Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional

Prodesen contempla proyectos renovables hasta que termine la gestión de AMLO

El Prodesen estableció que la evolución de la producción de energía eléctrica estimada de 2020 a 2034 seguirá siendo predominante el consumo de gas natural,

energías renovables-sener
Dentro del Prodesen se contemplaron los proyectos estratégicos de infraestructura necesarios para cumplir con la política energética nacionalFoto: Cuartoscuro
Por:

Será hasta después de 2024, cuando concluya la administración de Andrés Manuel López Obrador, cuando se consideran proyectos renovables dentro del desarrollo de centrales eléctricas del país, resaltó el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen).

De acuerdo con el capítulo 6 de este documento, que se dio a conocer con un retraso de ocho meses, principalmente por la contingencia que derivó de la pandemia de Covid-19, según explicaron autoridades; se contemplaron los proyectos estratégicos de infraestructura necesarios para cumplir con la política energética nacional.

“Posterior a 2024, con fundamento en los lineamientos de política energética, se consideran proyectos de generación flexibles con tecnologías convencionales y proyectos de Energía Limpia”, informó la Secretaría de Energía (Sener) a través del Prodesen.

Asimismo, estableció que la evolución de la producción de energía eléctrica estimada de 2020 a 2034 seguirá siendo predominante el consumo de gas natural, con una incorporación gradual y ordenada de la participación de las energías limpias.

Lo anterior, dijo, con el objetivo de cumplir las metas establecidas, pero privilegiando la Confiabilidad en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) ante la intermitencia de las renovables, pese a que México tiene el potencial para instalar este tipo de generación de energía.

Lo establecido en el Prodesen, que proyecta la planeación eléctrica a 15 años, va en línea con el Plan de Negocios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a la vez que concuerda con lo que planteó la empresa del Estado al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) de estar obligado por ley a limitar en cada nodo la capacidad máxima a generar, para asegurar la confiabilidad. “Esto implica para generadores privados reducir su producción anual”.

Pese a lo expuesto, la Sener continúa con su meta de que 35 por ciento de la energía que se genere en el país venga de fuentes limpias, mediante un nuevo modelo energético que impulsa a las productoras del Estado.

Por otro lado, el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional también proyectó el consumo de energía eléctrica ante la emergencia sanitaria de Covid-19. En el capítulo 5 “Demanda y Consumo 2020-2034” se detalló que el Producto Interno Bruto (PIB) para medir la evolución del sector pasó de 2.8 por ciento a 2.7 por ciento, ante la incertidumbre de la pandemia.

El consumo bruto de electricidad se contraerá de 2.7 por ciento a 2.5 por ciento como efecto del Covid-19. Por su parte, la demanda máxima se reducirá de 2.8 por ciento a 2.6 por ciento, detalló el Prodesen.