Avatar del Javier Solórzano Zinser

Javier Solórzano Zinser

Un callejón con pocas salidas

QUEBRADERO

Javier Solórzano Zinser
Javier Solórzano Zinser
Por:
  • Javier Solórzano Zinser

La Encuesta Nacional de Cultura Cívica del Inegi evidencia lo que piensan los ciudadanos sobre la política y los partidos. 

A dos meses de las elecciones más grandes de la historia, únicamente el 2.5% de los ciudadanos confía en los partidos políticos. En el mismo estudio se destaca que los mayores niveles de credibilidad recaen en el Ejército, el INE y la Guardia Nacional (es de anotar el caso del INE).

Está para el análisis que 60% de la población rechaza un gobierno militar y que 40% está en favor de un gobierno así, el romance Presidente-Fuerzas Armadas algo debe de tener que ver con esto. Para no pasar por alto, 16.4% reconoce que un gobierno no democrático es una alternativa. Pareciera que, en lo general, la sociedad mantiene una constante en su forma de ver las cosas.

Queda claro que los partidos siguen pasando por la severa y justificada crítica ciudadana, es una de las instituciones que más se ha deteriorado en los últimos años.

La confusa oposición quiere quitarle a López Obrador la mayoría en el Congreso sin importarle cómo. Hay una especie de obsesión que está llevando a la oposición no sólo a postular a personajes cuestionables, sino a valerse de lo que sea con tal de irse contra el Presidente y lo que le rodea.

Las cosas están llegando a tal grado que en algunos estados se apela al PRI como alternativa, como si éste fuera ya otro partido. A pesar de los resultados en Hidalgo y Coahuila, no queda claro del todo, la razón del triunfo priista, mucho tiene que ver que en algunas zonas del país el tricolor sigue presente, pero también cabe considerar, en el contexto, que es una derrota del PAN y que también se presentó una confianza desmedida de Morena, creyeron que con el nombre ganaban.

Con tal de ir contra López Obrador, quizá en algunos casos podría ganar la alianza PRI-PAN-PRD. La pregunta es cuál será el costo de esto, con todo y las muchas críticas que se merece el Presidente y su partido.

López Obrador no ha dejado ni dejará de estar en el proceso electoral. Paradójicamente, en estos días se ha asumido como una especie de víctima, asegurando que hay una estrategia para quitarle la mayoría, como si no estuviera en medio de un refuego político en donde de lo que se trata es precisamente de ello, y como si no hubiera hecho lo mismo a lo largo, al menos, de 18 años.

Su propio partido anda también en el síndrome de ganar por ganar. Al caso de Félix Salgado Macedonio, junto con otros que han ido apareciendo, su candidata en Nuevo León está en medio de un lío, del cual no está fácil salir y en el que se ha enredado.

Clara Luz Flores ha negado, en más de una ocasión, haber tenido un encuentro con el sentenciado líder de NXIVM, Keith Raniere, lo hizo a pregunta directa del periodista Julio Hernández. Sin embargo, un video de más de una hora la ha puesto contra las cuerdas. La respuesta que ha dado la candidata no termina por responder las muchas dudas sobre su nexo con el impresentable personaje.

Al final tampoco se ayuda con su expresión de “no somos como los otros”, la cual no tiene mucho sentido después de haber militado en el PRI y defenderlo en innumerables ocasiones. ¿Qué habría pasado con la hoy morenista si el tricolor la hubiera designado candidata?

No se ve que el estado de las cosas se vaya a destrabar, hay signos de que más bien se puede complicar todo aún más. Sin embargo, lo que parece ser un callejón sin salida tiene alternativas en la medida que los ciudadanos participemos y entendamos que por más engorroso que sea, en la vida democrática del país los contrapesos, las alternancias, los debates y los votos fortalecen a las sociedades.

Eso es lo que está en juego en junio.

RESQUICIOS

La genuina lucha de la mayoría de las organizaciones en defensa de los derechos humanos no ha sido inútil. Muchos de sus integrantes han pagado con su vida su vocación y convicciones. Esto no empezó hoy, no tiene sentido menospreciarla y menos llenarla de adjetivos.