Tras dejar la CDMX el color rojo

Restauranteros piden abrir en interiores, con aforo reducido, en semáforo naranja

Empresarios del sector dicen que ellos operan actualmente como si estuvieran en semáforo rojo, por las consideraciones del Gobierno de CDMX

Restaurantes en la alcaldía Miguel Hidalgo, Ciudad de México.
Restaurantes en la alcaldía Miguel Hidalgo, Ciudad de México.Foto: Especial.
Por:
  • La Razón Online

La industria restaurantera solicitará que para el 22 de febrero todos los restaurantes puedan abrir en interiores, con aforo reducido, ya que a pesar de que la Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció hoy que a partir de la próxima semana pasará a semáforo naranja, estos establecimientos mantienen condiciones de semáforo rojo.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), los Directores de Cadenas de Restaurantes (DICARES) y la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR), comentaron que para la industria restaurantera se mantiene el servicio sólo en terrazas y espacios abiertos, se amplía el horario de servicio a las 22 horas y se permiten mesas con un máximo de cinco comensales.

“Es positivo que finalmente se haya ampliado el horario hasta las 22 horas y que se aumente el número de comensales en las mesas, ya que no había justificación técnica para rechazar ambas medidas”, destacaron en un comunicado conjunto.

No obstante, subrayaron, tomando en cuenta que la ciudad entra a semáforo naranja, la industria restaurantera, como muchos sectores económicos, necesitamos certeza sobre lo que implica transitar del semáforo rojo al naranja a la hora de aplicar criterios para la reactivación económica.

Recordaron que cuando la Ciudad de México entró al semáforo naranja en junio del año pasado, los restaurantes pudieron operar al 30 por ciento en interiores y 40 por ciento exteriores, tres días después de anunciado el cambio de color.

Por ello, agregaron, en esta ocasión les sorprende que se entre a semáforo naranja, pero se deje a los restaurantes en condiciones de semáforo rojo, como es mantener cerrados los interiores

Sin criterios claros, se corre el riesgo de que se tomen decisiones unilaterales o que no estén basadas en datos técnicos, advirtieron la Canirac, Dicares y AMR.

Reiteraron que los restaurantes son seguros, no son fuente de contagio y, de hecho, muchos países y ciudades densamente pobladas han logrado resultados favorables en cuanto a disminución de contagios y reactivación económica con la apertura en interiores de estos negocios.

Ante ello, informaron que solicitarán que para el 22 de febrero todos los restaurantes puedan abrir en interiores, con aforo reducido, ya que aún el 40 por ciento de los establecimientos no han podido ofrecer servicios, sumando 56 días cerrados desde el 19 de diciembre del año pasado que se decretó el regreso al semáforo rojo.