Leer acompañado de instrumentos de viento y arpas

Resumen de noticias en los embates del Covid-19
Por:

Una ebriedad se asoma en estos días iniciales del año y dialoga con la alegría y el asombro de la lectura de Alegría, de Manuel Vilas; Me viene un modo de tristeza, de Rosa Nissan; El texto encuentra un cuerpo, de Margo Glantz; Movimientos insomnes, de Clara Janés; El juramento, de Ignacio Solares; La documentación de los procesos, de Hernán Bravo Varela; La novela luminosa, de Mario Levrero... / Leo en la sala, en el cuarto, en los apeaderos de la cocina. Leo. Escucho varias piezas de arpas y viento: Stravinsky y el mexicano Armando Lugo, mis compinches.

Sinfonía de instrumentos de viento, de Igor Stravinsky, se acompasa con la prosa de Vilas. Las flautas perfilan la melodía entrecortada por los trombones y trompetas. Extensión de toda la sección brass en apremiantes trasposiciones y simetrías de contrapuestas digresiones. Composición dedicada a Debussy. Stravinsky confesó: “He realizado una obra que es un gran canto, un grito objetivo de instrumentos de aliento, en vez del cálido sonido humano de las cuerdas”. Tonos en serpenteos desproporcionados en apelación al staccato y mudanzas sucesivas de las cadencias. “Pura fonología”, decía Stravinsky.

Estoy con Margo Glantz. Cambio de disco: Sinfonía en tres movimientos o Tres movimientos para orquesta —como prefería llamarla el autor de Pretrushka—: referencias al pianista Duke Ellington, transiciones del bebop (Parker, Gillespie...) y ciertos guiños a  Benny Goodman. /Allegro de inclinaciones sonatinas. Andante-interludio de contrastes neoclásicos. Con Moto de orgánico carácter programático. Inflexiones cromáticas develadas en las articulaciones de piano y arpa en discurso discontinuo de arrojado lirismo. (“En este libro he privilegiado por lo menos algunas de mis obsesiones: fragmento del cuerpo: las manos cuando leen, los ojos cuando leen, además del proceso fisiológico vital que a menudo olvidamos, la circulación de la sangre y su inquietante presencia material”: Glantz). Sinfonía de un músico esencial del siglo XX, quien abordó diversas formas (romanticismo tardío, impresionismo, primitivismo, neoclasicismo, dodecafonismo, serialismo y jazz).

Abrazo La documentación de los procesos, de Hernán Bravo Varela. He dejado en el sofá de la sala a Clara Janés. Ignacio Solares está entre las almohadas. Suena el Concierto para dos arpas y orquesta del mexicano Armando Luna: ‘concierto-suite’ de híbrida disposición en perfiles renacentistas (pavana, chacona); signos de son jarocho, huapango, jazz, tango y rock; fisonomías neoclásicas de reflejos de Haydn y costura de Bartók: pieza que atrapa por los imputes cadenciosos y las  sugerentes conformidades fonológicas.  Dos ejecutantes, Alfred Ruburtej y John Anfern, en un despliegue de conjunciones marcadas por  intertextualidades provocativas. Pavana, Tango, Chacona, Cadenza, Sarabanda, Toccata, Scherzo, Sandunga, Jazz, Elegía y Burlesca en irradiantes discordancias y apuntes de rock. /  Complicidad de los solistas en la ejecución de una pieza de divergencias y figuraciones audaces en las correspondencias rítmicas y armónicas. / Leo envuelto en una soledad sonora habitada por improntas febriles. “Potros salvajes corriendo por la playa entre olas y espumas”: Janés.

https://www.youtube.com/watch?v=FB-NzpYwC3Y

Works of Igor Stravinsky

Género: Musica de Concierto

Disquera: Sony Clásico