Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

La apuesta de visitar a Trump

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Ya está confirmado que el Presidente Andrés Manuel López Obrador viajará a Estados Unidos para reunirse con su homólogo de aquel país, Donald Trump.

Será su primer viaje fuera del país desde que inició la presidencia; el canciller Marcelo Ebrard así lo aseguró en su cuenta de Twitter: “Les confirmo que recibimos invitación del Gobierno de los Estados Unidos para Visita Oficial de Trabajo el 8 y 9 de julio próximos. Información mañana temprano, 1o de julio, día en el que entra en vigor el TMEC. Saludos”.

López Obrador declaró el lunes que el encuentro con Donald Trump sería para celebrar la entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estado Unidos y Canadá; aunque el primer ministro, Justin Trudeau, no ha confirmado su participación; será una comitiva canadiense con la que se reúnan las contrapartes mexicanas y estadounidenses.

Lo cierto es que la visita de AMLO ha desatado polémica debido a que especialistas señalan que Trump utilizará la presencia del Presidente mexicano para hacer campaña de cara a los comicios de noviembre, sobre todo porque las encuestas muestran al candidato del Partido Demócrata, Joe Biden, con 14 puntos de ventaja sobre el magnate.

No es la primera vez que un Presidente de México va a los Estados Unidos a una visita en época preelectoral.

En octubre de 1992, a un mes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari se reunió con el mandatario en funciones y candidato del Partido Republicano, George Bush, y el primer ministro de Canadá, Brian Mulroney.

Fue una ceremonia protocolaria del TLC, sin valor oficial, pero en realidad era una forma de apoyar a Bush de cara a los comicios de noviembre; los discursos así lo demostraron.

Durante su participación, el presidente de Estados Unidos, George Bush, dijo que "el Tratado de Libre Comercio será controvertido precisamente porque abre el camino al cambio. Algunos de los críticos del TLCAN lucharán contra el futuro, lanzarán obstáculos en el camino de este acuerdo”.

Sin embargo, la sorpresa llegó un mes después, con la victoria de Bill Clinton, convirtiéndose en el nuevo presidente de Estados Unidos.

De esta manera, la ratificación del TLC se retrasó un año más por la negociación de los acuerdos paralelos en los temas laborales y ecológicos.

El riesgo pasado

En 1992, a un mes de las elecciones en EU, el Presidente Carlos Salinas se reunió con el presidente y candidato republicano, George Bush padre, y con el premier canadiense, Brian Mulroney, con motivo del Tratado de Libre Comercio.Foto: AP

Finalmente, el Tratado de Libre Comercio para América del Norte entró en vigor en enero de 1994, al mismo tiempo que otros acontecimientos marcaban el inicio de año para México, como el levantamiento zapatista del EZLN en Chiapas, liderado en su momento por el Subcomandante Marcos.

En ese entonces Manuel Camacho Solís, quien fuera nombrado por el presidente Salinas de Gortari como Comisionado para la Paz y Conciliación en Chiapas, decía: "El estallido en Chiapas contrasta muy fuerte con lo que era la imagen de lo que estaba ocurriendo en el país, esto provoca que el levantamiento chiapaneco tenga una enorme repercusión al interior de nuestro país y en el mundo”.

Tres meses después, el 23 de marzo de 1994, ocurrió el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, y en septiembre sucedió otro crimen político a sangre fría, el de José Francisco Ruiz Massieu.

Carlos Salinas de Gortari dejó la silla presidencial el 30 de noviembre de ese 1994, un año que cambió el rumbo del país.

Un Carlos Salinas que había tenido un gobierno muy exitoso; la rueda de la fortuna se volteó.

Y la determinación de haber viajado a los Estados Unidos, en una coyuntura electoral no fue una buena decisión, sobre todo ante el escenario de que George Bush padre perdió las elecciones ante Bill Clinton. La relación entre México y Estados Unidos tardó en restablecerse.

La apuesta es alta; si bien Joe Biden le lleva 14 puntos de ventaja a Trump, en Estados Unidos, el republicano todavía puede reelegirse.

Hoy, tres nuevos personajes tienen en sus manos el nuevo tratado comercial para América del Norte, el T-MEC: Donald Trump, Andrés Manuel López Obrador y Justin Trudeau.

En este caso, la visita del Presidente López Obrador a Estados Unidos enfrenta un gran riesgo, y es que el problema no sólo es el momento, sino también lo será la personalidad de Donald Trump, un presidente que puede acordar algo en privado y decir lo contrario en público, tal y como le pasó al expresidente Enrique Peña Nieto, cuando lo recibió en la residencia Oficial de Los Pinos, en agosto del 2016. Habían acordado no hablar en público de la construcción de un muro en la frontera, y minutos después Trump rompió el acuerdo ante la sorpresa de propios y extraños.

Veremos cómo se desarrolla este encuentro entre el Presidente López Obrador y Donald Trump, un presidente de Estados Unidos que no es confiable, que juega sus cartas sin importarle nuestro país, y mucho menos en una coyuntura electoral.