Arturo Damm Arnal

Inversión directa

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Arturo Damm Arnal
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

La Inversión Fija Bruta, IFB, en instalaciones, maquinaria y equipo, parte fundamental de la Inversión Directa, ID, que produce bienes y servicios, crea empleos, genera ingresos y contribuye al bienestar, en términos anuales, comparando cada mes con el mismo mes del año anterior, en septiembre, creció 23.5%, y, en términos mensuales, comparando cada mes con el mes anterior, decreció 1.5%.

En términos anuales, un mes antes, en agosto, la IFB creció 28.3%. Un mes después creció menos, 23.5%. Un año antes, en septiembre de 2022, creció 7.3%. Un año después creció más, 23.5%. Entre enero y septiembre la IFB creció, en promedio mensual, 19.7%. Un año antes, durante los primeros nueve meses de 2022, creció menos, 7.6%.

En términos mensuales, un mes antes, en agosto, la IFB creció 2.2%. Un mes después decreció 1.5%. Un año antes, en septiembre de 2022, creció 2.2%. Un año después decreció 1.5%. Entre enero y septiembre la IFB creció, en promedio mensual, 1.8%. Un año antes, durante los primeros nueve meses de 2022, creció menos, 0.7%. En términos anuales menor crecimiento en septiembre (23.5%), comparando con agosto (28.3%), pero aceptable. En términos mensuales decrecimiento en septiembre (1.5%), después de haber crecido en agosto (2.2%), inaceptable.

Por rubros este fue el comportamiento, en términos anuales, de la IFB. En construcción, 26.5%: construcción residencial, 7.4%; no residencial, 42.7%. En maquinaria y equipo, 20.9%. Nacional, 22.7%: en equipo de transporte, 42.2%; en maquinaria, equipo y otros bienes, 8.3%. Importado, 20.4%: en equipo de transporte, 44.2%; en maquinaria, equipo y otros bienes, 16.5%.

Por rubros este fue el comportamiento, en términos mensuales, de la IFB. En construcción, menos 5.0%: construcción residencial, 3.4%; no residencial, menos 11.3%. En maquinaria y equipo, 2.7%. Nacional, 4.1%: en equipo de transporte, 7.5%; en maquinaria, equipo y otros bienes, 1.1%. Importado, 1.7%: en equipo de transporte, 9.8%; en maquinaria, equipo y otros bienes, 0.6%.

De toda la información, la que considero más importante, es la caída, en la comparación mensual, del 11.3%, en la construcción no residencial, que es construcción de parques industriales, fábricas, bodegas, oficinas, centros comerciales, vías de transporte, y todo lo relacionado con la producción (por ejemplo, fábricas), y oferta (por ejemplo, centros comerciales), de bienes y servicios, producción y oferta de las que dependen la creación de empleos y la generación de ingresos, de las que depende, en buena medida, el bienestar de las personas.

Mucho se ha dicho que el buen desempeño que ha mostrado la IFB en lo que va del año (7.6% de crecimiento promedio anual en 2022 y 19.7% en 2023, 12.1 puntos porcentuales más, el 159.2%; 0.7% de crecimiento promedio mensual en 2022 y 1.8% en 2023. 1.1 puntos porcentuales más, el 157.1%), se debe al nearshoring, a la cercanía geográfica de los centros de producción en México con los mercados de los Estados Unidos, nearshoring que debe reforzarse con el friendlyshoring (de parte del discurso gubernamental), y con el secureshoring (de parte del marco jurídico, comenzando por la Constitución). En México estos dos últimos shorings dejan que desear. ¿Por qué? Lo explico en el próximo Pesos y Contrapesos.