Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

El destape de Enrique de la Madrid

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos Urdiales 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Carlos Urdiales

Enrique de la Madrid Cordero ¿candidato de PAN, PRI y PRD —Va por México— en 2024 a la Presidencia? Eso, dice el exsecretario de Turismo y exdirector de Bancomext, es la idea. ¿Buena? No parece.

El hijo del expresidente Miguel de la Madrid se destapa sin claridad ni contundencia. Lo hace en la víspera de la consulta popular en contra de los antecesores de AMLO y después de que su partido perdió ocho de ocho gubernaturas.

No enarbola insignia oportuna o profunda, ¿Salud y medicamentos? ¿Violencia e inseguridad? ¿Depresión económica disimulada por la inversión doméstica en Estados Unidos? ¿Migración y soberanía? ¿Energías renovables con reconversión de Pemex? Nada. Un sí quiero que emociona nada.

En hipotética alianza, Va por México al 2024, el PAN llevará mano para la presidencial. Morena va con Claudia Sheinbaum y la probabilidad de que Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal sean candidatos alternos vía PVEM y MC es alta.

Así, el Presidente López Obrador jugará con una carta favorita y dos alternativas preferentes frente a una regresión al prianismo neoliberal. ¿Es Enrique de la Madrid opción frente a los tres populares políticos identificados, con sus matices, a muerte con la transformación y renovación moral --vaya paradoja-- que edifica a diario Palacio Nacional?

Luego de la consulta de chocolate de este domingo comenzará la campaña para otra consulta, la de revocación de mandato en marzo del próximo año. Ganará el sí a la gestión de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, el nerviosismo es evidente y proporcional a la intensidad de la crítica contra la crítica de medios, redes y sectores crecientes por evidentes fallas en la ejecución de las buenas intenciones de pésimos resultados.

De nuevo, el desabasto de servicios y medicamentos, el precio de las gasolinas, del gas LP, la ilusión de nuevos empleos formales, el pantano en que está las reglas para la subcontratación, la pasividad armada con que se administran inseguridad e ilegalidad, autodefensas, ataques a cuarteles, toma de casetas, bloqueos de caminos, suplantación de funciones constitucionales, atracos a trenes, a camiones más la masquiña delincuencial menuda, urbana y común.

El riesgo de una victoria pírrica, que exhiba como de los 30 millones de votos de 2018 Morena retroceda a su base histórica y muy lopezobradorista de 15 millones de votos seguros, está latente. No la continuación del mandato, sí su exclusiva potestad en urnas y en Congreso para 2024.

Enrique de la Madrid, economista talentoso, político nato y hombre público sin mácula, sería un buen candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México si la lógica aritmética de los aliancistas opositores insiste en postular a uno y uno en sus fórmulas.

Competiría por la nominación con Margarita Zavala, con Gabriel Quadri. Para ello requiere de construir con estrategia y timing su propuesta. Cabildear afuera y adentro, esculpir una imagen popular basada en sus talentos. Caminar para no tropezar. La viabilidad de De la Madrid Cordero radica en planear.