Javier Solórzano Zinser

Una se enquista y el otra se asoma

QUEBRADERO

Javier Solórzano Zinser*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Javier Solórzano Zinser
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Javier Solórzano Zinser

Guadalajara.- Entendiendo que falta todavía tiempo para las elecciones y que todo se ha adelantado de tal manera que nos hace sentir que desde hace mucho tiempo andamos en campañas, las y el suspirante están echados a andar a tope, bajo la idea de precampañas que evidentemente no lo son.

Algunas cosas ya se van perfilando. No se ve por ahora que vaya a perder la ventaja Claudia Sheinbaum, podrá disminuir, pero no perderla. Muchas cosas tendrán que hacer Xóchitl Gálvez y el manojo de contradicciones llamado Samuel García.

El candidato de MC se ha dedicado a juguetear con las leyes de su estado, lo cual lo ha llevado a que regrese a la gubernatura, lea usted bien, por un día. Si hasta ahora su partido había presumido que se habían manejado bajo respeto y formalidad legal, lo que ha pasado estos días los coloca de alguna manera también en los terrenos de la ilegalidad que ya está visto a nadie le está terminando por importar.

MC había enarbolado la bandera de la legalidad y el respeto de los tiempos electorales, pero con el destape de Samuel García aparecieron variantes que cuestionan la legalidad.

El INE ha tratado de patear el bote para adelante porque, a pesar de que tiene en la mano la posibilidad de aplicar la ley en las tres candidaturas no lo hace,  es evidente que se meterían en un problema mayúsculo y porque habrá que reconocer también que mucho de lo que está pasando, más allá de la ilegalidad electoral, tiene que ver con tiempos que se están viviendo en donde las leyes se quedaron atrás ante la dinámica que se está viviendo en el país.

Reconociendo que urgen cambios, no tiene sentido hacerlos echar a andar en el proceso electoral, porque lo único que acabaría pasando sería que a los cambios que se pretenden hacer habría que sumar los derivados de la experiencia electoral del 2024.

Difícilmente las cosas trascenderán en el trabajo que eventualmente haga el Legislativo en materia de legalidad electoral. Todas las fuerzas políticas estarían en algún sentido señaladas, así que no habrá quién el día de las elecciones pueda apelar a las leyes, porque se han dedicado a violentarlas.

Ante estos escenarios e independientemente de los problemas de ilegalidad, Claudia Sheinbaum tiene una ventaja significativa, que por ahora se ha venido incrementando, quizá por lo que están empezando a significar Xóchitl Gálvez y Samuel García que por méritos propios.

Hemos hecho referencia al tema de la narrativa, pero el gran problema que se está teniendo es que esta tendencia se va metiendo en el imaginario colectivo. Una de las grandes apuestas en relación a esto es que se hable de que quizá con la exjefa de Gobierno serían las cosas diferentes a lo que son con López Obrador. En muchos casos se ve como un hecho consumado el eventual triunfo de Claudia, ante lo que se plantea que más que ganar la elección hay que presionar para que Sheinbaum no tenga las manos tan libres como las ha tenido López Obrador.

Xóchitl pasa por enormes problemas para desarrollar su campaña, además que está bajo cierto aislamiento,  a lo que se suma que está haciéndose de un equipo desigual. Xóchitl sabe que no está despuntando del todo y su problema es que no se alcanza a visualizar por dónde  puede lograrlo.

Es cierto que no es tan conocida y en la medida en que lo vaya siendo podría despuntar, pero también es cierto que va siendo tema lo que significan los partidos que la apoyan. Samuel tiene la ventaja de pertenecer a una organización joven que puede ser atractiva para la ciudadanía.

Claudia crece ante las bolas que se andan haciendo en el Frente. Lo que habrá que ver es si Samuel se logra meter de lleno en la pelea, por ahora sólo se asoma.

RESQUICIOS.

La solicitud del rector de la UNAM de reunirse con el Presidente es por muchos motivos importante. Podrían aclararse muchas cosas sobre la Universidad, las cuales muy probablemente López Obrador no conoce a detalle; es un gesto del rector para la UNAM y por la concordia.