Se despide de Hacienda

“Estamos dejando lo peor de la crisis atrás”: Arturo Herrera

El ahora exfuncionario, asegura que su trabajo ayudó a mitigar los efectos a los más vulnerables; la SHCP dice que no hay impedimento para que Ramírez de la O inicie labores

14
Arturo Herrera, lanzó su último video como secretario de Hacienda, tras dejar el cargo para convertirse en el próximo gobernador del Banxico.Foto: Especial
Por:
  • Ivonne Martínez

En su último día como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera Gutiérrez, afirmó que “estamos dejando lo peor de la crisis atrás”, luego que la pandemia de Covid-19 provocó difíciles circunstancias económicas y dolorosas pérdidas de vidas.

Tras afirmar que este cargo ha sido la mayor responsabilidad y honor que ha tenido en su vida profesional, resaltó que le tocó llevar las riendas de la Secretaría de Hacienda durante la crisis económica más severa desde la Gran Depresión y la crisis sanitaria más grave a nivel mundial desde la influenza española.

A través de un video grabado en Palacio Nacional, sede de la SHCP, ayer en la noche en redes sociales, afirmó que los trabajos de la dependencia estuvieron orientados a tratar de mitigar los efectos que estas crisis podían tener en la población en general, pero sobre todo en los más vulnerables.

Al mismo tiempo, acotó, se cuidó mucho de enfocar este trabajo de tal forma que se mantuvieran los equilibrios macroeconómicos y financieros del país, para así asegura que se pudiera salir bien de esta crisis, sino que se pudiera tener una recuperación ordenada y constante en los próximos años.

El secretario de Hacienda saliente, quien será sustituido en el cargo por el economista Rogelio Ramírez de la O, resaltó que si bien México pasó por circunstancias económicas difíciles y en, la parte sanitaria, por temas dolorosos tan dolorosos por la pérdida de vidas de muchos compatriotas, “estoy convencido que estamos dejando lo peor de la crisis atrás”.

No obstante, precisó, todavía tenemos que ser muy cuidadosos en las próximas semanas, pero “todos vamos a enfrentar un mejor México, un México más optimista, y será un compromiso de todos el asegurarnos que podemos construir un mejor país que el que dejamos en 2019”.

Herrera Gutiérrez, quien será propuesto oficialmente en los próximos meses como gobernador del Banco de Mexico, cargo que asumirá en 2022, en sustitución Alejandro Díaz de León, agradeció a su equipo de la SHCP por los logros que ha tenido la dependencia durante su gestión.

Ramírez de la O asume hoy

 La dependencia federal informó que Rogelio Ramírez de la O entrará en funciones como titular de la dependencia a partir de hoy 16 de julio, y aclaró que, aunque el nombramiento debe ser ratificado por la Cámara de Diputados, no hay impedimento legal para que inicie el ejercicio de su encargo.

En una nota informativa, la dependencia refirió que el Presidente de la República, en ejercicio de la facultad exclusiva que le otorga el artículo 89 fracción II de la Constitución, nombró a Ramírez de la O como secretario de Hacienda, en sustitución de Arturo Herrera.

“Si bien el nombramiento debe ser ratificado por la Cámara de Diputados, los Secretarios de Estado entran en funciones el día de su nombramiento, y en caso de no ser ratificados en los términos previstos en la propia Constitución, dejarán de ejercer su cargo”, expuso.

Por ello, agregó, a partir de que el Presidente de la República formaliza el nombramiento del secretario de Hacienda y Crédito Público, se encuentra en aptitud legal de iniciar el ejercicio de su encargo, pudiendo ejercer la totalidad de las atribuciones que la ley le confiere.

“Toda vez que nuestra Constitución no establece un plazo específico para que la Cámara integrante del Poder Legislativo competente realice la ratificación correspondiente, la ratificación no constituye un impedimento para que el nombramiento efectuado por el Presidente de la Republica inicie todos sus efectos legales”, subrayó la SHCP.

Relevo da esperanza a la IP

 La cercanía que tiene Ramírez de la O con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, podría modificar aspectos en el Gobierno para bien, confió Luis Foncerrada, economista en jefe de la American Chamber of Commerce (AmCham) México.

El experto manifestó que la idea de que exista un cambio importante en lo que resta de la administración dependerá en gran medida del nombramiento de Ramírez de la O, pues consideró que el Jefe del Ejecutivo sabe muy bien como piensa el futuro secretario.

“Creo que Rogelio aceptó (estar en la SHCP) a cambio de una mayor flexibilidad o de una mayor apertura para poder llevar a cabo ciertos cambios. Si alguien puede modificar en algo, yo esperaría o tengo la certeza, que fuera él”, expuso Foncerrada.

Dentro de los trabajos que tendrá Ramírez de la O una vez se le ratifique en el cargo, está la situación de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la estabilidad de las finanzas públicas, porque están en una situación frágil, sostuvo. 

“Se va a enfocar a resolver los tres grandes temas: Pemex e incrementar la recaudación. Ahí el ISR puede aportar, el IVA con un cambio de cero a exentos puede aportar mucho, y se puede resolver la parte del comercio internacional”, señaló.

La Asociación de Bancos de México (ABM) también dio la bienvenida a Rogelio Ramírez de la O y puntualizó que es importante mantener una estrecha comunicación y colaboración con las autoridades del sector financiero.

“Reiteramos nuestro compromiso de mantenernos como un interlocutor constante y de vocación social e incluyente en la construcción de una nación más próspera y equitativa”, sostuvo el organismo empresarial que dirige Daniel Becker.

En tanto, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) señaló que el relevo se da en un entorno en el que la economía se ha venido reactivando de manera positiva, después de la recesión más severa de los últimos 100 años. No obstante, aseguró que enfrenta importantes desafíos coyunturales de corto plazo y riesgos estructurales que podrían inhibir su capacidad de crecimiento potencial.

Agregó que el IMEF hace votos para que se mantenga la disciplina fiscal y se privilegie una política económica que incentive niveles de crecimiento elevado, sostenido y con un impacto incluyente.

En este contexto, el impulso decidido a la inversión, tanto pública como privada, así como la orientación del gasto público hacia destinos de elevada rentabilidad social, es un componente central.