Los riesgos por la falta de regulación de las redes sociales

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:
  • antoniof-columnista

“Eres lo que publicas”

Alex Tew

El término red social se utilizó hace más de un siglo para señalar los conjuntos complejos de relaciones entre miembros. Fue en 1954 que el antropólogo de la Escuela de Manchester, J. A. Barnes, utilizó el término sistemáticamente para mostrar los patrones de los lazos que los unen, integrando conceptos utilizados por los científicos sociales como: grupos, tribus y familias para distinguir diversos grupos sociales.

A partir del desarrollo de la Internet, Randy Conrads crea en 1995 la primera red social virtual con el sitio web llamado classmates.com. Con esta red social se buscó mantener contacto con todo tipo de alumnos y exalumnos de la universidad. Posteriormente, con el desarrollo de la Web 2.0 se diseñaron nuevas páginas que permitieron mejoras en las comunicaciones y la popularización de las redes sociales.

En el año 2002 se empezaron a desarrollar diferentes sitios web cuya finalidad era crear grandes redes sociales. Pero fue en el año 2003 que surgió MySpace como la primera red social que alcanzó un alto número de seguidores, para después prácticamente desaparecer ante la llegada de Facebook, Twitter, Instagram, Linkedln, incluso se crearon redes sociales especializadas denominadas “redes nómadas”, como Tinder, que dependiendo de la zona geográfica del usuario cambia de lista de perfiles. Actualmente hay más de 200 redes sociales en todo el mundo, habiendo redes sociales para todos los grupos sociales, desde grupos en busca de trabajo, pareja o comunidades con diversas preferencias sexuales.

Los problemas empiezan a surgir cuando los dueños de las redes sociales descubren que tienen una mina de oro en la información privada de los usuarios que guardan, como la profesión, edad, afinidades, religión, trabajo, ideología, eventos, viajes, estudios, tipo de compras, grupos sociales a los que pertenece, y ante la falta de regulación jurídica y sin permiso alguno la comercializan.

Otro problema, además del uso de la información privada, es el abuso de las redes sociales para difamar a las personas, promover falsas noticias, incluso organizar actos delictivos, sin que exista control alguno, generando innumerables víctimas, ante lo cual, por la falta de leyes especiales, las víctimas sólo pueden recurrir a los tribunales en caso de daño moral.

Ante los problemas de las redes sociales países como Alemania han expedido leyes más avanzadas en la protección de datos, con mayores restricciones en el uso de la información privada; en otros países como Estados Unidos parten del principio de autorregulación, siendo los propios medios y usuarios quienes se regulen. Son estos los dos esquemas principales en el manejo de las redes sociales en el mundo democrático; ya que, por otro lado, tenemos países como China, Cuba y algunos países árabes que tienen restringido y controlado el mundo del Internet y de las redes sociales.

Actualmente surgió un nuevo riesgo, y es que la política entró a las redes sociales; de eso hablaremos la próxima semana.