No comas de más

La 'indigestión de Navidad': ¿Qué es y cuáles son sus síntomas?

La indigestión se puede presentar en cualquier momento, sin embargo, en Navidad solemos padecer más sus síntomas

Indigestión de Navidad.
Indigestión de Navidad.Especial
Por:
  • Laura Almaraz

Que si el pavo, que si la ensalada de manzana, que si los romeritos, que si los turrones, que si la pierna adobada, que si el espagueti. Todo lo que podemos comernos en la cena de Navidad, y durante todo diciembre, es tan delicioso que no hay poder humano que nos haga detenernos. 

Además de la subida de peso, hay otros factores que podrían provocarnos mal a nuestra salud, incluida la llamada "indigestión de Navidad", algo que definitivamente no deseamos que te pase, pero que en algún momento sucederá si no dejas de comer en las fiestas decembrinas y, específicamente, en todo el mes.

¿Qué es la indigestión de Navidad?

La indigestión de Navidad es una molestia en la parte superior del abdomen, misma que se presenta por comer demasiado en las fiestas decembrinas. No es una enfermedad específica, sino de decenas de síntomas, incluidos los de otros trastornos digestivos. 

Mayo Clinic asegura que aunque es común padecerla, cada persona puede tener indigestión de una manera ligeramente diferente. Los síntomas pueden sentirse de manera ocasional o tan a menudo como diario. Se pueden aliviar estos síntomas con cambios en el estilo de vida y medicamentos.

Indigestión de Navidad.
Indigestión de Navidad.Especial

Síntomas de la indigestión de Navidad

  • Sensación de saciedad que aparece poco después de empezar a comer. No has comido mucho, pero ya te sientes llena y es posible que no puedas terminar de comer.
  • Saciedad incómoda después de una comida. La sensación de saciedad dura más de lo que debería.
  • Molestia en la parte superior del abdomen. Sientes un dolor de leve a intenso en la zona situada entre la parte inferior del esternón y el ombligo.
  • Ardor en la parte superior del abdomen. Sientes un calor incómodo o una sensación de ardor entre la parte inferior del esternón y el ombligo.
  • Hinchazón de la parte superior del abdomen. Tienes una incómoda sensación de opresión en la parte superior del abdomen.
  • Náuseas. Sientes como si quisieras vomitar.

¿Cuándo se debe consultar a un médico?

La indigestión leve no es nada de qué preocuparse. Si el malestar te dura más de dos semanas, entonces contacta de inmediato a un médico sobre todo si presentas dolor intenso o acompañado de estos síntomas: 

  • Pérdida de peso involuntaria o pérdida de apetito.
  • Vómitos reiterados o con sangre.
  • Heces oscuras o alquitranadas.
  • Dificultad para tragar que empeora.
  • Fatiga o debilidad, que pueden ser signos de anemia.