Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

El discurso de AMLO y Biden

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

Estados Unidos tiene un nuevo presidente, que llega al poder en uno de los momentos más complicados para ese país y el mundo, sumergidos en una pandemia por el Covid-19, que tan sólo en esa nación ha provocado la muerte de más ciudadanos que los que fallecieron en la Segunda Guerra Mundial.

Con un país dividido, en donde sólo días atrás ocurrió el asalto al Capitolio y en donde se tuvo que evacuar la Corte Suprema, tras una amenaza de bomba.

Un Estados Unidos que ha tenido que mostrar su músculo en seguridad, para disuadir actos de terrorismo interno.

Un territorio en donde el desempleo aumenta todos los días, en el cual la economía está en juego y en donde se ha exacerbado el racismo.

Joe Biden ha anunciado ya una estrategia para reactivar la economía, salvaguardar la seguridad y controlar la crisis de salud.

En 1933, cuando Franklin Delano Roosevelt llegó al poder, también en una coyuntura complicada, y anunció su plan de gobierno, un periodista le comentó:  “Señor presidente, si su programa tiene éxito, será usted el mejor presidente de la historia de Estados Unidos. Si fracasa, será usted el peor”. Y Roosevelt le replicó: “Si fracaso, seré el último presidente”.

Joe Biden se encuentra en una posición similar; el desafío es enorme. El primer punto es unificar un Estados Unidos que ha sido polarizado por el discurso de Donald Trump, pero en donde el racismo lleva años dándose.

El discurso de Biden a mí me tranquilizó el alma. Habla de unir una nación y que si bien no fue electo por todos los votantes, sí gobernará pensando en el bien de todos.

Agradeció a su antecesores, de ambos partidos políticos presentes. Desde el republicano George Bush, hasta los demócratas Bill Clinton, Barack Obama y Jimmy Carter.

Habló de la gran nación y aseguró que en Estados Unidos hay mucha gente buena. También reconoció lo mucho que hay que reparar en el tejido social.

Aseguró que ha habido momentos aun más críticos para su país, pero que hoy su alma está puesta en unificar a toda esa nación, dejando a un lado el odio.

“Hoy toda mi alma está en reunir América, nuestra gente”, dijo.

Habló de las fuerzas que los dividen y sabe que son fuertes, pero no son nuevas; que han tratado de separar a los estadounidenses, pero que no lo han logrado.

Se refirió a momentos críticos, como la Guerra Civil, la Gran Depresión y los ataques del 11 de septiembre.

La meta del nuevo inquilino de la Casa Blanca es que en su país la gente se trate con dignidad y respeto.

Y aseguró que ningún país en caos puede ir hacia delante.

Dijo que los desencuentros no significan guerra, sino democracia, y que sin violencia se puede dialogar y discutir.

Acompañan su llegada

DE IZQ. A DER.: Michelle y Barack Obama, expareja presidencial demócrata; el expresidente republicano George W. Bush, con su esposa, Laura, y los demócratas Bill y Hillary Clinton acudieron a la investidura de Joe Biden y Kamala Harris (ambos al centro), ayer.Foto: AP

Biden aseguró: “Soy el presidente de todos y así trabajaré”.

“En días pasados nos enseñaron que se dicen mentiras para tener poder. Yo entiendo que muchos tienen miedo, tenemos que terminar esta guerra, conservadores contra liberales, urbanos contra rurales”.

Biden pidió a sus gobernados: “Hay abrir nuestro corazón, hay días que necesitaremos una mano, otro día la daremos”.

“Si somos así, el país será más fuerte y aún así podemos no estar siempre de acuerdo”.

Como un ejercicio de reflexión, nada me gustaría más, por nuestro México, que despertar un día y escuchar en la conferencia mañanera al Presidente Andrés Manuel López Obrador dar un discurso para unificar al país.

En México también son millones de personas las que han perdido a un ser querido, su trabajo, y que enfrentan además una discriminación que se ha exacerbado desde el púlpito del Presidente López Obrador.

Lo dijo Biden en su discurso, hay que olvidarnos de los señalamientos de conservadores contra liberales, de las personas del campo contra las de la ciudad.

Estados Unidos enfrenta una crisis tremenda, pero están haciendo todo lo posible con medidas gubernamentales para aligerar la tragedia.

Lo dijo Biden: “América ha sido puesta a prueba y lo ha superado”, y habló sobre si le damos la mano a alguien, después nos ayudarán.

Pienso en un México que también ha superado situaciones complicadísimas, como los sismos de 1985 y de 2017, inundaciones, crisis económicas. Y en esas situaciones nos hemos mostrado como un país unido.

Biden aseguró que Estados Unidos saldrá de la crisis solamente si están juntos los ciudadanos, aunque en este momento es muy complicado.

Biden afirmó que será juzgado por cómo resuelva esta crisis, y dice que lo que tiene que dejar es un país para sus hijos y los hijos de sus hijos.

Dijo que respetará la Constitución y la democracia.

Ése es el discurso que sueño escuchar de la boca del Presidente López Obrador, quien también será juzgado por la forma en cómo maneje esta crisis que atravesamos en nuestro país, y según las decisiones que se tomen hoy, se definirá el México que vamos a tener en 2024.

Hoy, Trump deja el poder con un índice de aprobación de 34%, según una encuesta de Gallup, una de las mediciones más bajas para una presidencia que de por sí, ya tenía el índice de aprobación promedio más débil que cualquiera de sus predecesores desde 1940.

Ojalá el Presidente López Obrador se vea reflejado en los zapatos de Donald Trump y gobierne para todos los mexicanos. México es un país grande, que no se merece estar dividido, porque siempre en las tragedias hemos demostrado que esas diferencias no existen.