Julio Pilotzi

¿Qué diablos sucede en Masari Casa de Bolsa?

SPLIT FINANCIERO

Julio Pilotzi*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Julio Pilotzi
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Julio Pilotzi

En los últimos años, el sistema financiero mexicano vivió fraudes o escándalos que evidenciaron a empresarios e instituciones que incumplieron con pagos o compromisos con sus clientes y fondeadores; entre ellos están los casos de Accendo, de Javier Reyes de la Campa; Banco Ahorro Famsa, de Humberto Garza; Unifin, de Rodrigo Lebois; Ficrea, de Rafael Olvera y, recientemente, explotó el caso de Masari Casa de Bolsa.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de Jesús de la Fuente, tiene especial cuidado en este tipo de casos, porque lo importante es que no represente un riesgo sistémico de gran escala en el país. Lamentablemente, las instituciones más pequeñas no cuentan con una regulación tan estricta. Un caso que llama la atención es lo que sucede en Masari, una organización fundada en 1986. Recibió, en 2008, la autorización de la CNBV para actuar como intermediaria en operaciones de valores, de cambios y financieras. Desde entonces se le conoce como Masari Casa de Bolsa. Y es que, de acuerdo con versiones de analistas y especialistas financieros, las autoridades de la SHCP, de Rogelio Ramírez de la O; del SAT, de Antonio Martínez Dagnino; de la Procuraduría Fiscal, de Grisel Galeano, y de la UIF, de Pablo Gómez, deberían revisar el funcionamiento de esta institución, misma que recientemente fue acusada de presuntas operaciones de lavado de dinero.

Entre los principales ejecutivos de Masari Casa de Bolsa destacan Adolfo Galván Romero y Diego Terán López, los analistas Ricardo Desentis y Alberto Harari, así como el político Manuel Herrejón, quien se desempeñó como secretario de Vinculación Empresarial del CEN del PRI. Este último dato resalta, ya que Manuel Herrejón y su padre Óscar Herrejón son más que amigos de Alejandro Alito Moreno, por lo que podría ser una línea de investigación que podrían revisar las autoridades. Y es que el presidente del PRI se encargó de promover el desarrollo profesional de Herrejón Suárez, quien a sus poco más de 30 años se convirtió en un financiero con estrella para captar clientes y recursos para Masari Casa de Bolsa.

Según la denuncia a la que tuvo acceso este columnista, en 2020, el Banco de México le impuso dos sanciones a Masari derivado de la falta de regulación para las operaciones con divisas y metales finos amonedados. Además, en noviembre del 2021, la CNBV le impuso una multa por 403 mil pesos por infringir la Ley del Mercado de Valores. Para los especialistas financieros, las empresas o clientes de Masari Casa de Bolsa deberían esperar a que las autoridades analicen e investiguen la denuncia que se presentó en contra de esta organización, ya que es un hecho de que cuando se descubre algún tipo de delito, los principales afectados son los usuarios que confían en este tipo de instituciones.

Monopolio en placas. La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), de Andrea Marván Saltiel, investiga por posibles prácticas monopólicas al menos a seis empresas que se dedican a la producción de bienes contra la falsificación, como placas y hologramas. Derivado de una denuncia, la autoridad investigadora habría iniciado un expediente que incluye a Accesos Holográficos, Zeitek Soluciones, Placas y Señalamientos Mexicanos y Appli-K, vinculadas a José Ramón Bautista Pérez Salazar y Rafael Artasánchez Bautista. Tómelo con reservas, pero se sospecha que, a través de las sociedades, los empresarios se distribuyen de manera irregular el mercado de contrataciones públicas para suministrar tecnología antifalsificación a gobiernos estatales e instituciones federales. La denuncia incluye millonarios contratos obtenidos entre 2010 y 2023, principalmente a través de adjudicaciones directas, y señala presuntas irregularidades en licitaciones.

Voz en off. Unifin Financiera va por un nuevo intento para lograr que le acepten su propuesta de plan de reestructura con el que busca obtener el respaldo necesario de sus acreedores para poder cerrar uno de los penosos capítulos en su historia, que es el concurso mercantil que inició en enero del 2023. Su deseo es que vuelvan a creer en ellos, un complicado panorama, sobre todo porque han tenido que ofrecer más; por supuesto que también están involucrados el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) y Nacional Financiera (Nafin), que forman parte de sus acreedores.

A ver si ahora sí les sale la jugada, porque lo que queda claro es que el que sí pasó una feliz Navidad fue Rodrigo Lebois Mateos, aun y con todos los señalamientos por sus malos manejos en Unifin y por estar apapachado, dicen, desde el Distrito Especializado en Concursos Mercantiles.