sus conocimientos para "aumentar drásticamente el suministro mundial".

"Si se puede hacer eso, inmediatamente de la noche a la mañana todos los continentes tendrán docenas de empresas que podrían producir estas vacunas", dijo Abdul Muktadir, cuya planta de Incepta en Bangladesh ya fabrica vacunas contra la hepatitis, la gripe, la meningitis, la rabia, el tétanos y sarampión.

En todo el mundo, el suministro de vacunas contra el coronavirus está muy por debajo de la demanda y la cantidad limitada disponible se destina a los países ricos. Casi 80 por ciento de las vacunas hasta ahora se han administrado en solo 10 países, según la OMS. Más de 210 países y territorios con 2,500 millones de personas no habían recibido una sola dosis hasta la semana pasada.

“Lo que vemos hoy es una estampida, un enfoque de supervivencia del más apto, donde aquellos con los bolsillos más profundos, con los codos más afilados están agarrando lo que hay y dejando que otros mueran”, dijo Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA.

En Sudáfrica, hogar de la variante de COVID-19 más preocupante del mundo , la fábrica de Biovac ha dicho durante semanas que está en negociaciones con un fabricante anónimo sin contrato para demostrarlo. Y en Dinamarca, la fábrica bávara nórdica tiene capacidad de sobra y la capacidad de producir más de 200 millones de dosis, pero también está esperando noticias del productor de una vacuna contra el coronavirus con licencia.

Los gobiernos y los expertos en salud ofrecen dos posibles soluciones a la escasez de vacunas: una, apoyada por la OMS, es un grupo de patentes inspirado en una plataforma creada para tratamientos contra el VIH, la tuberculosis y la hepatitis para el intercambio voluntario de tecnología, propiedad intelectual y datos. Pero ninguna empresa se ha ofrecido a compartir sus datos.

La otra, una propuesta para suspender los derechos de propiedad intelectual durante la pandemia, ha sido bloqueada en la Organización Mundial del Comercio por Estados Unidos y Europa, sede de las empresas responsables de crear las vacunas contra el coronavirus. Esa campaña cuenta con el apoyo de al menos 119 países y la Unión Africana, pero los fabricantes de vacunas se oponen firmemente.

Las compañías farmacéuticas dicen que en lugar de levantar las restricciones de propiedad intelectual, los países ricos deberían simplemente dar más vacunas a los países más pobres a través de COVAX, la iniciativa público-privada que la OMS ayudó a crear para una distribución de vacunas más equitativa. La organización y sus socios entregaron sus primeras dosis la semana pasada en cantidades muy limitadas.

Pero los países ricos no están dispuestos a renunciar a lo que tienen. Ursula Von der Leyen, directora de la Comisión Europea, ha utilizado la frase “bien común global” para describir las vacunas, pero la Unión Europea impuso controles a la exportación de vacunas, lo que les dio a los países el poder de evitar que las vacunas salieran.