Jacqueline L'Hoist Tapia

Ecofeminismo

HABLANDO DE DERECHOS

Jacqueline L'Hoist Tapia*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Jacqueline L'Hoist Tapia
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Jacqueline L'Hoist Tapia

En la década de los setenta surgió en Francia, dentro del feminismo, una corriente llamada “ecofeminismo”, que busca explicar la relación entre el patriarcado, la violencia y nuestra relación con el medio ambiente, la cual muchas veces es una relación de explotación. Desde el deterioro de selvas y bosques, hasta el abuso y maltrato animal, todo para sobresatisfacer el consumo humano.

Estas últimas semanas hemos sido testigos de la lucha por parte de ambientalistas para sacar a la jirafa Benito del zoológico Parque Central de Ciudad Juárez debido a las condiciones extremas del clima, falta de comida y espacio necesario para una estancia digna. Esto abre la discusión sobre la relación que tenemos con el medio ambiente y los animales, como lo ha venido planteando el ecofeminismo.

Después de que la jirafa Benito llegó al Parque Central de Ciudad Juárez, en mayo de 2023, sufrió negligencia y maltrato como muchos animales en los zoológicos de todo el país, esto es una realidad que pocas veces nos cuestionamos, ¿por qué queremos tener a los animales encerrados y en unas pésimas condiciones para supuestamente divertirnos? De acuerdo con el Inegi, cada año mueren cerca de 60 mil animales a causa del maltrato y México es el país con mayor maltrato animal en América Latina, y es de los principales países a nivel mundial con este problema.

La jirafa Benito llegó a Africam Safari en Puebla esta semana, donde tendrá una mejor calidad de vida, ante el revuelo de esta noticia nos queda hacer una reflexión más profunda de esta situación, y desde el ecofeminismo cuestionarnos, así como se objetiviza a las mujeres, ¿estaremos objetivizando a los animales?

Hoy de nuevo en las redes sociales vemos como el #SalvemosAEly se ha viralizado “Ya no queremos ver triste a #Ely! “exigiendo para que la elefanta de 40 años sea trasladada a un mejor lugar y sacada del zoológico de Aragón.

Ambas son ejemplo de que objetivizamos a los animales al grado de hacerlos sufrir maltrato, entonces, como toda acción de reflexión, no debemos dejar pasar el momento y empecemos a tomar acción apoyando la causa animal y reconstruyendo la manera en la que nos relacionamos con nuestro ambiente y los seres vivos que también habitan en él. Son muchas las acciones a seguir para cuidar a los animales que tenemos en casa y verlos como lo que son: parte de la familia. Sumarnos a causas o hasta hacernos veganos y veganas, una posición que respeta al máximo la vida animal y repiensa cómo nos debemos de relacionar.

El feminismo siempre nos ha dado la oportunidad de hablar de libertad, de desechar la violencia y de construir espacios seguros y de oportunidades, y el ecofeminismo es de nuevo esa respuesta a la búsqueda de un mundo equilibrado de un trato digno. Es tiempo de repensar Génesis 1:28-29: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.