Julio Pilotzi

Enojado gremio médico

SPLIT FINANCIERO

Julio Pilotzi*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Julio Pilotzi
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Julio Pilotzi

La gira del Presidente Andrés Manuel López Obrador, por el Caribe y Centroamérica, no sólo ha enojado a médicos por la decisión de adquisición de la vacuna cubana Abdala, que no tiene los estudios científicos aprobados para su aplicación, y apenas llega a la fase tres, y que sería para menores de menos edad, llámese niños de 2 años en adelante, sino ahora lo que más les ha molestado, es el anuncio del pacto para contratar a más de 500 médicos de esa nación para trabajar en México. Por ello han enumerado todas y cada una de las exigencias que han hecho desde el 13 de junio del 2020 por el decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) del 24-04-2020, en el artículo 3; donde Colegios, Asociaciones y Federaciones de médicos especialistas hicieron saber su enojo porque en su momento se trajo a médicos de Cuba para enfrentar la pandemia, a los cuales, además de darles las mayores comodidades, se les pagó un salario que no se les pagaba a médicos mexicanos, y por supuesto estaban en posiciones de menor riesgos para su labor como a los mexicanos.

Por ello no dude usted que haya un encuentro entre autoridades federales y el gremio médico luego de un enérgico documento dirigido al ejecutivo federal, porque sí a algo le teme la Cuarta Transformación, es que este sector de profesionales les pudieran colapsar los hospitales por las protestas, pero sabemos de la seriedad de los profesionales de la salud, y su juramento en el que no abandonarían a sus pacientes aun cuando trabajan en condiciones deplorables, por ello lo que se busca es dejar clara su posición y en las promesas que no se les ha cumplido.

Consideran grave que se voltee a ver a otra nación cuando se les ha abandonado aun cuando se les pidió dar su vida en el Covid-19 y en muchas ocasiones, incluso, compraron ellos mismos sus equipos de protección personal, o sobreviviendo de donaciones, y sólo desde una posición cómoda el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dictaba lo que se consideraba una “política correcta” para enfrentar la pandemia; hoy se sabe que este personaje que se paseó irresponsablemente en plena pandemia en una playa, tiene innumerables denuncias por omisión de homicidio. En Cuba se dijo que México no cuenta con médicos suficientes para cubrir las necesidades del país, eso es una falsedad que la misma 4T sabe, porque los hay y con capacidad avalada por las universidades de la República Mexicana, formados en el pleno conocimiento de las necesidades idiosincrasia de la población mexicana.

Muchos de ellos hoy están desempleados o empleados eventualmente con salarios muy bajos o en zonas de inseguridad extrema, relegándolos además y privilegiando a médicos extranjeros, desconociendo también la capacidad académica de universidades que los respaldan.

Los problemas de salud en México no se resuelven contratando 500 médicos cubanos, mucho menos comprando las vacunas Abdala, las cuales parecen más una adquisición por negociación política que pensando realmente en la salud de los niños mexicanos siendo un error aplicárselas. El gremio médico está llamando a unirse por la defensa de su profesión, sobre todo haciendo énfasis en la Ley de Salud Pública. Así que a esto le falta mucha historia donde en el despacho presidencial en Palacio Nacional nos adelantan no le está midiendo la gravedad de la decisión de apapachar al régimen cubano con esas decisiones.

Voz en off. Que en el caso de la gravedad en el que se encuentra el espacio aéreo nacional, hay que voltear a ver a un personaje que compartía oficina con Víctor Hernández Sandoval en el Seneam. Se trata de Raúl Campilla, acostumbrado nos dicen a amenazar a empleados controladores aéreos, y quien dicen también le aprendió a Hernández Sandoval de tener apapachado a su hijo con un puesto, por lo que preguntan al subsecretario de Transportes, Rogelio Jiménez Pons, que si seguirá solapando esto, o que ¿para cuándo a estos personajes se les verá fuera del desastre que es Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano. No vaya a ser que como a otros señalados por sus errores en la Cuarta Transformación pronto se les vea en otra oficina premiados con otro honorable cargo…