Luis Niño de Rivera termina dirigencia al frente de la ABM

La banca tomó decisiones correctas frente a la pandemia: Niño de Rivera

El Presidente de la ABM destaca haber actuado rápido con programas de diferimiento de capital y reestructuras de crédito para apoyar a cuentahabientes por la crisis.

El también presidente del Consejo de Administración de Banco Azteca, en una imagen de archivo.
El también presidente del Consejo de Administración de Banco Azteca, en una imagen de archivo.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Ana Martínez

Para enfrentar la pandemia de Covid-19 lo más importante fue actuar rápido, porque no teníamos tiempo de ahondar en la problemática. Por fortuna, las decisiones que tomamos dieron los resultados que esperábamos, ese es mi mayor aprendizaje ante la crisis, afirmó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Tras dos años, Niño de Rivera deja de dirigir la asociación que aglutina a las 50 instituciones de banca múltiple más importantes del país, dos años que calificó de relevantes para su trayectoria por los retos a los que se enfrentó, como la pandmia de Covid-19, que desencadenó la crisis económica más profunda de la que se tiene registro.

En entrevista con La Razón, el presidente del Consejo de Administración de Banco Azteca comentó que en marzo pasado tomó, junto con el gremio, una de las decisiones más importantes para los usuarios de la banca en el país: lanzar los programas de apoyo para diferir capital e intereses, así como reestructurar créditos.

.Gráfico: La Razón de México

El directivo afirma que la decisión fue casi inmediata, pues recuerda que no se tenía tiempo de discutir o analizar las opciones; ahora, refiere, hay que darle seguimiento a las acciones emprendidas y vigilar que las cosas marchen de forma correcta, pues si no resulta como se espera, se debe corregir.

“Hay que reaccionar rápido, mi aprendizaje ahí (el inicio de la pandemia) fue que no teníamos tiempo para ahondar, teníamos que actuar”, sostuvo en una de sus últimas entrevistas como presidente de la ABM.

Sin embargo, Niño de Rivera se dijo satisfecho con los programas que lanzó la banca, los reguladores y las autoridades para apoyar a los clientes a sobrellevar la crisis económica.

Datos de la ABM revelan que el programa de diferimiento de capital e intereses, que abarcó de marzo a julio de 2020, benefició a 8.6 millones de clientes, con un valor de 1.1 billones de pesos; lo que representó 22 por ciento del crédito al sector privado; mientras que la reestructura de créditos (de octubre del año pasado a los primeros meses de 2021) ha apoyado a 1.1 millones de clientes, por 334 mil millones de pesos.

“La banca está siendo parte de la solución para la recuperación económica, por supuesto, porque está en una situación de solidez financiera muy elevada que nos permite seguir siendo parte de la solución”.

Frente a la recuperación económica tras el Covid-19, el presidente de la Asociación de Bancos de México afirmó que la velocidad del programa de vacunación permitirá que las personas salgan a reactivar su capacidad de generar ingresos lo que impulsará el empleo y el consumo, aunque reconoció que la estrategia del Gobierno va muy lenta.

Hay que reaccionar rápido, mi aprendizaje al inicio de
la pandemia, es que no teníamos tiempo para ahondar, teníamos que actuar... La banca es parte de la solución, porque está en una situación de solidez financiera
muy elevada

Luis Niño de Rivera
Presidente saliente de la ABM

Indicó que lo primero que se necesita es que las empresas se reactiven, pues esto junto con la demanda, generarán producción para cumplir con la oferta que corresponda.

“Si las empresas y el país tienen eso, la banca siempre está dispuesta a ayudar a todas las personas y a las empresas que tienen buena actividad económica. Vamos a seguir apoyando a nuestros clientes en las necesidades de reestructura, pero también vamos a seguir participando en los programas que ya se pusieron en marcha”.

Luis Niño de Rivera abrirá paso a la gestión de Daniel Becker, actual presidente y director de Grupo Financiero Mifel, y asegura que no dejará ningún pendiente a su sucesor, ya que señala que en una encomienda como ésta, “no hay principio y fin realmente”.

“Sí hay muchos temas a los que se les tiene que dar seguimiento, pero no es que los deje, sólo van evolucionando”.

El sector bancario cerró el año pandémico con un Índice de Capitalización (ICAP) en 17.7 por ciento, por encima del 10 por ciento mínimo regulatorio; un Índice de Liquidez en 227 por ciento, cuando el 100 por ciento es lo mínimo esperado, mientras que la cartera vencida está cubierta 1.7 veces y hay un billón 400 mil millones de pesos disponibles para prestar.

Hacia adelante, Niño de Rivera continuará trabajando como hasta hoy en Banco Azteca, pues afirma que no dejó nunca de laborar para esa institución.

“Sigo teniendo responsabilidades y continúan. Seguiré con mi trabajo aquí de tiempo completo. Nada más que ahora podré dormir un poco más”, finalizó el banquero.