Advierten de riesgos al alza para el indicador

Inflación crece 7.29%, menos de lo estimado

Aun cuando el nivel de los precios es menor, las estimaciones arrojan que la meta del Banxico se alcanzará hasta finales del 2024; afirman que índice puede llegar a 8.0%

Inflación en México se ubica en 7.29%.
Inflación en México se ubica en 7.29%.Foto: Especial.
Por:
  • La Razón Online

En los primeros 15 días de marzo, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una tasa anual de 7.29 por ciento, una cifra alta, pero que se ubica por debajo de lo que preveía el consenso.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer que el incremento en la inflación se debió a que el indicador no subyacente se ubicó en 9.10 por ciento en su comparación anual y en 0.86 por ciento en la quincenal; es decir, que el indicador que registra los productos de mayor volatilidad como los energéticos y los agropecuarios no incrementaron mucho; sin embargo, el porcentaje quincenal fue el más alto desde la segunda quincena de noviembre, cuando alcanzó 1.34 por ciento.

En el caso de la inflación subyacente, que es la medida de la trayectoria de la inflación en el mediano y largo plazo, mostró presiones al alza, con un incremento de 0.35 por ciento, cifra que está, relativamente, cerca de las expectativas; en tanto, su comparación anual fue de 9.10 por ciento.

Si bien las expectativas de los analistas preveían un porcentaje superior de crecimiento en el índice de precios, las presiones al alza continúan, advirtió un análisis de Banco Base.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de la institución, los precios de los energéticos continúan su tendencia al alza y en el caso particular del gas LP y las gasolinas, se registra un crecimiento mayor al observado en quincenas previas.

Asimismo, menciona que los precios de las mercancías subieron a una tasa quincenal de 0.49 por ciento, similar al promedio de la inflación quincenal desde diciembre del año pasado.

Gráfico
Gráfico

“En resumen, no han cedido las presiones inflacionarias. Asimismo, de la inflación general quincenal que se ubicó en 0.48 por ciento, el 80.1 por ciento estuvo explicado por el componente de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno (de la inflación no subyacente), así como por el componente de mercancías (de la inflación subyacente)”, explica.

Vale la pena resaltar que la inflación se ha ubicado 25 quincenas consecutivas por encima del rango objetivo fijado por el Banco de México (3 por ciento, +/- un punto porcentual).

Específicamente en el índice que considera a los productos más volátiles, se encuentran los productos agropecuarios con 0.24 por ciento, las frutas y verduras, con 0.01 por ciento y los productos pecuarios con 0.41 por ciento quincenal. 

En contraste, los energéticos subieron 1.82 por ciento quincenal, siendo el mayor incremento para una quincena igual desde marzo de 1995. Esto se debió a que el gas LP subió a una tasa quincenal de 3.74 por ciento, la gasolina de alto octanaje 0.72 por ciento y la gasolina de bajo octanaje 1.25 por ciento.

En tanto en la inflación subyacente el componente de mercancías, su índice subió a una tasa quincenal de 0.49 por ciento y se ubicó en una tasa anual de 8.54 por ciento.

Con esto, Banco Base espera que al cierre del año su estimación de una tasa inflacionaria de 5.5 por ciento se mantenga, pues aunque la tasa anual fue menor, las presiones que pueden disparar el indicador se mantienen al alza.

Gráfico
Gráfico

Asimismo, señaló que hacia delante no se descarta un ajuste de la expectativa de inflación hacia el 8.0 por ciento, en caso de que las presiones inflacionarias observadas en las primeras cinco quincenas del año continúen durante el segundo trimestre.

“Si las presiones inflacionarias continúan hasta el tercer trimestre, la expectativa de cierre podría revisarse a 10 por ciento. Sin embargo, aún es anticipado hablar de una revisión tan fuerte, pues dependerá del desempeño de los precios de las materias primas, de las disrupciones en cadenas de suministro y de la actividad económica, todo esto a su vez resultado de la trayectoria de la pandemia y del alcance y duración de la guerra”, refirió.

lemm.