Cambio de hábito, con educación, dice Anpec

Ven aumento del IEPS por ley antichatarra

Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes afirma que Gobierno buscará incrementar el gravamen por insuficiencia de ingresos; advierten de extorsión a negocios para cumplir norma

Comida chatarra
Tabasco y Oaxaca han decretado por Ley la prohibición de la venta de bebidas azucaradas preenvasadas, carbonatadas, golosinas y alimentos preparados con predominio de carbohidratos y grasasFoto: Cuartoscuro.
Por:

Luego de que Tabasco, también aprobara la ley que prohíbe la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a menores de edad; pequeños comerciantes consideran que estas decisiones pueden abrir paso a que en la discusión del paquete económico 2021 se busque elevar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

En entrevista con La Razón, Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), aseguró que debido a la insuficiencia de recursos para enfrentar la pandemia de Covid-19, las autoridades buscan crear las condiciones para elevar el IEPS, impuesto que terminará pagando el consumidor.

“Como no hay suficientes recursos para hacerle frente a la crisis, están buscando las condiciones para elevar el IEPS, que terminan pagando los consumidores. Por un lado dicen ayudar y por otra quieren sacar dinero con los impuestos”, aseveró el líder empresarial.

Tabasco y Oaxaca han decretado por Ley la prohibición de la venta directa, distribución, donación, dádiva y suministro de bebidas azucaradas preenvasadas, carbonatadas, golosinas y alimentos preparados con predominio de carbohidratos y grasas vegetales en su forma sólida.

El IEPS es un impuesto federal indirecto que se implementó para desincentivar el consumo de productos que no son de primera necesidad.

Gráfico

Este año se aprobó un alza en el IEPS de las bebidas azucaradas, al pasar de 1.17 pesos a 1.26 pesos la cuota por litro aplicable.

Datos del Reporte de Deuda y Finanzas Públicas al segundo trimestre de 2020, que emite la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), indican que este impuesto aportó 226 mil 130.3 millones de pesos a las arcas del Gobierno, 4.0 por ciento menos a lo esperado. Con este resultado, se posicionó por detrás de lo que generó el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y al Valor Agregado (IVA) en el lapso referido.

El presidente de la Anpec manifestó que con esta medida, tan sólo en Oaxaca, van a provocar que 60 mil negocios vean disminuidas sus ventas, además de que fomentarán el acoso laboral y la extorsión, porque se comenzarán a realizar inspecciones y los comerciantes quedarán al parecer de que les digan si cumplen o no la norma, y les tengan que dar “mordidas” de hasta 300 pesos a los inspectores.

“El Presidente López Obrador ha dicho que no va aumentar ningún impuesto, por eso esperamos que cumpla y no eleven el IEPS ni nada para el siguiente año. No entendemos qué prisa hay para prohibir y limitar el comercio. Es una Ley que no tuvo la manera de aprobarse ni son los tiempos, la vemos con preocupación al querer cambiar el patrón de consumo”, sostuvo.

Asimismo, auguró en que no se va a conseguir el cambio de hábito de consumo, porque ese proceso lleva tiempo y no consultaron a nadie para los decretos. “Estos productos son legales, porque los autorizó Cofepris y las autoridades sanitarias para su venta. Es una cortina de humo para no atender el tema del Covid-19”.

  • El dato: El subsecretario Hugo López-Gatell se refirió a los refrescos como veneno embotellado, lo cual abrió paso a que el gobierno de Oaxaca impulsara la ahora Ley para prohibir estos productos.