Avatar del Ángel Papadópulos

Ángel Papadópulos

Messi e Inglaterra: Una oportunidad a la elusiva gloria

TIEMPO DE COMPENSACIÓN

Ángel Papadópulos
Ángel PapadópulosLa Razón de México
Por:
  • Ángel Papadópulos

Este fin de semana se disputarán las finales de los torneos continentales más importantes del futbol mundial, la Eurocopa y la Copa América. La última se jugará entre la rivalidad más feroz del deporte internacional, Brasil y Argentina, mientras que la europea será un enfrentamiento entre Inglaterra e Italia, dos naciones que a pesar de su historia como potencias del balompié, no han tenido el éxito esperado en esta difícil competición. La selección de la rosa nunca ha levantado este trofeo, su rival no lo hace desde la tercera edición del certamen, en 1968.

Tras establecerse cómo la escuadra a vencer en la fase de grupos, el conjunto italiano superó un encuentro complicado con Austria para después vencer a una poderosa Bélgica siendo superior a través del partido. Sin embargo, un cuestionado seleccionado español fue el que logró neutralizar a la Azzurri en la semifinal, controlando la posesión y limitando a su rival, pero debido a la inhabilidad de convertir sus numerosas oportunidades frente al arco de Gianlugi Donnaruma, La Roja fue eliminada desde los once pasos.

A pesar de que Italia fue exhibida, llegan cómo favoritos contra una selección inglesa que tuvo un camino “fácil” para llegar a la primera final de Eurocopa en su historia debido a cómo quedaron las llaves. Ganaron su grupo sin impresionar como ha sido tendencia desde la llegada de Gareth Southgate al banquillo, en octavos se enfrentaron a una Alemania menos fuerte de lo habitual, donde consiguieron vencerlos en un partido cerrado, lo cual marcó su primera victoria sobre los germanos por primera vez desde la final del mundial de 1966.

El conjunto de la rosa se vio más convincente en sus siguientes dos encuentros frente a Ucrania y Dinamarca respectivamente. No obstante Italia se mantiene favorito, ya que colectivamente se ha mostrado ampliamente superior, a pesar del talento inglés, la Azzurri ha probado más a lo largo del certamen, demostrando el excelente trabajo del estratega Roberto Mancini con esta selección. Mientras que el entrenador británico, Gareth Southgate, ha brindado resultados positivos, me parece que se queda corto tácticamente.

Al contrario que en la Eurocopa, la final de la Copa América tiene campeones más recientes, con Brasil siendo el campeón defensor de la edición anterior en 2019, y Argentina levantando el título en 1993. Además de la rivalidad entre ambos equipos, se enfrentan un par de futbolistas que, a mi parecer, son los dos mejores del planeta en la actualidad, Lionel Messi y Neymar. Ambos lideran seleccionados históricos que no se encuentran en un gran momento, con escuadras debajo de su estándar usual, sobre todo la albiceleste.

“La pulga” ha dado uno de los mejores torneos de su ilustre carrera, lo cual apenas alcanzó para llegar a esta instancia donde enfrentan a un conjunto brasileño que, a pesar de no estar a la altura de sus predecesores, sigue siendo la escuadra con más calidad en Sudamérica por un margen considerable. Por lo tanto, Argentina necesitará una actuación memorable de Messi una vez más, el capitán de la albiceleste disputará su quinta final con su selección (cuatro de Copa América, una de mundial), en la cual busca ganar su primer honor con su país desde que ganó la medalla de oro en los olímpicos del 2008.

Se acerca la conclusión de dos torneos memorables con un par de finales que prometen ser la de la más alta calidad, esta vez yo me inclino porque ambas “maldiciones” llegaran a su fin, a pesar de que ambos no entran como favoritos, creo que Inglaterra levantará su primera Eurocopa y que Messi al fin conseguirá esa elusiva Copa América.

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.