Sábado 19.09.2020 - 00:15

Avatar del Mónica Garza

Mónica Garza

Acapulco… En publicidad sí hay reglas…

GENTE COMO UNO

Mónica Garza
Mónica Garza
Por:

“Hoy dejamos de ser una postal del pasado, hoy cambiamos las reglas. De hecho, ¡no hay reglas!”… decía la última campaña para promover el turismo en Acapulco. ¡Decía! porque ante la imparable ráfaga de críticas, la bajaron y hasta el Gobernador Héctor Astudillo terminó ofreciendo disculpas.

Aunque el copy creativo decía la verdad, porque desde hace tiempo en el bello puerto mexicano pareciera que, justamente, “No hay reglas”, más allá de las que impone la salvaje lucha entre autoridades y narcotráfico.

Hace apenas unos días la Secretaría de Marina realizó un decomiso de 2 toneladas de cocaína en Acapulco, la mayor incautación en lo que va del 2020.

Según datos del INEGI, el 84% de la población acapulqueña se siente insegura, y hoy el puerto, gobernado por la morenista Adela Román, sigue siendo uno de los dos municipios más peligrosos de Guerrero, junto con Iguala.

Acapulco, siendo uno de los grandes motores turísticos de México, desafortunadamente también ha sido uno de los más golpeados por la pandemia de coronavirus, que provocó el cierre de más de 400 hoteles y casi 700 restaurantes.

Casi 2 millones y medio de turistas dejaron de llegar al puerto entre marzo y junio de este año, en el que se perdieron 50 mil empleos —directos e indirectos—. Una tragedia…

Claro que Acapulco necesita publicidad para reactivarse, pero no como la que lanzó el Fideicomiso para la Promoción Turística, que parecía más una invitación al destrampe elitista, e insensible con la problemática del combate al narcomenudeo que padece el puerto.

De acuerdo al estudio del Observatorio Turístico, Gastronómico y Sustentable del Estado de Guerrero 2018, más de 90% de los turistas de Acapulco en ese año, fueron mexicanos de clase media alta y media, que viajaron por carretera en auto propio o en autobús, provenientes del Estado de México, Morelos y Ciudad de México.

Parte del video de la campaña “Acapulco playing since 1930”, que fue blanco de críticas.Foto: Especial

Ese mismo estudio arrojó que el 62% de los visitantes se hospedó en hoteles, 72% visitó playas, solo 20% hizo vida nocturna, y apenas el 17% contrató algún servicio de recorrido turístico.

Sin embargo el cuadro que pintó la campaña del Fideicomiso para la Promoción Turística de Acapulco y la Secretaría de Turismo de Guerrero, era completamente opuesto a esa realidad.

En el video de un minuto y 6 segundos vimos a jóvenes disfrutando de un Acapulco de élite al que el grueso de la población no tiene acceso:

Paseo en yate, alberca panorámica, privada, a varios metros del mar; campo de golf, cocinero particular, jacuzzi, champaña y una mesa repleta de postres rosados.

“¡Ponte lo que quieras!”, decía el guión mientras observamos a una joven con lentes oscuros, sosteniendo un cocktail mientras una mano asomada la tatúa…

“Crea tu propio estilo, pero siempre destaca” y 4 jóvenes con coloridas máscaras de gas con orejas de conejo, caminan en un pasillo de espejos luminosos. “¡Mom, I’m in Acapulco!”… Fin.

El mensaje quiso ser “innovador, fresco y disruptivo”, dijeron sus creadores luego de demostrar, una vez más, que en materia de publicidad la presente administración todavía tiene mucho que aprender…

En un año ocho meses es por lo menos la tercer campaña que no dura ni 24 horas al aire por sus errores elementales y mensajes erráticos.

Recordemos aquel spot para promover México que en 2019 lanzó la Secretaría de Turismo, el cual, además de largo y feo, incluía un logotipo del partido de Morena. Claro, hubo que retirarlo.

En febrero de este año, el mismo presidente López Obrador reconoció en Palacio Nacional que la campaña “Juntos por la Paz” contra las drogas, no tuvo el efecto esperado, “lo que se planteó fue tan subliminal, que no se entendió”, dijo.

Y más recientemente la campaña “Cuenta hasta 10” contra la violencia de género, que invitaba a las mujeres a ser pacientes con sus agresores, en un contexto en el que 70% de los casos de violencia se dan en el hogar y se cometen 10 feminicidios todos los días… ¿En qué estarían pensando?…

En contraste, cuando una campaña fue contundente y eficaz, para una exposición de arte, como lo fue “Emiliano. Zapata después de Zapata”, —que mostraba al héroe revolucionario en tacones, desnudo y sobre un caballo—, en un contexto completamente acorde a la muestra; los golpes de pecho de algunos conservadores, poco familiarizados con las expresiones del arte, pudieron más que el mismo, y la publicidad fue retirada en la mismísima “ciudad de las libertades”.

Total que en publicidad no damos pie con bola…

¿No sería mejor ya dejar de improvisar, de tirar dinero y de una vez por todas contratar a profesionales?…