Avatar del Bernardo Bolaños

Bernardo Bolaños

Baja autoestima en la base de la pirámide

ANTROPOCENO

Bernardo Bolaños
Bernardo Bolaños
Por:

Un mensaje de duelo desató chispas de indignación. La empresaria chiapaneca que acompañó a AMLO en la cena con Trump en la Casa Blanca, Patricia Armendáriz, lamentó esta semana la muerte de su asistente, víctima de Covid-19. “Lo voy a extrañar siempre” escribió. Y remató: “Pero mi aprendizaje fue que la base de la pirámide tiene la autoestima por los suelos. Se sintió mal y no me pidió nada. Estemos pendientes de nuestra gente”.

Hubo muchas reacciones indignadas, pero algunas de las más duras podrían resumirse en los siguientes reclamos: no es de baja autoestima de lo que sufren los sectores populares, es de la falta de confianza en los empleadores, es el miedo a ser despedidos; además es clasista aludir a la muerte de un subordinado para presentarse como una patrona sensible y estigmatizar a “la base de la pirámide” que no se deja ayudar.

El tema de la baja autoestima de los sectores desfavorecidos no lo inventó Armendáriz. Está en el centro del liberalismo igualitario, es decir, de la izquierda liberal, de la filosofía que defiende la libertad en las democracias occidentales de libre mercado pero exige que existan mecanismos compensatorios de la desigualdad. El filósofo John Rawls concebía la autoestima como: el sentimiento de que uno vale y la confianza en que podemos cumplir nuestro propio plan de vida. Y consideraba que esta autoestima o auto respeto era un bien valiosísimo, tanto o más que el ingreso, los derechos humanos y la salud. En términos prácticos, eso significa que para los liberales igualitarios no basta con aumentar el salario mínimo y tener un sistema de salud universal, también es importante ayudar a borrar de la cabeza de los afrodescendientes el absurdo prejuicio de que “a los negros no les gusta estudiar, ni trabajar”. Y se debe combatir el estereotipo que tienen muchas mujeres de sí mismas como menos competentes para las matemáticas, la ingeniería o la política.

El asunto es si se justifica calificar a la gigantesca “parte baja de la pirámide” como un grupo con una identidad social particular y baja autoestima, igual que a algunos indígenas, mujeres y afrodescendientes sometidos al patriarcado y al racismo institucional. En el discurso igualitarista liberal, con el que Patricia Armendáriz se formó en Estados Unidos, lograr la autoestima de los marginados es central. Pero para muchos críticos, eso es pura retórica. Éstos se burlan diciendo que los pobres no necesitan libros de autoayuda, ni palmaditas del patrón. Creen que detrás de la supuesta baja autoestima de la clase trabajadora en realidad hay explotación laboral. Lo interesante para México de esta anécdota en la que una empresaria amiga del Presidente es duramente juzgada, sería pasar a la discusión política profunda. Resulta interesante que muchos ciudadanos críticos del gobierno se coloquen a la izquierda de la supuesta izquierda. Ahora deben ser más que trolls agresivos. Estimado lector: ¿eres liberal igualitario, ecologista, socialista?