Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

Origen, tragedia e impunidad

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos Urdiales 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Carlos Urdiales

El Presidente López Obrador está convencido de que los males deben combatirse desde su origen, no contener sus consecuencias. 

Después de la tragedia en Chiapas que mató a 55 centroamericanos, el mandatario urgió a Estados Unidos y a su homólogo, Joe Biden, a clonar los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo Futuro para que los más de 300 mil salvadoreños, hondureños y guatemaltecos a punto de migrar a través de nuestro territorio, permanezcan en sus lugares de origen.

El tráiler que llevaba en el contenedor a más de 150 seres humanos circulaba en el tramo Chiapa de Corzo-Tuxtla Gutiérrez volcó cuando su conductor perdió el control en una curva. La Guardia Nacional asegura que el tractocamión no cruzó ningún retén de revisión y vigilancia. El Instituto Nacional de Migración dice nada, que dice mucho.

Estemos atentos a la reacción de la Casa Blanca y el Capitolio estadounidenses a ver si, como pidió AMLO, la tragedia y el dolor, sirven para que el elefante reumático —el de allá, no el de acá— reaccione y Washington se decida de una vez por todas a intervenir, humanitariamente hablando, en los países del llamado triángulo del norte con asistencia social que arraigue a sus pobladores y también, de una vez, regularice a más de 11 millones de migrantes de origen mexicano que viven, aportan y envían remesas a México desde Estados Unidos.

Esta convicción presidencial se hace patente en otras problemáticas como el crimen organizado que produce los niveles más altos de homicidios a nivel nacional de los que se tengan registro. Los muertos de este sexenio serán muchos más que los dos últimos del periodo neoliberal.

El Gobierno federal no quiere contener ni atacar las expresiones de violencia delincuencial sino atender sus causas; pobreza, exclusión, contaminación ideológica y moral que hace que las personas, esencialmente buenas, vivan y aterren como auténticos sociópatas sin límite ni frontera.

Un dilema social que la actual administración federal parece no tener. Abrazos no balazos, ganar la paz, no la guerra. Mientras los efectos de tal estrategia aparecen, caminos, poblados y ahora hasta playas, padecen los estragos del tiempo y la espera.

Por lo pronto, otra caravana de migrantes centroamericanos avanzó de San Martín Texmelucan, Puebla, hacia la Ciudad de México. Son más de 500 personas, entre ellas mujeres y niños quienes avanzan en su peligroso andar hacia el norte, justo para llegar a la frontera mexicana con Estados Unidos donde van a topar con albergues habilitados para recibir, ironía binacional, a sus paisanos devueltos por la Border Patrol a esperar en suelo mexicano resoluciones de los jueces migratorios norteamericanos.

Mientras Joe Biden hace lo que debe, en México y Centroamérica se agilizan los trámites para repatriar los cuerpos de los 55 muertos en la carretera Chiapa de Corzo-Tuxtla Gutiérrez. Atender el origen de los fenómenos migratorios en su origen y no en su manifestación cuesta, y por lo visto costará, mucho sufrimiento y drama.

Sheinbaum sin opositor a la vista

Cada vez más presidenciable, así luce la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, quien se apropia de ademanes y expresiones empáticas con el pueblo, cada vez más arropada por una clase política astuta que otea la corriente y se alinea. El informe o ejercicio de rendición de cuentas emuló a los de su mentor político, simuló pasarela. Parecer para ser.

Y frente a la no-campaña de la gobernante, la oposición se fracciona antes de empezar nada. MC de Dante Delgado cumplió el pronóstico y hace buena la conseja popular; “lo que resiste, apoya”. Movimiento Ciudadano irá al 2024 solo, con Colosio o con alguien más, pero aparte.

La idea entre opositores a la Cuarta Transformación sobre una candidatura de unidad frente a quien Morena y aliados postulen se acaba, o al menos se encarece.

El PAN cruje en Aguascalientes que es la única elección del próximo año que le pinta bien, pero la reyerta entre Tere Jiménez y Toño Martín del Campo la mancha. El PRI de Alejandro Moreno queda mal jugando a la popularidad con el alcalde de Monterrey y el PRD se encoge frente al escándalo que toca a su coordinador en el Senado. Ahí va Sheinbaum.