Bibiana Belsasso

Proteo, un héroe de mil batallas

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Bibiana Belsasso
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Bibiana Belsasso

Turquía sigue bajo los escombros luego del terrible sismo que ha superado ya 36 mil desaparecidos, y Siria también ha sido duramente afectada.

México sabe lo que es vivir estas tragedias y ha enviado apoyo para ayudar en las labores de rescate. El pasado 8 de febrero, equipos de binomios caninos de la Secretaría de la Defensa, de la Marina y de la Cruz Roja llegaron a la zona de desastre en Adiyaman para sumarse a los esfuerzos.

Son perros cuyo entrenamiento es impecable para apoyar en estas tragedias. Se le llama binomio al manejador del animalito y al perro. Uno de estos canes era Proteo, un perrito pastor alemán, quien murió el pasado sábado. Hoy se sabe que su deceso fue debido a las condiciones climáticas, es decir, por las bajas temperaturas, pues en Turquía han reportado entre cuatro a dos grados.

Son canes entrenados para trabajar ante las situaciones más adversas. Lamentablemente, Proteo falleció después de haber encontrado a un bebé con vida y más de una decena de personas fallecidas.

En un mensaje a través de su cuenta de Twitter, la Secretaría de la Defensa Nacional informó: “Los integrantes del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos lamentamos profundamente la pérdida de nuestro gran compañero can Proteo. Cumpliste tu misión como integrante de la delegación mexicana en la búsqueda y rescate de nuestros hermanos en Turquía. ¡Gracias por tu heroica labor!”.

Hace tiempo tuve la oportunidad de hacer un reportaje para ver cómo crían y entrenan a estos canes que han salvado la vida de muchísimas personas en diversas tragedias, pero también saben detectar drogas, dinero y explosivos, entre otras cosas.

En septiembre del 2017, justo después del sismo en México, fuimos al Campo Militar 37-C en San Miguel de los Jagüeyes, a 49 kilómetros de Huehuetoca, en el Estado de México, donde está el criadero de los perros que utilizan como binomios por parte de la Sedena.

Ahí platicamos con el mayor José Ramón Martínez Sandoval, médico veterinario y entones director del Centro de Producción Canina, y nos explicó que optan para entrenar por razas pastor belga malinois y pastor alemán. Los belgas malinois son más activos.

En promedio, estos canes comen entre 350 y 400 gramos de croquetas en un día, y viven en promedio unos 10 años, aunque se retiran de sus labores a los siete u ocho años, y luego viven una vida más tranquila.

Murió cumpliendo su misión

El can rescatista de la Sedena, en imagen de archivo.
El can rescatista de la Sedena, en imagen de archivo.Foto: Especial

Los perros son entrenados para realizar actividades extremas, por ejemplo, llegar a los lugares de difícil acceso por medio de rapel.  Para ello son entrenados durante 14 meses.

No sólo ayudan en una tragedia como un sismo, los binomios caninos de la Secretaría de la Defensa Nacional trabajaron en 2021 en el colapso de la Mina Micaran en Múzquiz, Coahuila, y han sido reconocidos por ayudar en países como Colombia, Bolivia y Venezuela.

Muchos han sido capacitados para ser enviados a zonas militares, aeropuertos, centrales de autobuses y retenes.

Los responsables de su adiestramiento procuran que desde cachorros socialicen y que el perro cuando termine su aprendizaje no tenga miedo y con el humano sea totalmente sociable. Estos perros son muy cuidados para que tengan un temperamento tranquilo para poder trabajar.

A los cachorros, a los tres meses de nacidos, se les incrusta un microchip del tamaño de un arroz en el músculo trapecio. Será su identificación para toda su vida. Es una clave de números y letras que establece su fecha de nacimiento, su genealogía y su nombre.

Durante los primeros cuatro meses, los binomios (perro-humano) son capacitados para soportar alturas, posiciones incómodas y su acercamiento con el ser humano. Existen cinco especialidades posibles para que estos perritos colaboren como binomios caninos:

Guardia y protección: Los perros están adiestrados para brindar seguridad y vigilancia a personas e instalaciones. Entrenados para actuar a la orden de su manejador.

Rastreo: La finalidad de esta especialidad es que el perro rastree personas extraviadas o transgresores de la ley, sabiendo distinguir los diferentes tipos de aromas.

Detección de enervantes: Sus olfatos son sensibilizados para la detección de heroína, cocaína, pseudoefedrina y mariguana, sin importar dónde estén ocultas.

Búsqueda y rescate: Son entrenados para llevar a cabo actividades de apoyo humanitario en el rescate de personas atrapadas bajo escombros.

Explosivos: Capacitados para rastrear explosivos básicos como TNT, pólvora, C4 y P4, cordón detonante, hidrogel, amatol, mecha lenta, etcétera.

Es entonces que se entrena a los canes con seudo aromas diversos, como el de cadáveres o agentes explosivos.

Los cachorros deben acostumbrarse dependiendo de lo que están buscando a hacer distintos marcajes, por ejemplo, en los escombros de los sismos deben estar muy tranquilos para que no se vayan a mover los escombros con personas adentro.

Si son explosivos, sólo se sientan junto al paquete, porque si lo mueven puede explotar. Para drogas y dinero el marcaje puede ser el tratar de abrir la maleta.

Ese centro, ubicado en San Miguel de los Jagüeyes, fue fundado el 1 de febrero de 1998 y desde su origen se le consideró uno de los más completos de América Latina. Tiene el reconocimiento de la Federación Canófila Mexicana.

Proteo murió en el cumplimiento de su deber, su último rescate fue sacar con vida a un menor de edad, que llevaba más de cuatro días bajo los escombros, y ayudó a rescatar 14 cuerpos, como él, otros 15 perritos ayudan en Turquía.