Hector Badillo

Investiga Israel el uso de Pegasus

DESDE EUROPA

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.La Razón de México
Por:
  • Hector Badillo

Las autoridades de Israel iniciaron una serie de investigaciones por el uso del software de espionaje Pegasus dentro de su territorio y por la intervención policial de teléfonos sin una orden judicial.

Ese software de espionaje avanzado, que es utilizado en distintas partes del mundo, es un viejo conocido de los gobiernos mexicanos cuando gobernaban el PRI y el PAN, los cuales contrataron y utilizaron este programa para espiar a políticos opositores, líderes sociales, periodistas, ambientalistas y empresarios.

La mano detrás de este software de espionaje es la empresa israelí NSO, la cual tras una investigación internacional demostró que se utilizó en México y en otras partes del mundo para espiar todo tipo de comunicaciones de la población con una enorme facilidad, hasta que fue vetada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Dicha empresa israelí enfrenta también una investigación en su país porque sus dueños habían asegurado que dicho sistema de espionaje no se utilizaría en territorio de Israel, pero una investigación periodística del diario Colcalist descubrió que esto era falso.

Según el trabajo periodístico, el cuerpo policiaco de seguridad de Sigint utilizó este software para espiar sin una orden judicial a personajes incómodos para el gobierno, obteniendo información privada mediante un espionaje sistemático. A pesar de que el jefe de la policía, Kobi Shabtai, aseguró que ya se abrió una investigación interna y justificó que toda lo que se hizo fue legal, la fiscalía de Israel ordenó la intervención de expertos en la materia ante la presión social de los ciudadanos que se oponen al espionaje de sus vidas privadas.

En el caso de México, el software Pegasus fue adquirido por el gobierno de Felipe Calderón para supuestamente ayudar a las fuerzas de inteligencia mexicanas en contra del crimen organizado. Sin embargo, una investigación de la revista Contralínea documentó que el programa fue utilizado para espiar a opositores y personajes incómodos para el gobierno de Calderón.

En México no sólo se utilizó este software con intenciones de espionaje ilegal, también existe una investigación por el sobreprecio que pagaron distintas dependencias para adquirir este programa que ha destapado una red de espionaje mundial muy preocupante.

Es importante fincar responsabilidades que en este caso que ha revelado una gran red de espionaje mundial escudado en una supuesta estrategia de seguridad que no sólo se ha utilizado en contra del terrorismo o el crimen organizado, está demostrado que este software se utilizó para intimidar y perseguir a la ciudadanía, especialmente a políticos opositores de regímenes autoritarios.

La empresa NSO se quiere lavar las manos al decir que ellos sólo proveen el servicio a los estados para temas de seguridad nacional y dicen que no son los artífices del uso que le den los diferentes gobiernos. Hoy más que nunca queda en evidencia que el uso de este programa en países donde constantemente se violan los derechos humanos, sin consecuencias legales, es muy peligroso y es momento de que los responsables de la vulneración de la privacidad, a la que todos tenemos derecho, sean llevados ante la justicia, trátese de quien se trate.